Salud

16/12/2020 0 comments 109 views

El Día Mundial de la Lucha contra el Sida se conmemora cada 1 de diciembre para concientizar acerca del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Es una oportunidad para informar y dar a conocer acciones en materia de prevención, tratamientos y atención a las personas que viven con el virus. 

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es una afección crónica que puede poner en riesgo la vida, provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Al dañar el sistema inmunitario, el VIH interfiere con la capacidad del cuerpo para luchar contra la infección y la enfermedad. El VIH es una infección de transmisión sexual. También puede transmitirse por el contacto con sangre infectada o de madre a hijo durante el embarazo, el nacimiento o la lactancia materna. Sin medicamentos, pueden pasar años hasta que el VIH debilite el sistema inmunitario al punto de evolucionar hasta el SIDA.

No existe cura para el VIH/SIDA, pero los medicamentos pueden retardar el avance de la enfermedad. Esos medicamentos redujeron la cantidad de muertes por SIDA en muchos países desarrollados.

Los síntomas del VIH varían, según la etapa de la infección.

Infección primaria (VIH agudo)

Algunas personas infectadas desarrollan una enfermedad parecida a la gripe entre dos y cuatro semanas después de que el virus entra en el cuerpo. Esta enfermedad, conocida como infección primaria (aguda) del VIH, puede durar unas pocas semanas. Estos son algunos de los posibles signos y síntomas: fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, erupción, dolor de garganta y llagas dolorosas en la boca, ganglios linfáticos inflamados principalmente en el cuello, diarrea, pérdida de peso, tos y sudores nocturnos.

Estos síntomas pueden ser tan leves que es posible que ni siquiera la persona los note. Sin embargo, la cantidad de virus en el torrente sanguíneo (carga viral) es bastante alta en este momento. Como resultado, la infección se propaga más fácilmente durante la infección primaria que durante la siguiente etapa.

Infección clínica latente (VIH crónico)

En esta etapa de la infección, el VIH sigue presente en el cuerpo y en los glóbulos blancos. Sin embargo, es posible que muchas personas no tengan ningún síntoma o infección durante este tiempo.

Esta etapa puede durar muchos años si no recibes terapia antirretroviral. Algunas personas desarrollan enfermedades más graves mucho antes.

Infección por el VIH sintomática

A medida que el virus continúa multiplicándose y destruyendo células inmunológicas, las células del cuerpo que ayudan a combatir los gérmenes, puedes desarrollar infecciones leves o signos y síntomas crónicos como los siguientes: fiebre, fatiga, ganglios linfáticos inflamados: a menudo, uno de los primeros signos de la infección por el VIH, diarrea, pérdida de peso, candidosis vaginal oral (candidiasis), herpes (herpes zóster) y/o neumonía.

EVOLUCIÓN A SIDA

Gracias a los mejores tratamientos antivirales, la mayoría de las personas con VIH en países desarrollados como Estados Unidos no desarrollan Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida hoy en día. Pero sin tratamiento, generalmente, el VIH se convierte en SIDA en unos 8 a 10 años.

Cuando aparece la enfermedad, existe un daño grave en el sistema inmunitario. Será más probable que se presenten infecciones oportunistas o cánceres oportunistas, enfermedades que no suelen causar enfermedades en una persona con un sistema inmunitario sano.

Los siguientes pueden ser los signos y síntomas de algunas de estas infecciones: sudores, escalofríos, fiebre recurrente, diarrea crónica, ganglios linfáticos inflamados, manchas blancas persistentes o lesiones inusuales en la lengua o la boca, fatiga persistente sin causa aparente,debilidad, pérdida de peso y/o erupciones cutáneas o bultos.

Ante cualquier duda que puedas tener sobre la presencia del VIH en tu organismo no dudes en consultar al médico.

Cómo se diagnostica

Por lo general, el VIH se diagnostica por medio de un análisis de sangre o una muestra de células tomada del interior de la mejilla con un hisopo en busca de la presencia de anticuerpos contra el virus.

