Author Archives: ViviMejorSF

24/09/2020 0 comments 24 views

Los chicos y adolescentes tienen la «virtud» de insistir cuando quieren algo. No cesan rápidamente ante un NO de sus padres. El problema es que, como padres, necesitamos mantenernos firmes en ese NO y sacarnos el saco de culpa de tanto nos pesa. El No de un padre o madre por un SI a la hora, dos horas o tres días se llama inconsistencia en la educación de los hijos.

Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

«Entraron al negocio unos minutos después que yo. Si bien noté su presencia sin darme vuelta para verlos, no pasó mucho tiempo antes de escuchar:

– Daaaaaaaale, pá; dos paquetes nada más.

– Ya te dije que no, Juan.

– Pooooooooorfaaaaaa, pá… dos paquetes nada más- volvió a pedir el niño, dramatizando,aún más su tono de súplica.

– No, Juan- repitió el padre, aunque no con firmeza- Ya te compré el álbum y cuatro paquetes,

– Pero eso fue ayer. Ahora comprame dos más… Pooooooorfaaaaaaa, pá… pooooooooooorfaaaaaaaaa…- Esta vez, el tono llamó tanto mi atención, que giré mi cuerpo para verlo y, ante mi sorpresa, me topé con un corpulento niño (que debe haber rondado los 12 años), colgándose del brazo del padre mientras ensayaba ‘pucheros’.

– No, Juan- dijo el hombre, una vez más, pero sin endurecer el tono de voz.

– Daaaaaaaaaaaale, pá- casi llorisqueó- Poooorfaaaaaaaaaaaa…

– Ya te dije que no, Juan… Ahora tengo que comprar el pollo, después tenemos que ir al super, hay que comprar un postre para llevar a la casa de los abuelos y, encima, el lunes tengo que pagar la cuota de tu escuela y las expensas.

Haciendo caso omiso a lo que acaba de escuchar, el niño siguió insistiendo… ante varios revoleos de ojos y resoplidos de algunos de los presentes.

– Pooooooooooorfaaaa, pá… Dos paquetes nada más- insistió esta vez, dando dos fuertes sacudones al brazo de su padre que, sin siquiera mirarlo, por sostener la mirada en la mercadería que estaba eligiendo, acabó diciendo, con el mismo tono de voz que había tenido desde el principio:

– Está bien… Pero dos paquetes, nada más.

Automáticamente el niño se apartó del cuerpo del padre, se silenció… y la sonrisa que se le calzó en el rostro, hizo que una sensación de frío me recorriera la espalda».

Si algo hay que es complejo de implementar en la crianza de un hijo es decirle «NO», y no solamente decírselo sino, una vez dicho, poder sustentarlo. Cuando un padre no es capaz de sostener su palabra y la acomoda a su propia conveniencia, frente al hijo, se convierte en un padre inconsistente.

La inconsistencia en la educación de los hijos está bastante a la orden del día, en los últimos tiempos, y suele asentarse en el sentimiento de culpa de padres que están poco tiempo con sus hijos y que, por tanto, no quieren frustrarlos y temen que, si no les dan todos los gustos, los dejen de querer. La inconsistencia paterna y materna enseña a los niños que lo único que deben hacer, cuando piden algo y no lo obtienen de primera instancia, es seguir intentando porque, tarde o temprano, el «NO» se convertirá en «SÍ».

Cuando el hijo se sabe ante un padre inconsistente que, para colmo, suele estar cansado y/o distraído, presiona e insiste hasta obtener lo que quiere y, finalmente, queda posicionado como por sobre él, con aire triunfal por sentir que lo ha vencido.

Un padre inconsistente no solamente se hace no creíble ante el hijo, sino que le abre las puertas a la manipulación, la mentira, la irresponsabilidad y la falta de compromiso, perdiendo la autoridad de conseguir que sea capaz de manejarse en otros términos.

Una educación positiva se asienta en la confianza que implican la coherencia y la congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, ante cualquier circunstancia y, si el deseo es construir hijos sólidos, no hay otro camino que no sea el que logremos por el interjuego entre la firmeza, la persistencia y la estabilidad que hacen a la consistencia.

(*) Psicopedagoga. MP. N° 279. L.I.F. 8.

La inconsistencia en la educación de los hijos está bastante a la orden del día, en los últimos tiempos, y suele asentarse en el sentimiento de culpa de padres que están poco tiempo con sus hijos y que, por tanto, no quieren frustrarlos y temen que, si no les dan todos los gustos, los dejen de querer. La inconsistencia paterna y materna enseña a los niños que lo único que deben hacer, cuando piden algo y no lo obtienen de primera instancia, es seguir intentando porque, tarde o temprano, el «NO» se convertirá en «SÍ».

24/09/2020 0 comments 25 views

Las mejores oportunidades llegan cuando uno menos las espera y en los lugares más insólitos. Solamente tenemos que creernos merecedores e ir detrás de ellas con pasión, humildad y tenacidad.

Dr. Bernardo Stamateas (*)

Todos aquellos que tienen sueños por cumplir saben que, mientras hay vida, siempre existe una nueva oportunidad. Ya sea en lo afectivo, lo familiar, lo económico, la salud y cualquier otra área de la vida.

Los seres humanos, sin distinción, venimos al mundo con recursos internos que nos capacitan para llevar a cabo los cambios que necesitamos hacer en algún momento. Por ello, cuando iniciamos un proyecto, deberíamos tener la flexibilidad suficiente para adaptarnos a los cambios.

