Alacranes: arrancó la temporada

Publicado por: 19/12/2017 0 comments 251 views

Llegó el calor, y con él la temporada alta de escorpionismo en la ciudad. Ante una picadura, se debe concurrir rápidamente al hospital más cercano para recibir atención y tratamiento.

El calor, las lluvias y la humedad hacen más propensa la aparición de alacranes. Generalmente, los accidentes se producen en el domicilio por lo cual las medidas de prevención deben estar orientadas a evitar que ingresen a la casa y tener precaución en aquellos sitios donde podemos encontrarlos. Se ubican especialmente en terrenos baldíos, galpones, sitios donde se acumulan escombros o casas antiguas. Pueden “colonizar” lugares dentro de las viviendas, tales como caños de desagüe (baños), contrapisos o marcos de aberturas.

La población más afectada por las picaduras son los niños pequeños y la localización es en los miembros inferiores. Además, hay una serie de factores que determinan la evolución, y que dependen de la persona infectada, como el peso, el estado nutricional y la presencia de enfermedades.

Qué hacer ante una picadura

 El doctor Pablo Ledesma, del Hospital de Niños Orlando Alassia, explicó que al ser picado por un alacrán, se debe concurrir rápidamente al hospital más cercano para su atención y tratamiento. No automedicarse. Sugirió que cuando se produce un intenso dolor se puede colocar hielo en el sitio afectado para aliviar las molestias mientras se transporta a la persona.

“Si en la consulta hay síntomas de gravedad el paciente recibirá suero antiescorpiónico que provee la guardia del nosocomio y será aplicado por el profesional asignado para neutralizar la toxina”, destacó Ledesma.

Lo único que neutraliza en forma eficiente el veneno de los escorpiones es el suero antiescorpiónico. Los corticoesteroides son de dudosa eficacia y están indicados exclusivamente ante un cuadro de shock.

En la provincia de Santa Fe se implementó una red de distribución de sueros cada 70 kilómetros, en efectores públicos que permiten su aplicación en la primera hora de detección de la picadura

Las cifras del hospital indican que hoy la gran mayoría de los casos son leves; un 2 % son graves y pueden derivar en la muerte. Ante la picadura de alacranes, es fundamental la rapidez de la consulta y el traslado al hospital de referencia para ser atendido y evaluado a la brevedad. No esperar a que aparezcan los primeros síntomas del envenenamiento para acudir a un centro hospitalario.

Sobre el alacrán

Estos antrópodos son cazadores nocturnos -aunque pueden aparecer de día en lugares donde hay escasa luz solar-, se alimentan de otros invertebrados, particularmente insectos, cucarachas y gusanos. En esta época del año salen en búsqueda de sus presas con cierta voracidad, debido que durante los meses de bajas temperaturas permanecieron en hibernación.

Mariana Maglianese, del Programa de Zoonosis y Vectores, explicó que el Tityus trivittatus (como se denomina científicamente a la especie), de color marrón claro y de pequeñas tenazas, es el más peligroso de estos arácnidos y el que más se ve en territorio santafesino. Su toxina puede ser mortal, sobre todo si la víctima es un niño. En cambio, el bothriurus bonariensis, de color negro y apariencia más feroz, posee una ponzoña prácticamente inocua.

La especialista indicó que es el “alacrán marroncito” el culpable de picaduras, que en algunos casos, resultaron ser fatales. Las recomendaciones básicas que hay que tener en cuenta  para mantener el hogar libre de alacranes son dos: tapar rejillas y zócalos que pueden contener humedad. Aconsejó mantener sellado el sistema cloacal del domicilio ya que es en las cañerías donde estos animales han hallado un hábito idóneo para vivir, resguardados de sus predadores, lo que implica cubrir desagües con rejillas e inodoros y lavatorios con tapas y tapones respectivamente.

Por otro lado, descarta la utilización de insecticidas ya que el alacrán al percibir olores tóxicos cierra sus orificios de respiración para protegerse, con lo cual apelar a ellos es inútil.

“Si se puede deslizar una moneda de un peso debajo de la puerta, también puede pasar un alacrán”, ilustró Maglianese. Recomienda  mantener puertas y ventanas cerradas, con mosquiteros que impidan la entrada de cualquier bicho y burletes o zócalos que no dejen que pasen debajo de la puerta.