Salud

25/11/2020 0 comments 49 views

La glándula tiroidea se encuentra en la base del cuello y tiene forma de mariposa. Su función es la de regular el metabolismo, aunque muchas veces puede verse alterada por diversas causas. Se estima que el 10% de la población mundial padece algún trastorno tiroideo. La ecografía es la principal herramienta para diagnosticar cáncer de tiroides.

Los trastornos tiroideos pueden afectar a personas de cualquier edad. Pero ¿por qué es importante la glándula tiroides? Porque se encarga de regular el metabolismo del cuerpo mediante la producción, almacenamiento y liberación de hormonas tiroideas: tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y calcitonina. Éstas influyen en casi todas las células, tejidos y órganos; son necesarias para la síntesis de muchas proteínas esenciales en los períodos de crecimiento y contribuyen con el desarrollo del sistema nervioso central.

Además se destaca su influencia en la frecuencia cardíaca, el nivel de colesterol, la fuerza muscular, la regulación de la temperatura corporal, el ritmo intestinal y la función reproductiva, entre otras. Por su parte, la masa ósea se ve beneficiada por la calcitonina.

Síntomas y trastornos

No todos los trastornos tiroideos presentan síntomas. Por un lado, la tiroides puede manifestar una alteración de su estructura, cuando la glándula aumenta su tamaño se lo denomina «bocio». Esta disfunción puede clasificarse en: difuso (cuando toda la glándula está afectada uniformemente), nodular o polinodular (cuando uno o más nódulos han crecido en su superficie). Los nódulos tiroideos generalmente son asintomáticos, pero en algunas oportunidades, si son de gran tamaño, pueden producir dificultades para tragar, respirar o incluso el paciente puede manifestar algunos cambios en la voz. Los nódulos tiroideos son en su mayoría benignos, se diagnostican y se controlan mediante la ecografía. Si tienen características dudosas o de sospecha, se biopsian para estudiar sus células.

Por el otro lado, las alteraciones de funcionamiento más conocidas son el hiper e hipotiroidismo, disfunciones que pueden ser acompañadas o no del aumento del tamaño de la glándula. Estas alteraciones se diagnostican mediante la clínica y los análisis de sangre específicos.

El hipotiroidismo se trata de una disminución en la producción de hormonas tiroideas. Sus síntomas más frecuentes son: decaimiento, sueño, fatiga, sobrepeso (es responsable de un aumento que oscila entre 2 y 4 kilos; producto de la retención de líquidos, también denominado edema) y dificultad para su baja y trastornos en la función reproductiva como alteración de las menstruaciones o infertilidad.

El hipertiroidismo, al contrario de lo anterior, se caracteriza por un exceso de la función de la glándula tiroidea y puede manifestarse con irritabilidad, taquicardia, pérdida de peso (con un apetito normal o incluso mayor) y nerviosismo, temblor y calor.

La ecografía de Tiroides

Una ecografía de tiroides puede ser pedida si en un análisis de sangre la prueba de la función tiroidea es anormal. Una ecografía también puede ser pedida si el médico sospecha la presencia de un tumor (nódulo) en la tiroides cuando se examina el cuello.

La ecografía es un método indoloro que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del cuerpo. Para el caso de tiroides, se acuesta al paciente con el cuello extendido. El especialista en imágenes aplica un gel lubricante en el cuello y luego pasa una varita, llamada transductor, sobre el área.

El transductor libera ondas sonoras, las cuales pasan a través del cuerpo y rebotan desde el área objeto de estudio (en este caso, la glándula tiroides). Un ordenador estudia el patrón que las ondas sonoras crean cuando rebotan y elabora una imagen. Para este examen no se necesita ninguna preparación especial y el paciente no siente nada de dolor, a lo sumo un poco de incomodidad porque el gel está frío.

Material elaborado por Diagnóstico por Imágenes Junín. Santa Fe.

18/11/2020 0 comments 62 views

El 14 de noviembre se conmemoró el Día Mundial de la Diabetes. El objetivo de la fecha es aumentar la concientización global sobre esta enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud, padecen en el mundo 350 millones de personas. El sobrepeso, el sedentarismo y la mala alimentación son tres factores que impulsan una patología que creció fuerte en la Argentina durante los últimos diez años.

El 60% de los argentinos tiene sobrepeso u obesidad y la mitad realiza poca actividad física. Por eso aumentan la cantidad de personas que padece Diabetes tipo 2, la que está relacionada con los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo, y que representa el 95% de los casos. En el mundo la enfermedad está considerada como una pandemia.

Los alimentos industrializados, en general, tienen más azúcar, más sal y más grasa. Son hipercalóricos y tienden a generar aumento de peso. Además cada vez hay más autos, más confort y largas jornadas de trabajo, lo que estimula el sedentarismo. La verdad es que es el combo perfecto para que crezcan los casos de Diabetes tipo 2.

En una década, la Argentina pasó de tener de un 7,5% a un 10,5% de la población afectada. Por ello, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda tener una alimentación completa y saludable, que incluya al menos medio plato de verduras en el almuerzo y en la cena, frutas y excluya los productos con alto contenido de azúcares, grasa y sal, además de elegir el agua como bebida habitual. También destaca la importancia de realizar al menos 30 minutos de actividad física todos los días y no fumar.

En cifras

De acuerdo a las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas con Diabetes aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.

La prevalencia mundial de la Diabetes en adultos (mayores de 18 años) se incrementó del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014.

La Diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores. Se estima que en 2012 la Diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes, y que otros 2,2 millones de muertes eran atribuibles a la hiperglucemia.

Tres tipos de Diabetes

La Organización Mundial de la Salud explica que la Diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente (la hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no la utiliza en forma eficaz.

Diabetes tipo 1: se la conoce como insulinodependiente. Se desconoce su causa y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Diabetes de tipo 2: representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. No es insulino dependiente y se suele dar en la edad adulta, aunque en los últimos años se dieron casos en niños.

Diabetes gestacional: se caracteriza por hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre) que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una Diabetes. Las mujeres con Diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto.