Las pruebas de VIH varían en cuanto a la rapidez con la que pueden detectar la infección. El tiempo entre el momento en que se contrae el virus y el momento en que puede ser detectado se denomina período ventana. Puede llevar entre 3 y 12 semanas para que el cuerpo produzca suficientes anticuerpos para realizar una prueba de anticuerpos a fin de detectar la infección por VIH.

Por lo general, toma de unos pocos días a algunas semanas obtener los resultados de un análisis de VIH, aunque algunas pruebas rápidas pueden producir resultados en unos 20 minutos.

Independientemente del tipo de prueba de detección que se utilice, si tienes un resultado positivo inicial, necesitarás pruebas de seguimiento para determinar un diagnóstico de VIH.

11/12/2020 0 comments 201 views

El 3 de diciembre se conmemoró el Día del Médico. En ese marco, Viví Mejor conversó con algunos para destacar la vocación de servicio de todos, y de todo el personal de la salud en general, en este tiempo de pandemia.

Mónica Ritacca

«Llevo tres mudas de ropa cuando voy al hospital. La última que uso es para irme y regresar a casa». «Cuando entro a trabajar me visto con una chaqueta, me coloco un barbijo N 95, luego un barbijo quirúrgico, sobre eso antiparras y una cofia, y por encima de todo una máscara facial. También doble guantes. Para cada cosa que me pongo hay un lavado de manos».

«Cuando me descambio para irme a casa la sensación que me agarra es la de miedo al contagio, porque sabés que tenés toda la ropa contaminada. Por cada elemento que me saco lo descontamino y me lavo las manos. Todo ese proceso me lleva una hora».

«El momento de mayor cansancio es al terminar, que te tenés que quedar una hora haciendo todo el proceso de descontaminación. Pero el que se apura pierde. Busco la manera de bajar un cambio y no cometer el error de que por querer irme rápido me termine contagiando. La sensación es miedo, que no es malo porque te da reflejos, mientras que el miedo no te domine a vos». «Cuando te sacas todo es impresionante como te queda la cara y ahí tomás dimensión de que estamos preparados para ir a una guerra».

EL 3 de diciembre se conmemoró el Día del Médico. Aunque no hubo mucho para celebrar, la fecha sirvió para destacar y valorar el trabajo de ellos, y de todos los profesionales y personal vinculado al área de la salud, en el marco de una pandemia por un virus desconocido que generó incertidumbre, preocupación, millones de contagios en el mundo y muchísimas muertes.

Este 2020, sin lugar a dudas, puso de manifiesto la vocación de servicio que tienen los médicos, enfermeros, camilleros, conductores de ambulancias, mucamas y todos los profesionales de la salud en general. Viví Mejor conversó con algunos médicos en su día. A través de ellos, un reconocimiento infinito a todos y un millón de gracias por todo lo que hicieron, hacen y seguirán haciendo en esta pandemia por Covid-19.

«Aprendí a replantearme la vida»

Dr. Francisco Villano, director del Hospital Iturraspe

«En el marco del Día del Médico no puedo dejar de decir que es admirable verlos trabajar en este momento. Es la oportunidad para decirles mil gracias. La del médico es una hermosa profesión. Nos permite curar y compartir la alegría cuando un paciente se va de alta porque ya está bien. También nos hace conmover y compartir el dolor de las personas. Los médicos aprendemos mucho de los pacientes. Es recíproca la ayuda. Nosotros los curamos con nuestra intervención y ellos nos humanizan con lo que les pasa. Cuando uno elige esta profesión es porque quiere darlo todo en ayudar a alguien. De todas formas no se logra solo. Lo que yo soy hoy es gracias a al esfuerzo de muchas personas. Llegué acompañado de mucha gente. Sin dudas volvería a elegir Medicina si volviese a los 18 años. Uno aprende todos los días. Va más allá de lo que uno percibe económicamente. La satisfacción del alta de un paciente, de un objetivo logrado no tiene precio.