Ser un generador de cambios implica entender que si algo no funciona, hay que modificarlo, cueste lo que cueste y sin aferrarse a lo viejo. Si siempre hacemos lo mismo, obtendremos los mismos resultados vez tras vez.

Cada uno tiene una manera específica de hacer las cosas, la cual puede diferir de persona a persona. En psicología, se la denomina «cultura organizacional». La cultura no es ni más ni menos que la manera de hacer las cosas, es decir las costumbres, y no resulta tan fácil cambiarla, sobre todo cuando lleva años o siglos de existencia.

Lo cierto es que alguien flexible es consciente de que precisa generar cambios y desterrar lo que ya no sirve para darle lugar a lo bueno y a lo mejor. Tal persona se caracteriza por lo siguiente:

  • Hace todo con excelencia, sin importar la tarea que haya que hacer.
  • Es una persona fuerte que sabe manejar sus emociones.
  • No intenta impresionar a nadie, sino que impacta positivamente a la gente que la rodea.
  • Vuelve a empezar todas las veces que sea necesario.
  • Está abierta a las nuevas oportunidades.

Cuando hay en nuestra vida algún área que no está funcionando como quisiéramos, necesitamos recordar que en nuestro interior reside la capacidad de generar cambios. Y si perdemos un partido, sepamos que siempre habrá otro. Las oportunidades están a la vuelta de la esquina, solo debemos estar atentos para aprovecharlas.

Comparto tres hábitos que nos pueden ayudar a capturar las grandes oportunidades que se nos presentan a diario:

-Ser apasionado. Si prestás atención, verás que los exitosos, potencian su pasión. Los niños pequeños son apasionados por naturaleza; sin embargo, los adultos podemos mantener voluntariamente esa potencia que tuvimos en la infancia y nos impulsa a ir por más y a crecer.

-Ser humilde y dispuesto. Tener humildad es estar siempre dispuesto a aprender algo nuevo, tal como lo hacen los niños. Quienes alcanzan el éxito suelen tener la disposición de aprender lo que no saben. De igual forma, deberíamos desaprender lo que ya no nos resulta útil.

-Ser persistente y nunca tirar la toalla. Mantenete en tu proyecto, independientemente de lo que ocurra a tu alrededor o de lo que los demás te digan o piensen de vos. Peleá por lo que es tuyo y nunca dejes de avanzar, aunque sea un solo paso por vez.

Las mejores oportunidades llegan cuando uno menos las espera y en los lugares más insólitos. Solamente tenemos que creernos merecedores e ir detrás de ellas con pasión, humildad y tenacidad. ¡Lo mejor siempre está por venir!

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com

(*) Doctor en psicología. Especialista en autoayuda, liderazgo, motivación y trabajo en equipo.

Cuando hay en nuestra vida algún área que no está funcionando como quisiéramos, necesitamos recordar que en nuestro interior reside la capacidad de generar cambios. Y si perdemos un partido, sepamos que siempre habrá otro. Las oportunidades están a la vuelta de la esquina, solo debemos estar atentos para aprovecharlas.

24/09/2020 0 comments 27 views

El 21 de septiembre arrancó la estación donde los días empiezan a ser más cálidos. Los almuerzos y las cenas ya no piden ser tan calientes, sino que basta con que generan saciedad. En esta oportunidad te ofrecemos dos recetas ideales para la estación que llega. Son riquísimas y fáciles de elaborar.

ARROZ PRIMAVERA

Ingredientes

1/2 kg. de papas.

4 pata muslos.

2 zanahorias medianas.

1 lata de arvejas.

1/2 kg. de arroz.

Sal y pimienta.

2 cucharadas de limón.

Mayonesa.

Preparación:

1- Hervir los muslos de pollo, dejar enfriar y desmenuzar.

2- Hervir el arroz, colar y dejar reposar.

3- Pelar las papas y zanahorias y hervir. Cuando ya estén a punto, mezclar todo junto con el arroz y el pollo.

4- Por último, agregar las arvejas y la mayonesa. Mezclar bien y condimentar a gusto con sal, pimienta y limón.


TORRE PRIMAVERA

Ingredientes (para la masa)

3 huevos.

250 ml. de leche.

1 cdita azúcar

1 pizca de sal.

150 gramos de harina.

Ingredientes (para el relleno)

200 gramos de jamón.

150 gramos de salame.

200 gramos de queso.

2 huevos duros.

Mayonesa rebajada con leche.

Preparacón:

1- Para la masa de panqueques, colocar en un bowl los huevos y batir. Agregar la sal y el azúcar, incorporar la leche. De a poco ir agregando la harina y batir hasta lograr una masa homogénea sin grumos.

2- En una sartén caliente, colocar un poquito de aceite o manteca. Con un cucharón colocar un poco de la mezcla, cocinar de ambos lados 2 minutos aproximadamente. Dejar enfriar.

3- Para rellenar, colocar un panqueque, esparcir la mayonesa y arriba el jamón, otra vez un poquito de mayonesa para que se pegue el panqueque de arriba. Otro panqueque, mayonesa, queso. Otro panqueque, mayonesa, salame. Otro panqueque, mayonesa, huevo. Y volver a repetir hasta usar todos los panqueques. Llevar a la heladera y dejar enfriar. Se puede rellenar o agregar otros ingredientes, como tomate, lechuga, morrón, lo que quieran.