Para tener en cuenta

¿Cómo se puede presentar la Diabetes? Puede ser asintomática durante años y debutar con alguna complicación.

¿Cuáles son los síntomas? Sed intensa, disminución inexplicable de peso, constante necesidad de orinar, falta de energía, irritabilidad, hambre excesivo, infecciones frecuentes.

¿Cuáles son las complicaciones? Los adultos con diabetes tienen 2 a 3 veces más riesgo de padecer accidente cerebrovascular e infarto de miocardio. La afección de los nervios de los pies (neuropatía) combinada con los trastornos circulatorios aumenta el riesgo de lesiones, infecciones y amputaciones. Otras complicaciones son retinopatía diabética, que puede llevar a la ceguera, y daño de los riñones con insuficiencia renal.

¿Cuáles son los factores de riesgo? Antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso, alimentación inadecuada, falta de actividad física.

¿Cómo se puede prevenir? Con una alimentación saludable, sin azúcares ni grasas saturadas; con un peso corporal normal; haciendo actividad física por lo menos 30 minutos y de una intensidad moderada, la mayoría de los días de la semana; evitando el cigarrillo y controlando la glucemia capilar según consejo médico.

18/11/2020 0 comments 59 views

El agujero de ozono permite que mayores cantidades de radiaciones solares lleguen a la superficie terrestre. Las indicaciones para restringir nuestra exposición a la radiación ultravioleta (UV) guardan relación con el daño que ésta produce. Todos utilizamos protector solar para proteger la piel durante los meses más cálidos, pero muchos olvidan proteger también los ojos.

Dra. Eliana Segretin Gutiérrez (*)

El verano supone pasar más tiempo al aire libre, y los estudios muestran que la exposición a la luz del sol puede, además de aumentar el riesgo de cáncer de piel, generar daño a los ojos e incidir en patologías que incluyen cataratas, degeneración macular relacionada con la edad y lesiones de la superficie ocular de tipo degenerativas, como el pterigion (crecimiento anormal por inflamación de tejido de la conjuntiva, que tiende a dirigirse desde la parte blanca del ojo hacia el tejido de la córnea. Se inflama por falta de lubricación, por exposición solar, el viento u otros agentes irritantes).

En general, el nivel de radiación guarda relación con la intensidad del brillo de la luz y es mayor al reflejarse en la arena, en paredes, en cemento, en el agua o en la nieve.

Las lesiones en el ojo, como el pterigion, pueden aparecer a cualquier edad en personas que pasan largas horas bajo el sol del mediodía o en las condiciones de UV-intensos cerca de ríos, océanos y montañas; especialmente pescadores, agricultores, esquiadores, surfistas, entre otros.

El daño por los rayos UV es acumulativo y expone al ojo humano a un estrés oxidativo constante. Personas de todas las edades deben tomar precauciones cuando están al aire libre. Es importante comenzar a usar protección para los ojos a una edad temprana para resguardarlos de los años de la exposición ultravioleta.

El daño solar en los ojos puede ocurrir en cualquier momento durante el año, así que hay que asegurarse de llevar gafas de sol, que bloquean los rayos UV y sombreros de ala ancha cuando se está al aire libre, sobre todo en estas circunstancias:

  • Durante el verano, cuando el nivel de la radiación ultravioleta (UVA y UVB) es al menos tres veces mayor que durante el invierno.
  • En la playa, río o pileta.
  • Al realizar deportes de invierno, especialmente, a altas altitudes (esquiadores).
  • En días nublados, ya que los rayos del sol pueden atravesar nubes y neblina.
  • Nunca mirar directamente al sol, dado que puede conducir a la retinopatía solar, que es el daño a la retina del ojo por la radiación solar.
  • Usar anteojos de sol con etiqueta » protección UV 100%»: utilizar sólo gafas que bloqueen los rayos UV-A y UV-B y que están etiquetados. Elegir anteojos con estilos envolventes para que los rayos sol no puedan entrar por el costado.

Los estudios también han demostrado que la exposición a la radiación ultravioleta (UV) durante el bronceado artificial, «camas de bronceado», puede causar daño a los ojos. Hay que asegurarse de proteger los ojos de la luz UV durante su uso.

(*) Oftalmóloga. M.N. 111.134. Sección Superficie Ocular e Infectología. Servicio de Oftalmología Hospital Italiano de Buenos Aires.

Es importante comenzar a usar protección para los ojos a una edad temprana para resguardarlos de los años de la exposición ultravioleta.

16/11/2020 0 comments 43 views

Hay que ver al paciente como un «ser integral», con cuerpo, alma y espíritu. Siempre es tanto o más importante tratar su estado general que la o las enfermedades en forma individual.

Dr. Guillermo A. Piovano (*)

Desde el mismo día de la creación en el huerto del Edén, el ser humano lucha contra las enfermedades con diferentes recursos naturales y artificiales. La aparición de las especialidades médicas, tanto como la industria de los medicamentos, significaron un extraordinario avance en la lucha contra las enfermedades y la notable prolongación de la expectativa de vida.

Pero… de la misma manera fue y es un duro golpe al «corazón» de la medicina desarticulando su principal concepción: ver al paciente como un «ser integral» con cuerpo, alma y espíritu. Por el contrario plantea un abordaje de «descuartizamiento» donde cada profesional hace su parte, cayendo en el «cuasi necesario» exceso, tanto de los estudios médicos, como de la prescripción de medicamentos.

