Audiometría y chequeo bucal, dos acciones importantes antes del comienzo de clases

Publicado por: 08/02/2018 0 comments 338 views

El mes que viene comienzan las clases. Seguro estás armando la lista de materiales y poniendo a punto los uniformes. Pero… ¿estás pensando en llevar a tu hijo a un control odontológico y audiológico?

Mónica Ritacca

Siempre, de cara al comienzo de clases, es conveniente revisar la dentadura y los oídos de los chicos, más aún si nunca se ha hecho. Ésto independientemente de que lo solicite el colegio o no.

Viví Mejor conversó con el doctor Federico Domínguez, médico psiquiatra y director de CER MED, el centro donde se pueden realizar estos controles, sobre las razones por las que es clave realizar ambos chequeos antes del inicio de clases.

“El chequeo bucal y de los oídos es muy importante. Muchos padres desconocen por qué,   y tienen que saberlo. Un niño con problemas auditivos, como puede ser el hecho de que escuche menos, puede llegar a tener problemas de aprendizaje porque al no escuchar bien prestará menos atención.  Con la boca, lo que sucede es que corre riesgo de infecciones. Y si eso pasa, seguramente faltará varias veces al colegio. Tener dientes sanos y fuertes es muy importante para una buena salud, además de que hace a la autoestima del chico.”, explicó.

El momento más oportuno para realizar esos controles es antes del inicio de clases, a los fines de que, de encontrarse alguna patología, el chico pueda comenzar un tratamiento.

En qué consisten

La audiometría tonal, conocida coloquialmente solo como audiometría, es la prueba clínica que detectará si hay una pérdida auditiva.

Es el examen que se realiza para determinar el grado de audición de cualquier paciente y comprobar si se ha sufrido pérdida auditiva, es decir, para saber cómo se encuentra su oído y si la salud de la audición se ha deteriorado.

En una audiometría se analizan factores como la tonalidad del sonido y se identifica además el umbral auditivo del individuo. Para esta prueba, el paciente está dentro de una cabina y va haciendo todo lo que le indica el profesional que lo realiza.

Por otro lado, si los chicos presentan alteraciones en su boca, como la caries, pueden presentar dolor y, por lo tanto, dificultad para alimentarse, falta de atención en clase, y en casos más severos desnutrición y complicaciones por infecciones dentarias que deben tratarse con internación en los casos más extremos. Por eso, es muy importante tener en cuenta las medidas preventivas principales: la higiene bucal, la alimentación saludable y el control odontológico periódico.

El chequeo odontológico es muy fácil. El niño se acuesta en un sillón  y el profesional es quien revisará la dentadura.

Resta dar una recomendación: de cara al comienzo de clases, que ningún niño deje de chequear su boca y sus oídos para un óptimo rendimiento escolar, independientemente de que lo solicite el colegio o no.