24/09/2020 0 comments 21 views

Hoy, en Viví Mejor te ofrecemos un plan de actividades físicas para hacer en casa de lunes a viernes, planificadas por un profesor y entrenador santafesino. Con estos ejercicios «trabajaremos todos los grupos musculares importantes del cuerpo».

Hacer ejercicios en casa y por nuestra cuenta, sin nadie que nos guíe, puede resultar un poco caótico. Primero, porque puede que no sepamos exactamente qué tipo de entrenamientos son los que necesitamos para conseguir los objetivos que buscamos; y segundo, porque es muy probable que no seamos capaces de equilibrar el tipo de disciplinas que realizamos para trabajar todo el cuerpo y evitar lesiones.

Variar los ejercicios es importante para no aburrirnos. Dicho de otro modo: hacer los mismos ejercicios durante mucho tiempo puede provocarnos no sólo aburrimiento y falta de motivación, sino también una disminución en la obtención de resultados, ya que dejan de ser eficaces en el momento en que nuestro cuerpo se acostumbra a ellos, por eso está bien tener un calendario semanal que intercale diferentes disciplinas, Ahora sí, vamos al día por día qué actividad hacer.

Lunes: GAP

En nuestro primer día de la semana, comenzaremos con glúteos, abdominales y piernas. «Es ideal para iniciar la rutina de entrenamiento e ir preparando el cuerpo para la semana», señala un profesor y entrenador santafesino, que explica que estos ejercicios ayudarán a la tonificación de las tres áreas mencionadas. En internet hay muchísimas clases para seguir, donde te explican cómo son los ejercicios y el tiempo de duración.

Martes: CORE

Aunque normalmente relacionamos el Core con la zona abdominal, lo cierto es que con este tipo de entrenamiento trabajamos muchas más zonas: «Diafragma, lumbares, paraespinales, glúteos, suelo pélvico, pelvis e incluso aductores, abductores y la parte superior de los isquiotibiales, entre otros. Es un perfecto complemento a la actividad realizada con el GAP», dice. Además de entrenar esas áreas, esta práctica tiene muchos otros beneficios, empezando por mejorar la respiración porque los ejercicios ayudan a expulsar el aire de los pulmones, evitando que quede aire pobre y dejando espacio para mayor cantidad de aire limpio. En internet hay muchísimas clases para seguir, donde te explican cómo son los ejercicios y el tiempo de duración.

Miércoles: ZUMBA

A mitad de semana, nuestro cuerpo ya se ha acostumbrado al entrenamiento, así que toca el turno a una práctica más intensa y muy conocida: zumba. Bailar es extremadamente muy divertido y ayuda a quemar calorías. En internet hay muchísimas clases para seguir. Poné la que te guste y seguila. Eso si: te aconsejamos que tengas a mano una botella de agua y una toalla porque vas a transpirar.

Jueves: STRETCHING Y MOVILIDAD

Como decíamos al principio, es preciso dar al cuerpo tiempo para recuperarse después de hacer deporte, especialmente después de días en los que hemos realizado entrenamientos de mucha intensidad, como los anteriores. Más allá del arte de no hacer nada, que a veces también es importante, los expertos recomiendan que dediquemos un día de nuestro calendario a realizar «una rutina de estiramiento y movilidad para hacer de pie, que comprende ejercicios para movilizar cuello, brazos, manos, piernas, caderas, tobillos y pies». En internet hay muchísimas clases para seguir, donde te explican cómo son los ejercicios y el tiempo de duración.

Viernes: YOGA

Para el viernes, podemos continuar con una práctica un poco más relajada como el Yoga. Un poco de relax y desconexión serán ideales para finalizar la semana de trabajo. Así pues, completar el entrenamiento con unas cuantas posturas de yoga ayudará a poner la mente en blanco un rato, conectar con uno mismo y cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente. En internet hay muchísimas clases para seguir, donde te explican cómo son las posturas y el tiempo de duración.

21/09/2020 0 comments 29 views

Sé conmemoró el Día del Maestro. Pero ¿cómo es enseñar en tiempos de pandemia? ¿Tiene efectos en la salud del docente la virtualidad? Este 11 de septiembre vale la pena una reflexión. ¡Feliz Día para todos los maestros santafesinos! 

Mónica Ritacca

Hoy es el Día del Maestro. Todos los años, para esta fecha, no faltaba en ninguna escuela el acto formal para recordar a Domingo Faustino Sarmiento y homenajear a todos los docentes en su día. Pero este 2020 es completamente diferente a cualquiera que se haya vivido antes, o por lo menos en los últimos 100 años.

Este año no habrá actos por el Día del Maestro en ninguna institución educativa porque todas están cerradas. Hoy prima la salud y es necesario cuidarse y extremar las medidas de prevención.

Pero en el marco del día que se conmemora hoy viene bien una reflexión. ¿Cómo es ejercer la docencia en tiempos de pandemia? Al respecto vale una aclaración: es real que los tiempos cambiaron para todos y no son los maestros los únicos que pueden manifestar cansancio, estrés, agotamiento y una infinidad de cosas. También lo están sintiendo los padres, los alumnos… y ni hablar del personal de salud. Pero esta nota está enmarcada puntualmente en los docentes porque son quienes hoy conmemoran su día.