Creo que estamos en la era donde «los medicamentos se impusieron a la medicina» despojándola de su principal función. Por esta razón proponemos un retorno al concepto de «medicina integral», guardando sus principales principios (tomados de la guía para pacientes, Salud Integral, del Dr. Guillermo Piovano)

  1. EL PACIENTE, NO ES UN «CUERPO ENFERMO», SINO UN «SER HUMANO» ENFERMO con una historia de vida, con pérdidas, duelos, emociones de toda clase, angustias, conflictos que no se pueden resolver, abandonos, malos hábitos, y muchas más realidades que afectan el ALMA (la manera de pensar o sentir), el CUERPO, con todas sus dolencias y el ESPÍRITU que conecta con la fe y la esperanza.
  2. ES TANTO O MÁS IMPORTANTE TRATAR EL ESTADO GENERAL, QUE LA O LAS ENFERMEDADES EN FORMA INDIVIDUAL. Cada enfermedad, sea cual sea: hipertensión arterial, diabetes, artrosis u artritis, demencia, depresión, cáncer, etcétera, tienen su tratamiento convencional de «farmacia» o «cirugías» que siempre encuentra un «techo» donde ya nada más se puede hacer. Allí, más que nunca, cobra gran importancia el estado «general» del paciente, donde siempre «hay algo» por hacer y comprobar as una notable «mejoría» en la «vitalidad» y «capacidades» para la vida diaria.
  3. EL ÉXITO DE TODO TRATAMIENTO, ESTA EN FORTALECER LA «SANIDAD» PARA ENFRENTAR LA «ENFERMEDAD». Las enfermedades dañan, lastiman, debilitan, matan o degeneran células normales. Un gran secreto es alimentar cada célula comprometida con moléculas específicas para resistir el deterioro de la enfermedad. Eso puede lograrse con cualquier órgano o sistema del cuerpo, y en cualquier momento del diagnóstico y obviamente cualquiera sea la enfermedad ¡cuánto antes mejor!
  4. LOS MEDICAMENTOS «DE FARMACIA», NO SIEMPRE SON NECESARIOS E INOCUOS, EN EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES CRÓNICAS. Hay una notable «sobre-medicación» (Medicado de más) en muchos pacientes con enfermedades crónicas. Ningún medicamento de farmacia es inocuo: es decir que no provoca algún daño. Todos los que se utilizan en enfermedades crónicas (exceptuando los vitales) tienen «efectos netamente indeseables» que, con su uso diario y sostenido, muchos de ellos (No todos) se transforman en «efectos invalidantes» y a veces también «mortales». La máxima es ¡cuánto menos medicamentos de farmacia mucho mejor! Dicho de otra manera por el profesor Julio Busaniche «El mejor medicamento es el que no se da».
  5. AUNQUE NO PODAMOS «CURAR», SI PODEMOS «MEJORAR» LA CALIDAD DE VIDA, LO CUAL ES LO MAS SATISFACTORIO. La medicina, ha avanzado mucho en los diagnósticos y en los tratamientos sobre todo invasivos o quirúrgicos y adaptaciones; pero muy poco en los tratamientos de enfermedades crónicas e invalidantes. El principal objetivo entonces es «mejorar la calidad de vida» Ello significa dos cosas; primero: que dicha enfermedad progrese muy lentamente, utilizando muy pocos medicamentos de «farmacia» y segundo: que las complicaciones y limitaciones, aparezcan mucho tiempo después. ¡Un gran éxito!
  6. LOS «BUENOS HÁBITOS» EN LA VIDA COTIDIANA, GARANTIZAN EL 50% DE LOS «BUENOS «RESULTADOS» Y LA «LONGEVIDAD» SALUDABLE. La herencia genética o «antecedentes personales de enfermedades» sólo condicionan el 25% de nuestra longevidad, mientras que el 75% restante se debe a nuestro estilo de vida. Los hábitos cotidianos como: la alimentación sana, ejercicio adecuado, trabajo moderado, buen descanso y recreación; evitación del tabaco, el estrés, y cualquier otra dependencia, así como el control de los «factores de riesgo cardiovasculares» nos ayudan a «prolongar saludablemente la vida»
  7. CONTROLAR LOS SINTOMAS INVALIDANTES DE LAS ENFERMEDADES, ES EL GRAN OBJETIVO, AUNQUE NO DESAPAREZCAN. No podemos curar las enfermedades crónicas; pero sí podemos controlar sus síntomas más invalidantes; por ejemplo el «dolor». Ello significa dos cosas: primero, que sea mucho menos intenso, y segundo, que responda más rápidamente a menores dosis de analgésicos, disminuyendo así su uso, hasta niveles mínimos. Lo mismo ocurre con cualquier otro síntoma. ¡Esto también es mejorar… y mucho!
  8. LA MALA ATENCIÓN Y ASISTENCIA AL «SER HUMANO», ES UNA ENFERMEDAD SOCIAL, QUE TAMBIÉN PUEDE LLEVAR A LA MUERTE. La mala praxis y los errores médicos, son la tercer causa de muerte en muchos países. Pero también lo son la apatía, la indolencia, la indiferencia o la incomprensión por parte del o los profesionales y agentes del sistema actual de salud. Turnos a distancia que se hacen eternos para el paciente, estudios y diagnósticos que llegan tarde, cuando ya poco se puede hacer; obras y seguros sociales que «no autorizan» tal o cual práctica médica… A veces llevan a la discapacidad y la muerte, mucho más rápido, que la propia enfermedad.

(*) Médico Geriatra. M.P. N° 2727.

30/10/2020 0 comments 81 views

La respuesta es sí. Hoy, se puede recurrir a un abordaje «integral» a fin de que cada paciente incorpore buenos y definitivos hábitos. La artrosis no se cura y avanza, por lo que es importante tratarla.

Dr. Guillermo A. Piovano (*)

La artrosis es una enfermedad silenciosa, que avanza afectando las pequeñas y grandes articulaciones de los huesos, siendo las más frecuentes los dedos de la manos (nudillos que están cerca de las uñas), la muñeca, la columna cervical, la columna lumbo-sacra, caderas y rodillas.

Es una enfermedad crónica, es decir que nunca se detiene, y a la vez invalidante, porque una vez que se manifestó genera limitaciones en el movimiento, y dolores cada vez mayores.

Historias repetidas

Las historias de artrosis se repite en la gran mayoría de los pacientes que la padecen, que tienen entre 50 y 90 años.

Durante los primeros 5 a 10 años, inclusive más, el paciente toma antiinflamatorios de venta «libre», sin advertir que está «tratando» un síntoma que tarde o temprano se convertirá en verdugo «insoportable».