Respecto del Covid-19 no tengo dudas de que nos deja muchos aprendizajes, más cuando uno lo padece que fue mi caso. Yo aprendí a replantearme la vida, a confirmar que las cosas importantes van más allá de lo material. Valorás la familia, los amigos… Entendí que las prioridades son diferentes a las que uno creía.

Al personal de salud le quiero decir ¡gracias! ¡mil gracias! porque ponen en riesgo su propia vida y están al frente de una batalla. La gente está necesitando de todos nosotros. Esta pandemia nos tiene que encontrar a todos juntos unidos más que nunca».


«Del Covid-19 aprendí que se puede vivir más lento»

Dra. Mercedes Sañudo, médica y especialista en Diagnóstico por imágenes.

«Me siento orgullosa de la profesión que elegí y de los que están en la primera línea atendiendo. También de los médicos, enfermeros… que fallecieron a causa del Covid-19 o estuvieron graves. Orgullosa de todos los médicos y profesionales de la salud en general. Yo elegí la medicina porque siempre sentí vocación de servicio, de ayuda a los demás. Además mi padre es médico y mame este mundo desde chica. Esta profesión es tan hermosa como ingrata, porque llevás una vida muy sacrificada y a veces poco reconocida; pero la volvería a elegir.

De la pandemia aprendí más como persona que como profesional. Aprendí que se puede vivir más lento, que se puede estar más tiempo en casa, que muchas veces descuidamos tesoros valiosos como la familia, los amigos… Al personal de salud en general no tengo más que decirle gracias».


«Trabajando en equipo las cosas son mejores»

Dr. Luis Ranieri, médico clínico y de terapia intensiva.

«Lo primero que me nace decir en el marco del Día del Médico, en un año atravesado por una pandemia, es gracias a mi familia. El apoyo que me dan y la contención es fundamental. Sin eso es muy difícil estar en este lugar. Por momentos estamos desbordados, por otros más calmos…. Sin el apoyo de la familia es imposible sostener ésto.

Ser médico fue algo que pensé de chico y elegí de grande. Me gusto siempre el ayudar del otro y la forma que encontré fue ésta. Hice Clínica Medica como primera especialidad y luego Terapia Intensiva, donde actuar es lo primordial. Sin dudas que volvería a elegir la profesión.

Del Covid-19 confirmé que la mejor manera de trabajar es en equipo. Este virus nos trajo incertidumbre, preocupación… pero trabajando en equipo las cosas son mejores. Al personal de salud en general le diría que todo pasa, todo termina y volveremos a nuestras normalidades. Mientras tanto tenemos que acompañarnos y formar el mejor equipo para siempre».


«Es un año triste, donde se fueron muchos colegas»

Dra. Samira Cornaglia, médica obstetra.

«Lo primero que me nace decir es que fue un año particular, donde no hay mucho para festejar. Los médicos nos hemos dado cuenta de lo poco que somos valorados y que vivimos en un país donde se le hacen más homenajes a un jugador de fútbol que a un médico como Favaloro, que sí fueron las manos de Dios.

Es un año triste en verdad. Se fueron muchos colegas, otros quedaron con secuelas…

Yo siempre quise ser médica para ser obstetra, que lo soy. Acompañar a las mujeres en su embarazo, sentir la vida adentro es hermoso. Sin dudas volvería a elegir esta profesión.

Del Covid-19 aprendí a valorar lo importante que es un abrazo, un beso, una visita a la casa de mi mamá, una reunión con amigas, el contacto con los pacientes. Como todo eso estuvo vedado y faltó, ahí te das cuenta cuánto vale y cuánto se necesita.

Al personal de salud le diría que no baje los brazos porque es lo que elegimos. Tenemos que seguir peléandola. Tenemos que dar lo mejor aunque no seamos gratificados como corresponde. El reconocimiento es interno».