Viví Mejor recibió más de 20 testimonios de docentes santafesinos acerca de cómo están trabajando en pandemia y, sobre todo, cómo se sienten. Todos los testimonios tuvieron un denominador común: el agotamiento mental y físico y la imposibilidad de poder cortar «con lo escolar» en algún momento del día. Cuentan que todo el tiempo se reciben correos de padres y alumnos, llamados de directivos, y/o se están planificando contenidos, sumado a todo lo que es extraescolar como puede ser atender a hijos, que también están en edad escolar, o simplemente hacer las cosas del hogar. ¿Todo ésto pueden traer consecuencias en su salud? El psicólogo Matías Dalla Fontana brinda varias consideraciones a tener en cuenta.

-Estos tiempos de pandemia, donde prima la necesidad de quedarse en casa pero al mismo tiempo hay que trabajar, pueden desencadenar síndromes y trastornos asociados al estrés, como el burnout o la ansiedad?

-Desde una consideración integral del ser humano, es decir, una mirada realista que abarque las dimensiones antropológicas que lo componen (físico, mente, espíritu y en una perspectiva de su existir en comunidad) es cierto que una crisis se complementa con la historia individual y colectiva y en este sentido puede ser elemento desencadenante de sufrimientos, o bien desnudar sufrimientos estructurales preexistentes. En principio, cualquier situación que impida o inhiba, por ejemplo, el despliegue físico cotidiano de manera sostenida en un plazo de meses y suponga por añadidura una sujeción mayor a los medios tecnológicos, a la sobrecarga de embates de información, es pasible de erigirse en una situación ansiógena, trastocando el equilibrio siempre inestable, siempre signado por el conflicto, de la economía psíquica. Más allá de las variantes culturales o civilizatorias, el ser humano en su estructura antropológica como decíamos, requiere, para no enfermar, de sostener ciertas necesidades vinculadas al buen vivir: dormir, al nutrirse, al compartir, al moverse, al tener sueños compartidos e ideales trascendentes inclusive.

-¿La docencia, y ni hablar el personal de salud, es uno de los sectores que más pueden verse afectados con estos síndromes y trastornos en estos tiempos de covid-19? ¿Por qué?

-Porque son los que están en el frente de una batalla muy dolorosa, que es el lidiar vertiginosamente con lo más noble, lo más sensible y valioso que custodia una nación que se precie de tal: la niñez en formación y la vida de sus compatriotas. Y eso a la par de tener que resolver su propia «retaguardia ambiental» que es su propio hogar, signado por las mismas dificultades que transita cualquier familia.

Ambas, por su función social –trabajo y familia- se imbrican en el mejor de los casos con un sentido misional que es fundamental para poder enfrentar las mudanzas e inclemencias de dos tipos básicos: en el orden económico y de las condiciones de trabajo, por un lado. Y por otro lado, en el orden de la muy frecuente ausencia de reconocimiento simbólico por parte del conjunto de la sociedad del valor que tiene, para el movimiento virtuoso de una nación, defender a diario esos valores sustanciales: la formación de la vida que se despliega encarnada en la niñez y la adolescencia que es el alumnado, la formación más que en conocimientos, en una auténtica filiación identificatoria a un sentido de patria. Ambos órdenes de cosas se ven lisa y llanamente atacados cuando está muy presente una idea deformada, propia de la mentalidad liberal, de la educación como un servicio que se presta, que se compra y vende.

-¿Cuáles son las patologías que pueden surgir en estos momentos por la pandemia ?

-En realidad las estructuras clínicas se mantienen, con variantes o modalidades de manifestación del sufrir, de la producción de síntomas diversificados.

En principio lo que se registra en la clínica es una variación y un aumento en el padecer, lo que a causa quizás del aislamiento no se traduce propiamente en un aumento de consultas. De todos modos, para tomar una autoridad oficial, el Dir. Nacional de Salud Mental y Adicciones del Min. de Salud de la Nación ha declarado recientemente que «la pandemia tiene una gran escala y velocidad que pone en riesgo la capacidad del sistema para dar respuesta». En dicha oportunidad el funcionario expresó que considerando que el impacto de la pandemia superará ampliamente el momento agudo ya que se estima en el mediano y largo plazo un aumento de hasta el 30% de los trastornos mentales.»

-¿Cuáles son las señales que hay que saber escuchar que podrían estar indicando que algo nos pasa? ¿Cómo reconocerlas y qué hacer?

-En principio ser receptivos a las recomendaciones oficiales, focalizándose en las prevenciones indicadas por las voces reconocidas a tal fin y reduciendo la sobrecarga siempre nociva de información de redes y medios que siembran mayor conflicto y contenidos disonantes a la situación.

Sobre esta base, reconociendo los riesgos propios y específicos del virus (porque, en rigor, el virus es muy peligroso fundamentalmente para ciertas personas de riesgo que pueden ser parte de nuestro entorno) la situación puede ser de oportunidad, un tiempo de oportunidad para ver, apreciar y volver a poner sobre la mesa algo que podríamos convenir como aquellas «anormalidades» (si vale la expresión) que fueron naturalizadas en nuestra vida cotidiana antes de la aparición del virus en el plano mundial.