Es allí cuando decide consultar, y recibe la noticia de su traumatólogo acerca de que la única solución es la cirugía y reemplazo con prótesis adecuadas; o bien que continúe con analgésicos, control del peso y actividad física hasta que se decida «operar».

¿Cuál es el mejor tratamiento? Hay que tener en cuenta seis premisas:

1. Aquel que se active cuanto antes. Hacer un diagnóstico bien temprano es muy importante. No hay que esperar a sentir dolor insoportable para consultar. Cuando apenas aparece, hacer la consulta. Allí el médico hará un triple diagnóstico:

-Si tiene artrosis? Sí o no

-¿Cuántas articulaciones son las afectadas?

-¿Si la enfermedad es leve, moderada o grave?

2. Aquel que permita, aplanar la curva de «evolución». Es decir que en vez de que avance a 140 km por hora (a modo de ejemplo) lo haga a 40 km por hora. O sea que «posterga» la aparición de limitaciones y eventuales cirugías.

3. Aquel que permita el «control del dolor». Esto significa dos cosas. Por un lado que el dolor obviamente sin desaparecer disminuya considerablemente de intensidad; y segundo que responda más «rápidamente» a diferentes anti-inflamatorios. Uno de los éxitos del tratamiento es que el paciente disminuya el 70 % su uso.

4. Aquel que permita «nutrir» el cartílago de los huesos, a fin de que resista más la destrucción de la enfermedad, combinando una técnica que alcance a «todas las articulaciones» del cuerpo: columna, cervical y lumbo-sacra, caderas, rodillas, manos y muñecas, hombros; etc.

5. Aquel que logra «recuperar» al paciente la posibilidad de moverse y realizar las tareas de la vida diaria de manera «estable y placentera», en forma progresiva y constante.

6. Aquel que logre «involucrar» al paciente para un control del peso y rutina de actividad física propicios, integrando el cuerpo con las emociones y el espíritu.

El tratamiento

¿Existe tal tratamiento? ¡Sí! Hoy podemos recurrir a un abordaje «integral» a fin de que cada paciente incorpore buenos y definitivos hábitos para el control de peso y la actividad física «correcta».

La nutrición del cartílago, fundamental para el control del dolor y desaceleración de la enfermedad, se realiza mediante la inoculación intramuscular (en glúteos) de proteínas de origen «biológico».

Este tratamiento se logra con una dosis de «impregnación» (mucho volumen en el menor tiempo posible) los primeros 6 meses; para luego continuar con una dosis de mantenimiento mes por medio.

Con más de 2.500 pacientes tratados, hemos observado:

– Control del dolor en los primeros 3 meses.

– Recuperación de la movilidad en forma progresiva.

– Disminución del 70 % en el uso de anti-inflamatorios.

– Mejoría en la calidad de vida y bienestar del paciente.

– Mayor autonomía en las actividades de la vida diaria.

– Descenso programado y vigilado del peso, en caso de ser necesario.

– La importancia del acompañamiento médico permanente.

Una pregunta y respuesta final. ¿Es correcto tomar «cartílagos» de venta libre, publicado en los medios? Claramente «NO». Ningún tratamiento con «medicinas» es correcto sin «el médico» que lo indique, cualquiera sea.

¡No se trata de un medicamento o un producto! Se trata de «un abordaje integral» que se complementa con el correcto examen físico exhaustivo; la realización «a tiempo» de los estudios para evaluar no solamente si tiene artrosis sino cualquier otra enfermedad que aún no ha sido diagnosticada e influye en forma directa en el deterioro general del paciente. Se trata de sostener y acompañar al paciente, en cada logro por más pequeño que parezca y sobre todo en el arte de la medicina de «combinar» todos los recursos disponibles para el mejor resultado.

(*) Médico Geriatra. M.P. N° 2727.

16/10/2020 0 comments 160 views

El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Dra. Mercedes Sañudo (*)

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer, y es uno de los pocos tumores que pueden ser detectados con un método sencillo antes de que manifieste síntomas. La detección de esta enfermedad en etapas iniciales es lo que determina las posibilidades de curación.

La mamografía permite detectar algunas lesiones en la mama antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Desde Diagnóstico por Imágenes Junín nos comprometemos a brindarles la mejor atención, con equipos de altísima tecnología y profesionales especializados en Imágenes de la Mujer, con la ventaja de manejar e integrar todos los métodos: mamografía digital directa, mamografía 3D o Tomosíntesis, ecografía Doppler, resonancia magnética 3Tesla, intervencionismo.

Los controles según la edad

La Sociedad Argentina de Mastología recomienda realizar una mamografía de base a los 35 años y en forma anual a partir de los 40 años en las mujeres que no tienen antecedentes familiares de primer grado de cáncer de mama, es decir madre o hermana.

En caso de tenerlos, se sugiere comenzar con una mamografía de base 10 años antes de la edad de presentación en el familiar.

Las mujeres jóvenes por lo general tienen «mama densa», esto significa que el tejido glandular de la mama predomina con respecto al tejido graso, y esta condición que es totalmente normal, puede dificultar la visualización de nódulos en la mamografía. Estas pacientes se benefician agregando al estudio mamográfico, una ecografía mamaria.

En las mujeres menores de 40 años las estrategias de detección de esta enfermedad se basan en el examen palpatorio realizado por el médico especialista (ginecólogo o mastólogo), el autoexamen mamario y la ecografía.

Ningún otro método de imágenes ni el autoexamen mamario reemplazan a la mamografía a partir de los 40 años, no obstante, otros estudios pueden indicarse luego de la primera mamografía en algunos casos, como por ejemplo una ecografía mamaria, mamografía 3D o tomosíntesis, compresiones y magnificaciones, resonancia magnética o biopsias.

En el área de Imágenes de la Mujer de Diagnóstico por Imágenes Junín, disponemos de la mejor tecnología, profesionales Técnicos y Médicos especialistas en la materia, y la posibilidad de realizarse todos los estudios necesarios en el mismo lugar:

(*) Médica. Especialista En Diagnóstico por Imágenes. M.P. N° 5251.