«Estoy 100 % seguro de que volvería a elegir la carrera de medicina»

Dr. Juan Pablo Poletti, director Hospital Cullen

«Lo primero que me nace es homenajear a cada uno de los médicos caídos en el Covid, porque dejaron su vida en el frente de batalla, y también a las familias de todos los médicos del país que están atendiendo. Todos nosotros necesitamos del apoyo familiar, porque ellos también tienen que hacer aislamientos, extremar medidas, contenernos, etcétera.

Elegí esta profesión un poco por mi padre, también médico. El volver a casa con una sonrisa y feliz de lo que hacía me fue gustando. En 2do. año del secundario supe que iba a ser medico.

Estoy 100 % seguro de que volvería a elegir la carrera de medicina. Amo esta profesión.

Lo que aprendí del Covid-19, sobre todo en el hospital, es la importancia del trabajo en equipo, aprender a delegar, a confiar en el de al lado. Es un virus muy dinámico que nos hizo armar dos hospitales: uno el tradicional de la emergencia, con cirugías, partos, trasplantes, accidentes, y el otro para el covid. Esto requirió un trabajo en equipo.

Así como en marzo le escribí una carta a mi equipo de salud que decía te necesito, hoy cambiaría el titulo por un gracias con mayúsculas. La gente no se imagina el esfuerzo, el compromiso, no solo física sino mental, que hacen los médicos y todos los del área de la salud para darle batalla a esta pandemia. Estamos 24 hs. pensando en el covid, viendo la forma para no contagiar a nadie ni contagiarnos».

03/12/2020 0 comments 203 views

Los pequeños escapes de orina al reír, toser o realizar algún esfuerzo pueden ser síntomas de Incontinencia Urinaria. Detectarla y tratarla a tiempo puede ayudar a que los síntomas no empeoren y a fortalecer el suelo pélvico de la paciente.

Dr. José Ignacio Dalul (*)

Según sus síntomas, los tipos de incontinencia urinaria más frecuentes en la mujer y en el hombre son: incontinencia de esfuerzo, incontinencia de urgencia, incontinencia mixta e incontinencia por rebosamiento.

INCONTINENCIA DE ESFUERZO

La incontinencia de esfuerzo se produce al realizar cualquier movimiento o actividad física. Realizar un mínimo esfuerzo como la risa, el estornudo, la actividad física, levantar objetos pesados o el simple hecho de ponerse de pie puede provocar escapes de orina ya sea unas gotas o un chorro. Es el tipo de incontinencia que afecta a un mayor número de mujeres.

Este tipo de incontinencia tiene su origen en la uretra. El esfuerzo físico, aunque sea mínimo, provoca un aumento de la presión en el abdomen y en la vejiga. Los factores de riesgo que desencadenan este tipo de incontinencia de esfuerzo son el embarazo y la edad ya que provocan una pérdida de elasticidad y de tensión en el suelo pélvico, por lo que la vejiga y la uretra descienden y sus mecanismos de continencia sólo son normales en reposo.

INCONTINENCIA DE URGENCIA

Ocurre cuando la pérdida involuntaria de orina se asocia a una necesidad imperiosa y repentina de orinar. La persona es consciente. La causa de esta incontinencia urinaria es debida al músculo detrusor (músculo de la vejiga).

INCONTINENCIA URINARIA MIXTA

La pérdida de orina es debido a la hiperactividad del músculo detrusor y a un posible trastorno en los mecanismos esfinterianos.

INCONTINENCIA POR REBOSAMIENTO

El escape o pérdida de orina se produce por una obstrucción e imposibilidad de vaciado que causa una distensión de la vejiga. Esta causa es muy frecuente en los hombres por un agrandamiento de la glándula prostática. Otra causa es el estreñimiento.

La responsabilidad del urólogo es identificar el tipo de incontinencia urinaria para poder indicar el tratamiento adecuado como ser farmacoterapia, ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico, tratamiento paliativo (absorbentes) y tratamiento quirúrgico.