Centralmente caracterizaría tres: en primer lugar la fragmentación y dispersión del sistema social (esto es, una disposición y un deterioro tal de las instituciones en el cual es muy difícil para las mayorías el acceso a ámbitos saludables, esencialmente deportivos, culturales), segundo un creciente sedentarismo como pauta perniciosa de vida que desprende infinidades de trastornos directamente asociados; y, en tercer lugar, un creciente aislamiento propio de la vida posmoderna, heredera del criterio del «hombre lobo del hombre», solapado con una sensación de hiperconexión, de «democracia de redes», de amistades que no son integrales.

Me parece que este orden de encrucijadas irresueltas, ubica lo actual del cuerpo social y lo actual de esta pandemia como «cuerpo extraño» que bien puede aparecer con potencial traumático, pero que en una lectura más prudente en sentido histórico, con un discernimiento reflexivo no desgajado del curso general del vivir de un pueblo, en todo caso desnuda y permite identificar algunos de los elementos que inercialmente se propician en una cultura –cultura que no siempre los padeció- y que hacen la enfermedad. Des-oculta (los griegos hablaban de la aletheia como una operación de develamiento para que se manifieste la verdad) una globalización cuya matriz financiera (destruyendo empleo) y contracultural (sembrando falsas discusiones tal vez) hace unas décadas que no nos viene «solucionando» demasiado el vivir cotidiano.

Pero también, como contracara, en el «campo amigo»podríamos decir, habilita una toma de conciencia para nuestra respuesta más profunda al salir de la pandemia, para que las circunstancias no nos encuentren «a la vuelta de la esquina» reproduciendo aquel estado de situación previo a la circulación del virus.

¿Respuestas amigas al ser humano cuáles serían? Las esenciales. Aquellas simples y prácticas que nos hacen ser: acceso a clubes y lugares de encuentro de la comunidad; integralidad en el vivir (es decir, primeramente romper la pauta sedentaria; formación de comunidad real fomentando una democracia de participación directa, en el pago chico, en el barrio, en la vecinal, en el centro de jubilados, la cooperadora escolar, junto a los compañeros de trabajo, la comisión de padres del club, etc.

La voz de los maestros

«Desde que se declaró la Pandemia los días fueron cambiando. Mi casa no era mi ámbito de trabajo y tuve que ir encontrándolo. Eso me generó mucho cansancio, sumado a la preocupación por un virus desconocido y el miedo a enfermarnos. Ahora siento que estoy más organizada. Mis mañanas comienzan temprano, no tan temprano como en la presencialidad. Pero sí son muchas más las horas que estoy frente a una computadora. Es como que no hay un horario de cese escolar. Es tarde y estoy recibiendo llamados, consultas, mensajes, e-mails… Adaptarse a la virtualidad no fue un camino fácil porque nada reemplaza la presencia de quien enseña».

«Yo soy maestra de nivel inicial y tengo 3 hijos en edad escolar. Acá nos levantamos temprano, igual que siempre. Pese a la pandemia esa costumbre no cambió. Honestamente yo me siento muy cansada y exigida. También distinta a septiembre del año pasado, cuando para esta fecha estábamos haciendo flores para decorar el jardín. Yo no utilizo redes sociales. Me cuesta mucho eso de las plataformas. He llegado a llorar de hecho, porque la frustración es grande. Como dije también soy mamá de tres chicos en edad escolar, por lo que vivo todo esto de la pandemia como madre que recibe correos con tareas y los responde. Otra cosa que muchos no saben: los directivos permanentemente nos mandan videos, audios a cualquier hora. También los padres. Hasta el día de hoy yo no logro desenchufarme de mi escuela y la de mis hijos»

«Trabajo en una escuela privada. Soy profesional, no docente. Con respecto a Septiembre de 2019 me siento cansada. A pesar de estar en mi casa , de terner un sueldo fijo… el cansancio se siente. Mi esposo es autónomo y estuvo sin trabajar, cosa que debe ser tremenda para quienes son los dos autónomos. Este ritmo de trabajo es muy agotador porque estás 4 o 5 horas sin poder levantarte de la computadora. Y a a veces me siento un poco frustrada también porque mi trabajo es presencial. Me siento cansada por más que no tenga que salir de mi casa para ir a otro edificio. El año pasado, a esta altura, estábamos pensando en la semana del estudiante. Ahora estamos pensando en el pico del covid- 19. Es muy estresante mentalmente todo ésto. La tecnología, que es real que acerca no deja de ser impersonal».

«Soy docente y mamá de dos niños chiquitos. Con ellos me cuesta mucho sentarme a planificar las clases virtuales. Lo hago a la noche, cuando se durmieron, o bien temprano, cuando aún siguen durmiendo. Eso, obviamente, es agotador para mi porque me quita tiempo de descanso. Me siento cansada, estresada, agotada… Fuera de la pandemia, el docente esta en la escuela. Tiene un horario fijo. En su casa corrige y planifica. Pero ahora, en pandemia, a cada rato te están entrando correos, llamados. Por más que no quieras abrirlos, sabés que los tenés. Es imposible estar desconectado»

«Tengo 47 años y doy clases en el nivel inicial. También dos hijos. Uno en primaria y otro en secundaria. Mi marido trabaja en casa 8 horas. La verdad es que ahora todo gira en torno a mi escuela y a la de los chicos. Si lavo los platos y cocino, puedo estar recibiendo en mail o un llamado. La carga horaria se duplicó y hasta triplicó. Desde ya que me siento más exigida. Todos estamos así. Hacerse amigo de la virtualidad no fue ni es fácil. Agradezco tener una hija adolescente que me fue ayudando».