La detección del cáncer de mama en etapas iniciales es lo que determina las posibilidades de curación.

16/10/2020 0 comments 94 views

En el medio de la pandemia actual por coronavirus (COVID-19), las alergias primaverales pueden añadir ansiedad extra sobre el estado de salud de cada individuo ¿Son los ojos rojos y la congestión nasal síntomas de una infección por el nuevo coronavirus o son simplemente una alergia estacional?

Dra. Betty Giselle Arteaga (*)

Esta época del año puede ser un desafío para las personas con alergias. Y este año en especial mucho más por los temores relacionados a la pandemia. Los síntomas en personas infectadas por coronavirus pueden diferir de una persona a otra y todo el bombardeo de información que nos llega pueden confundirnos si no sabemos exactamente qué debemos buscar cuando presentamos un cuadro de irritación ocular.

En alerta sí, en pánico no

¿Debo preocuparme cuando mis ojos pican y lagrimean? Una de las formas más fáciles de diferenciar entre una alergia y los síntomas de enfermedad por coronavirus es chequear los ojos. Si ellos están rojos, pican o lagrimean, probablemente se deba a un cuadro de alergia. Los síntomas de infección por coronavirus generalmente no causan esas ganas incontenibles de rascarse, además del lagrimeo permanente.

Otra clave que nos permite diferenciar las alergias estacionales con los síntomas de coronavirus es tener fiebre. Las personas alérgicas no tienen fiebre como síntoma, en cambio los pacientes COVID 19 positivo a menudo sí la tienen.

¿Cuál es la conexión entre los ojos rojos, las alergias y el coronavirus? Hay reportes que indican que las personas infectadas por el nuevo coronavirus pueden desarrollar ojos rojos (conjuntivitis) y sus síntomas se parecen a cualquier otra conjuntivitis típica. Entonces, ¿cómo podemos establecer la diferencia?

Las alergias de los ojos, llamadas conjuntivitis alérgicas, son una condición común que ocurre cuando los ojos reaccionan a algo que les irrita (alérgeno). Los ojos producen una sustancia llamada histamina para combatir el alérgeno. Como resultado, los párpados y la conjuntiva –la membrana delgada que recubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo (esclerótica)– se tornan rojizos e hinchados y producen comezón, lagrimeo y ardor.

Por lo general, las personas que sufren de alergias de los ojos también sufren de alergias nasales, las cuales son acompañadas de congestión nasal, comezón en la nariz y estornudos. Usualmente, es una condición temporal, asociada con las alergias estacionales.

Los médicos se empiezan a preocupar acerca de la posibilidad de una infección por coronavirus (COVID 19) si el paciente tiene además de una conjuntivitis síntomas como:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Color azulado en los labios o cara
  • Dolor de cabeza
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Cansancio extremo o debilidad
  • Pérdida del olfato o el gusto
  • Diarrea
  • Náuseas

Ninguno de estos síntomas suelen ser causados por una alergia estacional aislada.

Si no está seguro acerca de sus síntomas, antes que nada no entre en pánico. Si su alergia ocular no está acompañada de los principales síntomas de infección por coronavirus, trate su alergia como suele hacerlo y consulte a su oftalmólogo.

Si sus síntomas de alergia incluyen cualquiera de los síntomas de infección por coronavirus mencionados previamente contacte a su médico en forma inmediata para que le indique los pasos a seguir.

Finalmente, recuerde que es muy importante cuidarse y cuidar sus ojos: lave sus manos frecuente y apropiadamente; evite tocar su cara y sus ojos; guarde el distanciamiento social y use correctamente el tapabocas y nariz.

Fuente: texto basado en recomendaciones de la Academia Americana de Oftalmología.

(*)Médica oftalmóloga. M.N. Nº 112049 / M.P. N.º 332301. Jefa Baja Visión, Servicio de Oftalmología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Si no está seguro acerca de sus síntomas, antes que nada no entre en pánico. Si su alergia ocular no está acompañada de los principales síntomas de infección por coronavirus, trate su alergia como suele hacerlo y consulte a su oftalmólogo. Si sus síntomas de alergia incluyen cualquiera de los síntomas de infección por coronavirus contacte a su médico en forma inmediata para que le indique los pasos a seguir.

09/10/2020 0 comments 250 views

La dislexia es una condición de por vida. Es un trastorno neurobiológico que afecta el aprendizaje de la lectoescritura. Pero existen apoyos, métodos de enseñanza y estrategias para ayudar a la persona a superar los obstáculos. La dislexia es la dificultad de aprendizaje más común, que afecta entre el 12 y 15 % de la población.

Mónica Ritacca

«Un chico con dislexia, en mi época, era el burro de la clase. Yo era la burra de la clase». «Hago un pequeño intercambio de letras a la hora de escribir». «Mi dificultad es para ubicarme. No me pidas que vaya a la derecha o la izquierda porque no sé». «Yo soy disléxica y tengo dos hijos que también lo son». «Horas y horas estudiando para aprobar raspando un examen escrito».

El 8 de octubre fue el «Día Iberoamericano de la dislexia» y otras dificultades del aprendizaje.

La dislexia tiene distintos grados y condiciona la vida de una persona de diversas maneras y para siempre. Algunos casos son leves y otros más severos. Pero todos, absolutamente todos, están vinculados a un trastorno del neurodesarrollo.

En la mayoría de los casos, la dislexia es genética y hereditaria. Se desconocen sus causas, aunque en realidad existen diversas teorías sobre su origen. Es una condición de vida que existió siempre, pero es verdad que ahora, con el avance de las investigaciones y la formación profesional, se comprende más a la persona que la tiene y se puede tratar con excelentes resultados.

Cada vez más, con más frecuencia, se escucha por televisión a famosos contando que son disléxicos. Y eso no es porque lo hayan tenido escondido por años sino porque no lo sabían. Ahora bien, ¿qué es la dislexia? ¿Por qué es importante un diagnóstico precoz?