PAUTAS Y RECOMENDACIONES

Para retrasar la aparición o la prevención de la incontinencia urinaria podemos llevar a cabo las siguientes pautas:

  • Tener una dieta equilibrada. Controlar los kilos de más o el sobrepeso, para reducir la presión intraabdominal.
  • Reducir la ingesta de bebidas antes de realizar ejercicios físicos.
  • Evitar el consumo de bebidas como el café, el alcohol, las bebidas carbonadas y los cítricos.
  • Aumentar el consumo de fibras para prevenir el estreñimiento.
  • Reducir el consumo de productos y medicamentos diuréticos ayudará a tener menos ganas de orinar.
  • Evitar comidas picantes.
  • Intentar no beber líquidos antes de irse a dormir.
  • No empujar al orinar para no dañar los músculos del suelo pélvico.

Recuerda que tu bienestar y salud es mi prioridad.

(*) Médico Urólogo. M.P. N.º 5276.

Los tipos de incontinencia urinaria más frecuentes en la mujer y en el hombre son: incontinencia de esfuerzo, incontinencia de urgencia, incontinencia mixta e incontinencia por rebosamiento.

25/11/2020 0 comments 179 views

La glándula tiroidea se encuentra en la base del cuello y tiene forma de mariposa. Su función es la de regular el metabolismo, aunque muchas veces puede verse alterada por diversas causas. Se estima que el 10% de la población mundial padece algún trastorno tiroideo. La ecografía es la principal herramienta para diagnosticar cáncer de tiroides.

Los trastornos tiroideos pueden afectar a personas de cualquier edad. Pero ¿por qué es importante la glándula tiroides? Porque se encarga de regular el metabolismo del cuerpo mediante la producción, almacenamiento y liberación de hormonas tiroideas: tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y calcitonina. Éstas influyen en casi todas las células, tejidos y órganos; son necesarias para la síntesis de muchas proteínas esenciales en los períodos de crecimiento y contribuyen con el desarrollo del sistema nervioso central.

Además se destaca su influencia en la frecuencia cardíaca, el nivel de colesterol, la fuerza muscular, la regulación de la temperatura corporal, el ritmo intestinal y la función reproductiva, entre otras. Por su parte, la masa ósea se ve beneficiada por la calcitonina.

Síntomas y trastornos

No todos los trastornos tiroideos presentan síntomas. Por un lado, la tiroides puede manifestar una alteración de su estructura, cuando la glándula aumenta su tamaño se lo denomina «bocio». Esta disfunción puede clasificarse en: difuso (cuando toda la glándula está afectada uniformemente), nodular o polinodular (cuando uno o más nódulos han crecido en su superficie). Los nódulos tiroideos generalmente son asintomáticos, pero en algunas oportunidades, si son de gran tamaño, pueden producir dificultades para tragar, respirar o incluso el paciente puede manifestar algunos cambios en la voz. Los nódulos tiroideos son en su mayoría benignos, se diagnostican y se controlan mediante la ecografía. Si tienen características dudosas o de sospecha, se biopsian para estudiar sus células.

Por el otro lado, las alteraciones de funcionamiento más conocidas son el hiper e hipotiroidismo, disfunciones que pueden ser acompañadas o no del aumento del tamaño de la glándula. Estas alteraciones se diagnostican mediante la clínica y los análisis de sangre específicos.

El hipotiroidismo se trata de una disminución en la producción de hormonas tiroideas. Sus síntomas más frecuentes son: decaimiento, sueño, fatiga, sobrepeso (es responsable de un aumento que oscila entre 2 y 4 kilos; producto de la retención de líquidos, también denominado edema) y dificultad para su baja y trastornos en la función reproductiva como alteración de las menstruaciones o infertilidad.

El hipertiroidismo, al contrario de lo anterior, se caracteriza por un exceso de la función de la glándula tiroidea y puede manifestarse con irritabilidad, taquicardia, pérdida de peso (con un apetito normal o incluso mayor) y nerviosismo, temblor y calor.