21/09/2020 0 comments 33 views

En los bebés pequeños, es normal que se presente una pequeña cantidad de reflujo gastroesofágico. Sin embargo, el reflujo continuo con vómito frecuente puede irritar el esófago y provocar irritabilidad en el bebé. El reflujo intenso que ocasiona pérdida de peso o problemas respiratorios no es normal. Hay estudios de imágenes para confirmar el diagnóstico y dar lugar a un tratamiento.

Dr. Guillermo Fernández

El reflujo es el pasaje del contenido gástrico hacia el esófago, que ocurre varias veces por día. Los bebés con reflujo se pueden dividir en dos grandes grupos:

-EL REGURGITADOR O VOMITADOR FELIZ: es el lactante que regurgita y / o vomita con variable intensidad , sin otro síntoma acompañante. Crece bien y está sonriente, es el reflujo gastroesofágico fisiológico.

-LA ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO: es el lactante o niño con síntomas digestivos y/o extradigestivos que se vinculan al daño tisular producido por la intensidad o frecuencia de los episodios de reflujo, el cual se denomina reflujo gastroesofágico patológico.

Pruebas para diagnosticar el reflujo

En paciente con sospecha de reflujo gastroesofágico fisiológico no se recomienda estudios de imágenes; en cambio en el reflujo gastroesofagico patológico se recomienda realizar estudio contrastado que se denomina Seriada Esófago Gastro Duodenal, para valorar deglución y anatomía del esófago, estómago y duodeno, al ser un estudio dinámico nos permite visualizar movilidad intestinal y vaciado gástrico.

También se utiliza la PHmetría 24 hs. que sirve para valorar el reflujo en mayor tiempo.

¿Cuál o cuáles son las causas del reflujo?

Cuando el reflujo es fisiológico la causa es inmadurez en el esfínter esofágico inferior, que actuaría como una especie de válvula cuya función es impedir que el alimento ascienda al esófago cuando el mismo está en estómago.

En el reflujo patológico se debe estudiar el motivo que pueden ser varios, desde un trastorno anatómico hasta una alteración en el esfínter esofágico inferior.

Una vez diagnosticado, ¿cuál es el tratamiento? Si la causa no es anatómica que necesite corrección quirúrgica se recomienda,TRATAMIENTO HIGIENICO DIETETICO:

-Fórmulas espesadas disminuyen las regurgitaciones, no la cantidad de episodios de RGE.

-Posición: elevar el tronco, no acostar enseguida después de ingerir alimento.

-Chicos mayores y adolescentes: evitar chocolate, comidas picantes, alcohol, café.

(*) Pediatra. Esp. en Diagnóstico por Imagen Pediátrico. M.P. 4.239. Profesional de Diagnóstico por Imágenes Junín.

PARA SABER

1 Recuerden que el reflujo fisiológico generalmente comienza antes de los 3 meses de vida (75% de niños), presenta vómitos y regurgitaciones que no alteran el crecimiento. Son «Vomitadores felices». Resuelven el tema espontáneamente entre los 6 y 18 meses.

2 Los reflujos patológicos pueden producir síntomas variados e inespecíficos desde llanto excesivo, problemas respiratorios, alteración del crecimiento, etc; por lo que es muy importante consultar con su pediatra y valorar la realización de estudios como es la seriada esofagogastroduodenal.

¿Qué es un estudio esofagogastroduodenal (SEGD)?

Es un procedimiento con rayos X en el cual el niño toma una sustancia llamada bario que llena el tubo digestivo desde la boca y permite al médico radiólogo evaluar y diagnosticar distintas afecciones del esófago, estómago o el intestino delgado.

Habitualmente el estudio está limitado al esófago, estómago y la primera porción del intestino delgado (duodeno). En algunos casos especiales puede seguirse el pasaje a través de todo el intestino.

¿ Qué pasará durante el estudio ?

Un médico radiólogo y un técnico radiólogo van a encontrarse en la sala para la realización de este estudio.

El niño/a ingresará a la sala con el acompañante. Lo ayudaremos a subirse a la camilla donde podrá ver la cámara que toma las radiografías ubicada justo por encima de la mesa. En este momento con la ayuda del acompañante se quitará la ropa de arriba de la cintura para quedarse sólo con una camiseta o remera. Se obtendrá una radiografía inicial y se esperará para ver como sale. Luego se le dará a tomar el bario al paciente (ya sea en biberón o con sorbete) mientras permanece acostado debajo de la cámara de rayos X. El médico mirará por el televisor el recorrido del contraste por el tubo digestivo e irá tomando radiografías de frente, oblicuas o panza abajo. Cuando haya que seguir el tránsito de intestino delgado se tomarán radiografías cada media hora aproximadamente hasta que se haya visto todo el intestino. Esto permitirá al radiólogo evaluar los hallazgos que pudieran aparecer en las sucesivas imágenes.

¿ Tiene algún riesgo ?

Ninguno, en tanto y en cuanto la correcta indicación de este estudio ofrece información de sumo interés para el médico tratante en relación con el riesgo de la exposición a los rayos X.

21/09/2020 0 comments 37 views

El 2020 es un año especial para el mundo. Pero para la Comunidad Argentina de Fibrosis Quística (Fipan) lo es aún más. Cuando el mundo se detuvo frente a la pandemia por Covid 19, en la República Argentina, gracias al trabajo de padres e instituciones, se logró que esta enfermedad genética tenga su propia ley nacional.