Sara Rueda (M.P. N.º 586 l1f17) es psicopedagoga. Trabaja con niños y adolescentes, y su tesis de grado fue sobre dislexia. En diálogo con Viví Mejor, la profesional explicó que la dislexia es un trastorno del neurodesarrollo. «Es una condición de vida, no es una discapacidad ni una enfermedad. Es específica del aprendizaje y se caracteriza por ser un desorden en la recepción, comprensión e impresión de la comunicación escrita», dice.

La sospecha de dislexia aparece cuando en el niño comienzan a evidenciarse dificultades reiteradas y persistentes para aprender a leer. Por lo general en primer grado. Al diagnóstico, explica Rueda, se llega luego de hacer varias evaluaciones. «Luego de varios estudios y evaluaciones, los psicopedagogos diagnosticamos dislexia en niños que tienen muy buena capacidad intelectual y una buena madurez para el aprendizaje pero sin embargo tienen dificultades para aprender a leer y a escribir. Parece contradictorio, pero es así porque es un trastorno neurobiológico».

La importancia de un diagnóstico precoz

En la mayoría de los casos, la dislexia se hereda. Pero en algunos casos se puede adquirir como consecuencia de una lesión cerebral o un ACV, por ejemplo.

Ahora bien: ¿si en la mayoría de los casos la dislexia se hereda o es genética, por qué muchas personas son diagnosticadas de adultas y no de niños? «Hay adultos que pueden reconocerse disléxicos tal vez porque antes no había tantos estudios científicos que avalen esta condición. No se conocía a la dislexia como tal. Se la tenía como un trastorno del aprendizaje y listo. La mayoría de los adultos disléxicos han desarrollado estrategias de compensación para lidiar con las dificultades de la lectura y escritura. Pero hoy en día, que se conoce, que hay un montón de tratamientos y herramientas para ofrecerle al niño, con resultados que son para toda la vida. Son tratamientos largos pero porque se trabajan muchas funciones», señala Sara Rueda, psicopedagoga infantil y de adolescentes.

Consultada sobre por qué es importante un diagnóstico precoz, remarca «porque tiene mejor probabilidad de recuperar funciones cognitivas para un mejor desenvolvimiento de su vida, mas allá de que toda la vida a va a ser disléxica esa persona». «El niño que es diagnosticado a tiempo, gracias a los tratamientos, hace una modificación, un reaprendizaje de las cosas cómo son sobre cómo el lo visualiza. Tiene mayor probabilidad de mejorar su autonomía, su independencia porque puede recuperar funciones y habilidades», agrega.

Cómo se trata

La dislexia no se cura porque no es una enfermedad. Se trata con tratamiento psicopedagógico. «La rehabilitación psicopedagógica neurocognitiva es la mejor para los casos de dislexia. En algunos casos se acompaña con tratamiento psicológico porque es importante fortalecer la autoestima, la autoconfianza de esa persona ya que puede verse muy afectada. Al no poder lograr lo que el resto de las personas pueden alcanzar, hay que hacer un tratamiento para fortalecer ese yo de cada persona», señala la profesional consultada por Viví Mejor.

En algunos casos también se necesita de un neurólogo, cuando la dislexia fue adquirida por alguna lesión cerebral, epilepsia o ACV.

La escolaridad virtual

¿Qué pasa con los chicos con dislexia en estos tiempos de pandemia? A esa pregunta, Sara Rueda respondió: «La pandemia y la escolaridad virtual a los chicos con dislexia no les favorece porque ellos pueden recuperar muchísima información y pueden expresarse en el aula a través de la expresión oral».

«Al ser todo virtual, tener que leer correos y mandar los trabajos por escrito no los beneficia en nada. Además, los chicos con dislexia funcionan muy bien cuando trabajan en grupo y ahora se ven solos, produciendo desde lo escrito. Eso es una falencia y una desventaja. Lo que yo hago, y aconsejo a los padres que pidan, son adecuaciones de tareas con las escuelas», cuenta Rueda. Y finaliza: «A los docentes les sugiero que tengan en cuenta que los alumnos con dislexia se expresan mejor desde la oralidad y no tanto por lo escrito, porque les cuesta más. En este sentido hay mucho por trabajar porque nos pasa que hay alumnos universitarios con dislexia recién diagnosticada y para ellos se les hace muy difícil la carrera porque no tienen el acompañamiento docente».

LEY NACIONAL DE DISLEXIA

La ley Nacional de Dislexia N° 27.306 se reglamentó el año pasado y Santa Fe, como provincia, adhirió a esa Ley pero aún no la reglamentó. De cualquier manera, los padres sí pueden accionar utilizado la Ley Nacional.

Gracias a la sanción de esta ley se declara en toda la Provincia de Santa Fe de «interés nacional» el abordaje y acompañamiento de todos los niños, niñas o adultos que tengan cualquier tipo de problema en su aprendizaje o cognitivo (DEA), como son por ejemplo los casos de dislexia.

La ley hace especial hincapié no sólo en el diagnostico y tratamiento, sino en la capacitación del cuerpo docente para que puedan detectar en forma temprana cuando un alumno presenta algunas de estas dificultades para poder ayudarlo cuanto antes, y evitar que se sienta excluido o que hasta incluso quiera abandonar los estudios.

Por último, establece que será obligatorio para todos los agentes de salud cubrir los gastos en el tratamiento, diagnostico y prevención de DEA, para aliviar a las familias que deben afrontar personalmente estos gastos.

¿Es o no dislexia?

Las neurociencias afirman que la dislexia se manifiesta como problemas con la precisión y fluidez al leer y deletrear. Pero en algunos niños la dislexia también puede afectar la escritura, las matemáticas y el lenguaje.

Una indicación clave de dislexia en niños es tener problemas decodificando palabras. Esta es la habilidad de hacer coincidir las letras con sus sonidos y después usarlos para leer palabras con precisión y fluidez.

