Aderezos

Publicado por: 17/10/2019 0 comments 96 views

Las comidas tienen que tener sabor. Y no es cierto que la sal sea lo único que lo posibilite. Los aderezos, mucho más saludables que la sal, pueden hacer de las preparaciones verdaderos manjares.


Dr. Marcelo Blank

Los alimentos deben estar ricos a la hora de ser consumidos. Por lo general asociamos esto con agregado de sal: ¡más salado, más rico! Todos sabemos que no es lo ideal. Una manera simple para hacer que los alimentos estén más sabrosos y agradables al paladar es con los aderezos. Estos contribuirán a disminuir el consumo de sal y por sobre todas las cosas, a hacer que los alimentos estén más sabrosos. A continuación, algunos de ellos.

Mayonesa. Es una salsa a base de huevo, aceite, sal y limón creada en la edad media y cuyo origen se localiza en España. La mayonesa industrial es la más segura para su consumo. Debe evitarse su elaboración casera por el riesgo de que esté contaminada con salmonella. De preferir hacer la mayonesa en el hogar, cosa que no recomiendo, debe de realizarse siguiendo un estricto control higiénico y consumirse en el día.
Si partimos de esta definición será muy difícil que existan verdaderamente algunas variables de mayonesa que se ofrecen hoy en el mercado, tales como: mayonesa dietética o bajas calorías —en tal sentido hay dos opciones: o pusieron a dieta a la Gallina Turuleca para que ponga huevos dietéticos o le agregaron algo en su lugar. Por lo tanto y siendo sensatos dos cucharadas de mayonesa dietética o bajas calorías equivaldrían a una de común. Es simple: comer con moderación— y mayonesa vegana —que por definición no es mayonesa. Es como leche de almendras o hamburguesas vegetarianas. ¿Una cuestión semántica? Sí, pero no se debe de engañar al consumidor—.

Kétchup. Es una salsa de tomate condimentada con vinagre, azúcar y sal. Su origen es chino. En este caso en particular sí se puede preparar en casa por su simpleza y su bajo riesgo de contaminación.

Mostaza. Es una pasta/salsa hecha en base a la semilla de mostaza y es de origen romano. Por lo difícil de su elaboración son más prácticas las mostazas industriales. En este caso y a diferencia de la mayonesa y el kétchup existe una amplia gama de variedad y precios. Vinotecas y casas de delicatesen sabrán asesorarlos al respecto.

Salsa Golf. Esto es suma de mayonesa y kétchup. Existen varias versiones referentes a su origen. Me quedaré con la más romántica porque es argentina.
Cuanta le leyenda que la salsa Golf fue inventada por el químico, médico y farmacéutico Luis Federico Leloir, Premio Nobel de Química en 1970. Cuando concurría al ‘Golf Club’ de Mar del Plata. Aburrido de comer siempre camarones y langostinos acompañados de mayonesa le pidió al mozo que le trajera variados ingredientes y probar diferentes combinaciones. La que más les gustó fue la de kétchup y mayonesa. Desde entonces la bautizaron salsa Golf.

Salsa tártara. Contiene mayonesa y mostaza, junto con alcaparras, aceitunas y cebollas.

Salsas caseras. Tomaremos como base las preparaciones industriales y daremos el valor agregado para la salud que contienen todos los ingredientes que sumaremos. Acá la imaginación es el límite.

Salsa Viví Mejor. Especialmente creada para la ocasión. Ingredientes: 1 cucharada de mayonesa, 2 cucharadas de queso para untar, 1 cebolla de verdeo, morrón y tomate picados bien chichuitos, aceite, limón, y lo mejor de todo, no necesita sal. Ideal para sándwiches y ensaladas.

 

Como reflexión: Los alimentos deben de estar ricos. Para ello recomiendo el uso correcto de especias, condimentos, aderezos y salsas. Con un poquito de imaginación y un mínimo esfuerzo disminuirás el consumo de sal y harás de tus comidas un verdadero manjar.

 

(*) Médico Nutricionista.