La ecografía de Tiroides

Una ecografía de tiroides puede ser pedida si en un análisis de sangre la prueba de la función tiroidea es anormal. Una ecografía también puede ser pedida si el médico sospecha la presencia de un tumor (nódulo) en la tiroides cuando se examina el cuello.

La ecografía es un método indoloro que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del cuerpo. Para el caso de tiroides, se acuesta al paciente con el cuello extendido. El especialista en imágenes aplica un gel lubricante en el cuello y luego pasa una varita, llamada transductor, sobre el área.

El transductor libera ondas sonoras, las cuales pasan a través del cuerpo y rebotan desde el área objeto de estudio (en este caso, la glándula tiroides). Un ordenador estudia el patrón que las ondas sonoras crean cuando rebotan y elabora una imagen. Para este examen no se necesita ninguna preparación especial y el paciente no siente nada de dolor, a lo sumo un poco de incomodidad porque el gel está frío.

Material elaborado por Diagnóstico por Imágenes Junín. Santa Fe.

18/11/2020 0 comments 148 views

El 14 de noviembre se conmemoró el Día Mundial de la Diabetes. El objetivo de la fecha es aumentar la concientización global sobre esta enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud, padecen en el mundo 350 millones de personas. El sobrepeso, el sedentarismo y la mala alimentación son tres factores que impulsan una patología que creció fuerte en la Argentina durante los últimos diez años.

El 60% de los argentinos tiene sobrepeso u obesidad y la mitad realiza poca actividad física. Por eso aumentan la cantidad de personas que padece Diabetes tipo 2, la que está relacionada con los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo, y que representa el 95% de los casos. En el mundo la enfermedad está considerada como una pandemia.

Los alimentos industrializados, en general, tienen más azúcar, más sal y más grasa. Son hipercalóricos y tienden a generar aumento de peso. Además cada vez hay más autos, más confort y largas jornadas de trabajo, lo que estimula el sedentarismo. La verdad es que es el combo perfecto para que crezcan los casos de Diabetes tipo 2.

En una década, la Argentina pasó de tener de un 7,5% a un 10,5% de la población afectada. Por ello, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda tener una alimentación completa y saludable, que incluya al menos medio plato de verduras en el almuerzo y en la cena, frutas y excluya los productos con alto contenido de azúcares, grasa y sal, además de elegir el agua como bebida habitual. También destaca la importancia de realizar al menos 30 minutos de actividad física todos los días y no fumar.

En cifras

De acuerdo a las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas con Diabetes aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.

La prevalencia mundial de la Diabetes en adultos (mayores de 18 años) se incrementó del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014.

La Diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores. Se estima que en 2012 la Diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes, y que otros 2,2 millones de muertes eran atribuibles a la hiperglucemia.

Tres tipos de Diabetes

La Organización Mundial de la Salud explica que la Diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente (la hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no la utiliza en forma eficaz.

Diabetes tipo 1: se la conoce como insulinodependiente. Se desconoce su causa y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Diabetes de tipo 2: representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. No es insulino dependiente y se suele dar en la edad adulta, aunque en los últimos años se dieron casos en niños.

Diabetes gestacional: se caracteriza por hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre) que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una Diabetes. Las mujeres con Diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto.

Para tener en cuenta

¿Cómo se puede presentar la Diabetes? Puede ser asintomática durante años y debutar con alguna complicación.

¿Cuáles son los síntomas? Sed intensa, disminución inexplicable de peso, constante necesidad de orinar, falta de energía, irritabilidad, hambre excesivo, infecciones frecuentes.

¿Cuáles son las complicaciones? Los adultos con diabetes tienen 2 a 3 veces más riesgo de padecer accidente cerebrovascular e infarto de miocardio. La afección de los nervios de los pies (neuropatía) combinada con los trastornos circulatorios aumenta el riesgo de lesiones, infecciones y amputaciones. Otras complicaciones son retinopatía diabética, que puede llevar a la ceguera, y daño de los riñones con insuficiencia renal.