Una razón por la que los niños tienen dificultad para decodificar es que a menudo tienen problemas con una destreza del lenguaje que es más básica llamada conciencia fonológica. Esta es la habilidad de reconocer sonidos individuales en las palabras. Los problemas con esta destreza pueden manifestarse a partir del preescolar. En algunos chicos, es detectada más tarde cuando empiezan a tener problemas con habilidades más complejas. Estas pueden incluir la gramática, la compresión lectora, la fluidez al leer, la estructura de las oraciones y la escritura más detallada.

Algunas señales son:

-En el Nivel Inicial: tienen dificultad para reconocer si dos palabras riman,para eliminar el sonido inicial de una palabra, para aprender palabras nuevas, para reconocer las letras y hacerlas coincidir con el sonido que producen

-En la primaria: tienen dificultad para eliminar el sonido medio de una palabra o mezclan sonidos para formar una palabra. A menudo no pueden reconocer palabras familiares a simple vista. Olvidan rápidamente cómo escribir muchas de las palabras que estudian. Se confunden con los problemas de lógica matemática. Necesitan más tiempo para sus evaluaciones escritas. Son más desenvueltos en la oralidad.

-En la secundaria: cometen muchos errores de ortografía. Frecuentemente tienen que releer oraciones y párrafos. Leen a un nivel académico inferior al cómo hablan. Necesitan más tiempo para sus evaluaciones escritas. Son más desenvueltos en la oralidad. Sus evaluaciones deben estar personalizadas para un mejor desenvolvimiento de su aprendizaje.

Una asociación de padres

Gabriela Alejandra Morcillo es la presidenta y socia fundadora de la Asociación de Padres de Niños con Dislexia «APRENDAMOS» (primera Asociación de dislexia del país) con sede en la ciudad de Santo Tomé. Tiene 54 años y es docente. A la hora de definirse, asegura que lo más importante es ser mamá de 4 hijos. Dos de ellos con dislexia: de 26 y 19 años respectivamente.

En diálogo con Viví Mejor contó que la Asociación Aprendamos surgió en el año 2008 «cuando algunos padres de niños con dislexia preocupados y ocupados por el aprendizaje de sus hijos, decidimos unirnos para aunar esfuerzos, compartir experiencias, comprender mejor a nuestros hijos pero también para difundir los alcances del trastorno, capacitar a docentes y brindar un lugar de apoyo a aquellos padres que lo necesitasen».

Tener un niño con dislexia, afirma Gabriela Morcillo, «es una gran travesía en la que debemos actuar y acompañar sosteniendo sus debilidades y potenciando sus fortalezas, recordando que todos somos distintos y por lo tanto los síntomas, tratamientos y adecuaciones curriculares son particulares.. Hoy se desenvuelven en la vida como cualquier otra persona, sintiéndose valorados y con las estrategias adecuadas para seguir adelante».

Indudablemente, sigue Morcillo, «estos momentos vividos de pandemia, traerán graves consecuencias porque se ha creado una situación de gran ansiedad en los niños y también en los docentes y padres porque no estábamos preparados para desempeñarnos a la distancia, sin la exposición del docente, con la asistencia de padres que no saben de pedagogía, aislados, sin pares con quien compartir».

«La aplicación de nuevas tecnologías al aprendizaje es algo que desde hace muchos años se viene hablando en educación, pero fue de un día para otro que tuvieron que implementarse en un 100 %: tutoriales, videos, plataformas de aprendizaje remoto. Video llamadas… Nosotros a través de nuestro Facebook Asociación Aprendamos damos herramientas y recursos para enseñar a distancia.

Esta época de pandemia también provocó que muchos pacientes tuvieran que dejar de asistir a las sesiones de psicopedagogía por diversos motivos: aislamiento, miedo al contagio, distanciamiento, falta de movilidad, aplicación de protocolos, problemas económicos.

Pero también como padres nos permite comprender la importancia de la escuela, de ir a la escuela, de sentarse y escuchar a la maestra o profesor, de estar atento a la consulta de un compañero que hace la pregunta cuya respuesta también le va a servir, de la sistematización de una clase, de la importancia de repasar en clase lo que dieron en la escuela para poder ser partícipe de la próxima clase. De hacer un paréntesis en su tiempo del día para aprender y solo para aprender».

Los interesados en conocer más detalles sobre esta asociación, pueden llamar al 0342 154 028 058 ó 0342 154 877 953. La dirección es Iriondo 1859 (Sto. Tomé) y el facebook Asociación Aprendamos. Otra vía de contacto es la electrónica: aprendamos_santafe@yahoo.com.ar

En primera persona

«Tengo dos hijos disléxico y yo también lo soy. Me lo diagnosticaron a los 26 años, cuando mi primer hijo empezó 1er. Grado. La verdad le costaba muchísimo aprender a leer, por lo que fuimos a una psicopedagoga. Cuando te confirman que tenés dislexia vas atando cabos y te das cuenta que siempre tuviste señales. Nosotras somos tres hermanas. De las tres yo siempre era la que viví estudiando y sacaba un 6 raspando en las materias, mientras que mis hermanas las sacaban de taquito. Mi mayor dificultad es para ubicarme. Me pierdo si me dicen para la derecha y después para la izquierda. Tengo que hacer puntos de referencia. El diagnóstico precoz es clave porque si el chico no es tomado a tiempo, no sólo de que es el burro de la clase, el que no entiende, va haciendo una coraza que hace que sea agresivo o muy tímido. Muchos nenes hacen bulling porque son disléxicos. En españa, se hizo un estudio que comprobó que el 80 por ciento de los presos tiene dislexia. Así que mirá cómo les marcó la vida». MARISA H. (42 AÑOS)

