Alimentación en invierno: cuatro consejos para evitar subir de peso

Publicado por: 10/07/2019 0 comments 61 views

Lo ideal es llevar un estilo de vida saludable que no fluctúe de acuerdo a las estaciones.

 

Con mínimas que no superan los 10 grados y máximas que rondan los 15, las ensaladas, el yogurcito y las frutas frescas suelen resultar menos tentadoras que los guisos, las comidas con guarniciones, y las infusiones calientes con facturas o bizcochitos. Y por eso no es casual que al invierno se lo despida con unos kilos de más.

“Lo ideal y recomendado es llevar un estilo de vida saludable, sostenido en el tiempo y que no fluctúe por las estaciones del año. Para eso, es necesario adquirir hábitos alimentarios que nos ayuden a mantenernos saludable de por vida”, afirma en ese sentido la médica especialista en nutrición Virginia Busnelli.

“La energía que nuestro organismo necesita para realizar sus funciones vitales, es la misma sin importar la estación del año”, sostiene la directora del Centro de Endocrinología y Nutrición CRENYF, quien advierte sobre el círculo vicioso que se inicia cada año con la llegada del calor al recurrir a dietas extremas para intentar bajar en tiempo récord los kilos que se subieron durante los meses fríos.

“En un abrir y cerrar de ojos, llegan los días cálidos y con ellos nos vamos sacando las capas de ropa que nos cobijaron durante la temporada más fría y es ahí cuando nos desesperamos y buscamos alguna dieta que nos salve”, dice la especialista, que a continuación, comparte algunos tips para incorporar “hábitos sostenibles, aplicables y duraderos” que ayudan a evitar sobresaltos en la balanza.

✔️ Frutas y verduras todo el año. El consumo de frutas y vegetales aporta fibra, agua, e infinidad de vitaminas y minerales necesarias para nuestro organismo, recuerda la especialista, quien recomienda aprovechar los de estación para “obtener los beneficios de un alimento mucho más sabroso, nutritivo y también económico”. Entre las frutas de estación se destacan manzana, pera, kiwi y cítricos (naranja y mandarina). Y las verduras: zapallo, acelga, brócoli, espinaca, batata, papa, ajo, cebolla, puerro y repollo. Lo ideal es tener en el plato entre dos y tres colores de vegetales, para complementar vitaminas y minerales.

✔️ Ideas de platos. “En los días de frío es recomendable optar por vegetales grillados, sopas de verdura, soufflés, budines, vegetales al horno, puré, tortillas, terrinas, ensaladas tibias, guisos de legumbres y carnes desgrasadas -aconseja Busnelli-. En cuanto a las frutas, una buena opción en invierno es preparar compotas o fruta asada al horno. Se pueden comer solas como colación o postre, o agregarla en preparaciones como algún budín casero o panqueques.”

✔️ Mantener la actividad física. Aunque con el frío cuesta más salir de casa y ponerse en movimiento, la actividad física es uno de los factores claves para mantenerse saludable: contribuye a la salud de los huesos, ayuda a normalizar los valores de presión arterial, disminuye colesterol y triglicéridos y reduce el riesgo de sufrir enfermedades crónicas, incluidas las cardiovasculares. La recomendación es hacer al menos 30 minutos diarios de actividad física moderada (como caminar), al menos cinco veces por semana.

✔️ Buena hidratación. La botellita de agua que durante los meses de calor nos acompaña a todos lados, en invierno suele quedar guardada en un rincón de la alacena. Pero una correcta hidratación también debe mantenerse todo el año. “Una buena opción es aumentar el consumo de infusiones como mate o té, aunque no te olvides que el consumo de agua sigue siendo fundamental y esencial para tu organismo. También, se puede optar por sopas o caldos, aunque la recomendación es que se eviten aquellos que son comerciales ya que al ser un producto ultraprocesado, suele tener mucho sodio y otros aditivos innecesarios en tu alimentación”, destaca la médica.