¿Cuáles son los factores de riesgo? Antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso, alimentación inadecuada, falta de actividad física.

¿Cómo se puede prevenir? Con una alimentación saludable, sin azúcares ni grasas saturadas; con un peso corporal normal; haciendo actividad física por lo menos 30 minutos y de una intensidad moderada, la mayoría de los días de la semana; evitando el cigarrillo y controlando la glucemia capilar según consejo médico.

18/11/2020 0 comments 146 views

El agujero de ozono permite que mayores cantidades de radiaciones solares lleguen a la superficie terrestre. Las indicaciones para restringir nuestra exposición a la radiación ultravioleta (UV) guardan relación con el daño que ésta produce. Todos utilizamos protector solar para proteger la piel durante los meses más cálidos, pero muchos olvidan proteger también los ojos.

Dra. Eliana Segretin Gutiérrez (*)

El verano supone pasar más tiempo al aire libre, y los estudios muestran que la exposición a la luz del sol puede, además de aumentar el riesgo de cáncer de piel, generar daño a los ojos e incidir en patologías que incluyen cataratas, degeneración macular relacionada con la edad y lesiones de la superficie ocular de tipo degenerativas, como el pterigion (crecimiento anormal por inflamación de tejido de la conjuntiva, que tiende a dirigirse desde la parte blanca del ojo hacia el tejido de la córnea. Se inflama por falta de lubricación, por exposición solar, el viento u otros agentes irritantes).

En general, el nivel de radiación guarda relación con la intensidad del brillo de la luz y es mayor al reflejarse en la arena, en paredes, en cemento, en el agua o en la nieve.

Las lesiones en el ojo, como el pterigion, pueden aparecer a cualquier edad en personas que pasan largas horas bajo el sol del mediodía o en las condiciones de UV-intensos cerca de ríos, océanos y montañas; especialmente pescadores, agricultores, esquiadores, surfistas, entre otros.

El daño por los rayos UV es acumulativo y expone al ojo humano a un estrés oxidativo constante. Personas de todas las edades deben tomar precauciones cuando están al aire libre. Es importante comenzar a usar protección para los ojos a una edad temprana para resguardarlos de los años de la exposición ultravioleta.

El daño solar en los ojos puede ocurrir en cualquier momento durante el año, así que hay que asegurarse de llevar gafas de sol, que bloquean los rayos UV y sombreros de ala ancha cuando se está al aire libre, sobre todo en estas circunstancias:

  • Durante el verano, cuando el nivel de la radiación ultravioleta (UVA y UVB) es al menos tres veces mayor que durante el invierno.
  • En la playa, río o pileta.
  • Al realizar deportes de invierno, especialmente, a altas altitudes (esquiadores).
  • En días nublados, ya que los rayos del sol pueden atravesar nubes y neblina.
  • Nunca mirar directamente al sol, dado que puede conducir a la retinopatía solar, que es el daño a la retina del ojo por la radiación solar.
  • Usar anteojos de sol con etiqueta » protección UV 100%»: utilizar sólo gafas que bloqueen los rayos UV-A y UV-B y que están etiquetados. Elegir anteojos con estilos envolventes para que los rayos sol no puedan entrar por el costado.

Los estudios también han demostrado que la exposición a la radiación ultravioleta (UV) durante el bronceado artificial, «camas de bronceado», puede causar daño a los ojos. Hay que asegurarse de proteger los ojos de la luz UV durante su uso.

(*) Oftalmóloga. M.N. 111.134. Sección Superficie Ocular e Infectología. Servicio de Oftalmología Hospital Italiano de Buenos Aires.

Es importante comenzar a usar protección para los ojos a una edad temprana para resguardarlos de los años de la exposición ultravioleta.

16/11/2020 0 comments 116 views

Hay que ver al paciente como un «ser integral», con cuerpo, alma y espíritu. Siempre es tanto o más importante tratar su estado general que la o las enfermedades en forma individual.