Desde Fipan Santa Fe señalan que en esta ley se reflejan años de lucha de familias e instituciones y fundamentalmente de personas con fibrosis quística. Por ese motivo, resaltan la decisión crucial que resulta tener una Ley Nacional.

«Tenemos una historia de avances y retrocesos que validan nuestra postura, la que en nombre de los afectados defendemos, con el único objetivo de preservar los derechos ya adquiridos y dejar además implícitos todos aquellos que, a partir de la sanción de la nueva Ley, esperamos sean progresivos, convenientes y superadores para mejorar la sobrevida y la calidad de vida de las personas con fibrosis quística», enfatizan desde la Red Argentina de Instituciones de Fibrosis Quística.

Un trabajo silencioso

En el año 1978 comenzó a funcionar Fipan Santa Fe, impulsada por la urgente necesidad de dar respuestas a algo desconocido: la fibrosis quística.

Al igual que el resto de instituciones del país, Fipan trabaja a pulmón. «La fibrosis quística requiere un enorme y complejo engranaje para ser abordada. Requiere un tratamiento integral y multidisciplinario desde lo médico, pero también necesita padres capacitados, obras sociales y prepagas que cumplan, un estado presente. Es como una silla, si una de las patas se afloja, la silla se cae. Y para eso estamos las instituciones: trabajamos para que cada una de las patas de la silla se encuentre lo más firme en su lugar».

¿Que es la fibrosis quística?

Se trata de una enfermedad genética, autosómica, recesiva, con discapacidad visceral permanente, que compromete fundamentalmente a los aparatos digestivo y respiratorio.

La mayor sobrevida se logra en pacientes que reciben una atención interdisciplinaria en centros especializados, con un intensivo tratamiento para sostener la función pulmonar.

Las personas con fibrosis quística, deben realizar a diario un tratamiento intensivo que incluye: nebulizaciones, kinesioterapia respiratoria, antibióticos, corticoides, toma de enzimas pancreáticas, vitaminas liposolubles, con internaciones recurrentes.

Apelando a la progresividad en los derechos y el acceso a los tratamientos para las personas con fibrosis quística, la LEY establece un régimen de protección integral comprendiendo aspectos como salud, trabajo, educación, rehabilitación, seguridad social y prevención, todo destinado a alcanzar la mejor calidad de vida que fuere posible.

Las instituciones de fibrosis quística de Argentina, lejos de frenar sus tareas, continúan siendo de puente de acción, trabajando para que la mayor cantidad de pacientes reciban su tratamiento.

La Ley establece un régimen de protección integral comprendiendo aspectos como salud, trabajo, educación, rehabilitación, seguridad social y prevención, todo destinado a alcanzar la mejor calidad de vida que fuere posible.

La Fibrosis Quística iluminó a la República Argentina

El 8 de Septiembre de 1989 fue la primera publicación científica del aislamiento del Gen de la Fibrosis Quística, publicado en la revista Science 245, por lo que la Unión Argentina de Fibrosis Quística decidió establecer esa fecha como día de conmemoración nacional. Esta propuesta se trasladó a un Congreso Internacional en Inglaterra, donde se aceptó la proposición argentina. Así, desde el año 2013, los organismos internacionales adoptaron al 8 de Septiembre como Día Mundial de la Fibrosis Quística.

En el marco del día, desde la Red Argentina de Instituciones, se trabajó para que edificios públicos, monumentos o lugares emblemáticos de las diferentes provincias se tiñan de los colores representativos de cada organización FQ para visibilizar a esta patología.

En la ciudad de Santa Fe, por iniciativa del Concejal Saleme, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad el Proyecto de Comunicación donde se estableció que nuestro Puente Colgante «Ing. Marcial Candioti» se iluminara de color verde. De este modo, desde la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe se sumaron a esta iniciativa para visibilizar, concientizar y adherir a esta celebración mundial.

15/09/2020 0 comments 79 views

Muchos eran los desafíos para este 2020 por parte de la Fundación por las Cardiopatías Congénitas. Pero sus miembros, directa o indirectamente, son población de riesgo y deben quedarse en casa lo más que puedan. De todas maneras, el trabajo sigue amoldado a estos tiempos de pandemia. Justo este año se cumplen 10 de su formación al servicio de los santafesinos.

Todas las personas que tienen una cardiopatía, sea congénita o no, son consideradas de riesgo. En el marco de la Pandemia, todas estas personas deben permanecer en sus casas lo más que puedan porque las consecuencias de contraer Covid-19 podrían ser fatales.

Pese a toda esta situación generada por el Coronavirus, el motor de la fundación que nuclea a padres de chicos con una cardiopatía congénita sigue marchando. Es que todos los días nacen niños con una malformación en el corazón y quedarse de brazos cruzados no es una opción.

La Fundación por las Cardiopatías Congénitas nació en el año 2010. Mónica Patiño, que hoy ocupa el rol de tesorera de la institución, es una de sus mentoras. Su hijo Emanuel, que tiene 22 años y nació con una cardiopatía congénita consistente en un solo tronco arterioso, fue su principal motivación.

«Todos los integrantes de la fundación somos directa o indirectamente población de riesgo. Emanuel, mi hijo, está muy bien. Por primera vez con mucho miedo, porque esto del Covid-19 es completamente desconocido. Por eso todos tratamos de quedarnos en casa. Hoy es lo que tenemos que hacer», dice Mónica Patiño. Y agrega: «Pero mientras estamos en casa seguimos insistiendo en que Santa Fe tiene que recuperar la categorización del Alassia para que se hagan cirugías».