«Hay diferentes grados de dislexia y otras dificultades del aprendizaje. A mi lo que me sucede es que hago un pequeño intercambio de letras cuando tengo que escribir una palabra. También tengo discalculia, que es el equivalente a la dislexia en la matemática. Eso si me dificulta la vida porque yo no recuerdo números de ningún tipo. Si tengo que llamar a alguien, aún mirando el número seguro que llamo mal. No sé las direcciones. Se ir a todos lados pero porque aprendí a resolverlo de otra manera. Para poner el CBU de mi tarjeta demoro diez minutos, y es algo que al resto le lleva segundos poder hacer. Esta condición que tengo me afectó mucho, sobre todo en el secundario porque los profesores que me tocaron en las áreas duras no entendían mucho lo que me pasaba. Era un tiempo donde tampoco se hablaba mucho de dislexia, menos de discalculia. Eras el bruto. Me acuerdo que iba a clases de apoyo, estudiaba un montón y aprobaba con lo justo. Me iba bárbaro en las otras materias del colegio, pero en matemática, física, química pésimo. El diagnóstico me lo dan de grande, en relación a otra consulta. La a verdad es que cuando te llega de grande es diferente porque vos ya lo fuiste resolviendo a lo largo de toda tu vida. Aprendí a defenderme con mis propias herramientas. Yo quiero transmitir que con esta condición podés vivir tranquilamente, se sobrelleva. Hay que aprender la manera, nada más». ANALÍA D. (40 AÑOS)

21/09/2020 0 comments 126 views

En los bebés pequeños, es normal que se presente una pequeña cantidad de reflujo gastroesofágico. Sin embargo, el reflujo continuo con vómito frecuente puede irritar el esófago y provocar irritabilidad en el bebé. El reflujo intenso que ocasiona pérdida de peso o problemas respiratorios no es normal. Hay estudios de imágenes para confirmar el diagnóstico y dar lugar a un tratamiento.

Dr. Guillermo Fernández

El reflujo es el pasaje del contenido gástrico hacia el esófago, que ocurre varias veces por día. Los bebés con reflujo se pueden dividir en dos grandes grupos:

-EL REGURGITADOR O VOMITADOR FELIZ: es el lactante que regurgita y / o vomita con variable intensidad , sin otro síntoma acompañante. Crece bien y está sonriente, es el reflujo gastroesofágico fisiológico.

-LA ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO: es el lactante o niño con síntomas digestivos y/o extradigestivos que se vinculan al daño tisular producido por la intensidad o frecuencia de los episodios de reflujo, el cual se denomina reflujo gastroesofágico patológico.

Pruebas para diagnosticar el reflujo

En paciente con sospecha de reflujo gastroesofágico fisiológico no se recomienda estudios de imágenes; en cambio en el reflujo gastroesofagico patológico se recomienda realizar estudio contrastado que se denomina Seriada Esófago Gastro Duodenal, para valorar deglución y anatomía del esófago, estómago y duodeno, al ser un estudio dinámico nos permite visualizar movilidad intestinal y vaciado gástrico.

También se utiliza la PHmetría 24 hs. que sirve para valorar el reflujo en mayor tiempo.

¿Cuál o cuáles son las causas del reflujo?

Cuando el reflujo es fisiológico la causa es inmadurez en el esfínter esofágico inferior, que actuaría como una especie de válvula cuya función es impedir que el alimento ascienda al esófago cuando el mismo está en estómago.

En el reflujo patológico se debe estudiar el motivo que pueden ser varios, desde un trastorno anatómico hasta una alteración en el esfínter esofágico inferior.

Una vez diagnosticado, ¿cuál es el tratamiento? Si la causa no es anatómica que necesite corrección quirúrgica se recomienda,TRATAMIENTO HIGIENICO DIETETICO:

-Fórmulas espesadas disminuyen las regurgitaciones, no la cantidad de episodios de RGE.

-Posición: elevar el tronco, no acostar enseguida después de ingerir alimento.

-Chicos mayores y adolescentes: evitar chocolate, comidas picantes, alcohol, café.

(*) Pediatra. Esp. en Diagnóstico por Imagen Pediátrico. M.P. 4.239. Profesional de Diagnóstico por Imágenes Junín.

PARA SABER

1 Recuerden que el reflujo fisiológico generalmente comienza antes de los 3 meses de vida (75% de niños), presenta vómitos y regurgitaciones que no alteran el crecimiento. Son «Vomitadores felices». Resuelven el tema espontáneamente entre los 6 y 18 meses.

2 Los reflujos patológicos pueden producir síntomas variados e inespecíficos desde llanto excesivo, problemas respiratorios, alteración del crecimiento, etc; por lo que es muy importante consultar con su pediatra y valorar la realización de estudios como es la seriada esofagogastroduodenal.

¿Qué es un estudio esofagogastroduodenal (SEGD)?

Es un procedimiento con rayos X en el cual el niño toma una sustancia llamada bario que llena el tubo digestivo desde la boca y permite al médico radiólogo evaluar y diagnosticar distintas afecciones del esófago, estómago o el intestino delgado.

Habitualmente el estudio está limitado al esófago, estómago y la primera porción del intestino delgado (duodeno). En algunos casos especiales puede seguirse el pasaje a través de todo el intestino.

¿ Qué pasará durante el estudio ?

Un médico radiólogo y un técnico radiólogo van a encontrarse en la sala para la realización de este estudio.

El niño/a ingresará a la sala con el acompañante. Lo ayudaremos a subirse a la camilla donde podrá ver la cámara que toma las radiografías ubicada justo por encima de la mesa. En este momento con la ayuda del acompañante se quitará la ropa de arriba de la cintura para quedarse sólo con una camiseta o remera. Se obtendrá una radiografía inicial y se esperará para ver como sale. Luego se le dará a tomar el bario al paciente (ya sea en biberón o con sorbete) mientras permanece acostado debajo de la cámara de rayos X. El médico mirará por el televisor el recorrido del contraste por el tubo digestivo e irá tomando radiografías de frente, oblicuas o panza abajo. Cuando haya que seguir el tránsito de intestino delgado se tomarán radiografías cada media hora aproximadamente hasta que se haya visto todo el intestino. Esto permitirá al radiólogo evaluar los hallazgos que pudieran aparecer en las sucesivas imágenes.

¿ Tiene algún riesgo ?

Ninguno, en tanto y en cuanto la correcta indicación de este estudio ofrece información de sumo interés para el médico tratante en relación con el riesgo de la exposición a los rayos X.