Aptitud física y psíquica: mucho más que un certificado

Publicado por: 18/12/2017 0 comments 820 views

A partir de enero, en Santa Fe habrá un lugar donde se otorgarán certificaciones de aptitud física y psíquica. “Se trata de una evaluación de la salud y no de un papel que te piden para poder trabajar”, remarca el director de CER MED, el doctor Federico Domínguez.

 Para hacer cualquier actividad que involucre al cuerpo, todos los gimnasios deberían solicitar un certificado de aptitud física y psíquica. Lo mismo a nivel escolar y en cualquier ámbito laboral; sobre todo si es para desarrollar alguna actividad vinculada a los servicios públicos  o de atención al cliente.

Lo cierto es que en la actualidad esto no es una práctica generalizada. En Santa Fe, cualquier persona puede hacer cualquier actividad en un gimnasio y a la hora de ir a la escuela basta con llenar una ficha que luego firma el pediatra.

Hasta ahora, uno de los motivos por los cuales la solicitud de dicho certificado no era frecuente, podría ser que para obtenerlo había que visitar médicos de diferentes especialidades. A partir de enero, con la apertura de CER MED, eso ya no será una excusa.

Viví Mejor conversó con el doctor Federico Domínguez (Mat. Prov. N° 2097), un reconocido psiquiatra de la ciudad, ya que ejerce la profesión hace 33 años, a los fines de entender la importancia de un lugar con estas características. El profesional invitó a reflexionar sobre el valor que tiene dicho certificado, ya que muchas veces se puede pensar que está sano y no es así. “Hay que ver al certificado de aptitud física y psíquica como una evaluación de la salud y no como un papel que te piden para poder trabajar”, dice.

CER MED -Certificaciones Médicas- funcionará en calle 3 de febrero 3533. Compartirá edificio con la clínica Citen, de Salud Mental que dirige el doctor Domínguez. Estará abierta de 8 a 20 horas, y allí cualquier persona podrá realizarse diferentes evaluaciones para obtener el certificado.

“La idea es que venga y en menos de una hora se realice los estudios suficientes que certifiquen que está apto físicamente y psíquicamente. En caso de que no lo esté, el profesional lo derivará o le indicará los pasos a seguir. Y ésto es lo importante, no el papel. Saber que uno está apto o no”, manifestó el doctor Domínguez. “Hay que tomar conciencia de la importancia que tiene la aptitud física y psíquica antes del desarrollo de cualquier actividad”, agregó.

Consultado sobre quiénes requieren hoy en día de este certificado para poder trabajar, el especialista indicó como ejemplo los choferes de colectivos y de taxis y remises. También los integrantes de las fuerzas de seguridad. Pero al mismo tiempo reconoció que deberían solicitarlo, de manera obligatoria, las colonias de vacaciones, los gimnasios, los colegios… “La idea, más adelante, es trabajar con diferentes actores de la sociedad y del Estado a los fines de lograr esa obligatoriedad”, señalo.

Las evaluaciones para obtener el certificado de aptitud física consisten, básicamente, en una buena valoración clínica, un electrocardiograma. Se puede agregar bucodental y un estudio audiológico. La cuestión psíquica se evalúa con un psicodiagnóstico básico, a través de dibujos y conversaciones. De acuerdo a los resultados, se hacen otros mas complejos.

Por último, Domínguez adelantó que todas las prácticas para obtener el certificado van a entrar por obra social. Quienes no tengan, podrán hacerlo de forma particular.

 

 

Hay que tomar conciencia de la importancia que tiene la aptitud física y psíquica antes del desarrollo de cualquier actividad.