La pandemia atrasó todo

En bulevar y Rivadavia, en la esquina del ex Molino Franchino, se colocó en febrero de este año un enorme corazón destinado a la recolección de tapitas plásticas. Con ellas, entre otras campañas para juntar dinero -como la de un bono solidario- porque el kilo de tapitas a la venta sale 7 pesos, la idea era adquirir un ecógrafo para ser donado en el hospital Alassia y ampliar la terapia intensiva con dos camas que estén aisladas de los niños con alguna infección respiratoria.

El ecógrafo que desean adquirir y donar al Alassia ayudaría y mucho al diagnóstico precoz de la enfermedad, ya que el instrumento sería de alta tecnología y superior al que hoy funciona en el hospital. Pero para ello se necesitan miles de dólares.

«Detectar una cardiopatía previo al nacimiento ayuda a que el bebé nazca en un lugar adecuado para la posterior operación. Al conocer con anterioridad la complejidad de la cardiopatía, la familia del pequeño paciente sabe de antemano si trasladarse a Rosario, a Buenos Aires o si puede intervenirse en el hospital local. En la ecografía de rutina del segundo trimestre (semana 24 a 28) se puede detectar. Al ecografista se le exige que mire el corazón y si ve alguna anomalía tiene que derivarlo a hacer la ecofetal», dicen desde la Fundación.

«Por la pandemia tuvimos que postergar todo. Honestamente, al ser familias de riesgo, se nos complica hasta ir a buscar las tapitas del corazón», refiere Romina Conti, presidenta de la Fundación.

Sobre qué necesitan en este marco de pandemia, señaló «benefactores» que con un aporte mínimo ayuden al trabajo que realizan. Y la razón es sencilla: «hoy es día se puede vivir con un corazón diferente. Y nadie está al margen de que en un tiempo llegue a su hogar un niño con una cardiopatía congénita».

La fundación cumple una década

Este 2020 es muy importante para los integrantes de la Fundación por las Cardiopatías Congénitas. Cumple 20 años. Sobre cómo surgió, su mentora y ahora tesorera contó: «Siempre tuve la idea de hacer algo porque tenía que devolverle a la comunidad lo que la comunidad me había dado. Cuando volvimos de operar a Emanuel por última vez en el exterior, fuimos a ver a su cardiólogo de Santa Fe, el recordado Dr. Alberto Molina. Vi que en el escritorio tenía un folleto de una fundación en Paraná que se llamaba Por el Corazón de los Niños. Le pregunté y me dijo que querían traerla a Santa Fe. Le dije que contara conmigo. Lo peor que pasé fue haber estado sola, por lo que quería que eso no se volviera a repetir. Justo en ese momento falleció un bebé, producto de una cardiopatía que no fue detectada. Con otros padres empezamos a juntarnos, primero como una filial de la fundación de Paraná, y después decidimos trabajar más que nada para brindarle apoyo a otros padres, por lo que tuvimos que cambiar de nombre. Pasamos a llamarnos Fundación por las Cardiopatías Congénitas. En el transcurso de estos años trabajamos muy fuerte en cursos de capacitación para médicos y especialistas en imágenes en lo que refiere a la detección de cardiopatías congénitas. En Santa Fe hay mucho por hacer».

15/09/2020 0 comments 53 views

Septiembre es el Mes del Corazón. Y ello por una sola razón: es necesario tomar conciencia de su importancia y cuidarlo ya que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo.

El Día Mundial del Corazón se celebra cada año el 29 de septiembre. La fecha surgió en el año 2000, por iniciativa de la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El día tiene por objetivo concientizar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento. El lema de este año es: «Usemos el corazón para tomar buenas decisiones».

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares se cobran más de 17 millones de vidas al año. Y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030.

Una gran proporción de estas muertes podría evitarse con una alimentación saludable que reduzca el consumo de sal, con ejercicio físico y evitando el consumo de tabaco.

Principales enfermedades del corazón

Existen muchas enfermedades o afecciones del corazón, aunque las más comunes son:

-Ataque al corazón o infarto de miocardio: se caracteriza por el estrechamiento de los vasos sanguíneos encargados de llevar sangre al corazón.

-Enfermedades cerebro vasculares: es causada por un sangrado intracerebral o por un coágulo de sangre depositado en el cerebro.

-Hipertensión: es la presión arterial alta, y se trata de uno de los mayores riesgos de padecer un infarto.

-Angina de pecho: es un tipo de dolor de pecho provocado por la reducción del flujo sanguíneo al corazón.

-Arritmia: es una alteración del ritmo cardíaco.

-Insuficiencia cardíaca: sucede cuando el corazón no es capaz de bombear la sangre suficiente para cubrir las necesidades del organismo.

¿Cómo cuidar el corazón?

La OMS pretende convencer a las personas en todo el mundo de que se puede hacer un cambio positivo y cuidar el corazón y el de los seres queridos, con un compromiso para nuestra salud.

Algunas de las cosas que se deben hacer son:

-Cocinar y comer sano

-Hacer ejercicio físico.

-Limitar el consumo de sal, tabaco y alcohol.

-Controlar el colesterol.

-Controlar el peso.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares se cobran más de 17 millones de vidas al año. Y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030.