Dr. Guillermo A. Piovano (*)

Desde el mismo día de la creación en el huerto del Edén, el ser humano lucha contra las enfermedades con diferentes recursos naturales y artificiales. La aparición de las especialidades médicas, tanto como la industria de los medicamentos, significaron un extraordinario avance en la lucha contra las enfermedades y la notable prolongación de la expectativa de vida.

Pero… de la misma manera fue y es un duro golpe al «corazón» de la medicina desarticulando su principal concepción: ver al paciente como un «ser integral» con cuerpo, alma y espíritu. Por el contrario plantea un abordaje de «descuartizamiento» donde cada profesional hace su parte, cayendo en el «cuasi necesario» exceso, tanto de los estudios médicos, como de la prescripción de medicamentos.

Creo que estamos en la era donde «los medicamentos se impusieron a la medicina» despojándola de su principal función. Por esta razón proponemos un retorno al concepto de «medicina integral», guardando sus principales principios (tomados de la guía para pacientes, Salud Integral, del Dr. Guillermo Piovano)

  1. EL PACIENTE, NO ES UN «CUERPO ENFERMO», SINO UN «SER HUMANO» ENFERMO con una historia de vida, con pérdidas, duelos, emociones de toda clase, angustias, conflictos que no se pueden resolver, abandonos, malos hábitos, y muchas más realidades que afectan el ALMA (la manera de pensar o sentir), el CUERPO, con todas sus dolencias y el ESPÍRITU que conecta con la fe y la esperanza.
  2. ES TANTO O MÁS IMPORTANTE TRATAR EL ESTADO GENERAL, QUE LA O LAS ENFERMEDADES EN FORMA INDIVIDUAL. Cada enfermedad, sea cual sea: hipertensión arterial, diabetes, artrosis u artritis, demencia, depresión, cáncer, etcétera, tienen su tratamiento convencional de «farmacia» o «cirugías» que siempre encuentra un «techo» donde ya nada más se puede hacer. Allí, más que nunca, cobra gran importancia el estado «general» del paciente, donde siempre «hay algo» por hacer y comprobar as una notable «mejoría» en la «vitalidad» y «capacidades» para la vida diaria.
  3. EL ÉXITO DE TODO TRATAMIENTO, ESTA EN FORTALECER LA «SANIDAD» PARA ENFRENTAR LA «ENFERMEDAD». Las enfermedades dañan, lastiman, debilitan, matan o degeneran células normales. Un gran secreto es alimentar cada célula comprometida con moléculas específicas para resistir el deterioro de la enfermedad. Eso puede lograrse con cualquier órgano o sistema del cuerpo, y en cualquier momento del diagnóstico y obviamente cualquiera sea la enfermedad ¡cuánto antes mejor!
  4. LOS MEDICAMENTOS «DE FARMACIA», NO SIEMPRE SON NECESARIOS E INOCUOS, EN EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES CRÓNICAS. Hay una notable «sobre-medicación» (Medicado de más) en muchos pacientes con enfermedades crónicas. Ningún medicamento de farmacia es inocuo: es decir que no provoca algún daño. Todos los que se utilizan en enfermedades crónicas (exceptuando los vitales) tienen «efectos netamente indeseables» que, con su uso diario y sostenido, muchos de ellos (No todos) se transforman en «efectos invalidantes» y a veces también «mortales». La máxima es ¡cuánto menos medicamentos de farmacia mucho mejor! Dicho de otra manera por el profesor Julio Busaniche «El mejor medicamento es el que no se da».
  5. AUNQUE NO PODAMOS «CURAR», SI PODEMOS «MEJORAR» LA CALIDAD DE VIDA, LO CUAL ES LO MAS SATISFACTORIO. La medicina, ha avanzado mucho en los diagnósticos y en los tratamientos sobre todo invasivos o quirúrgicos y adaptaciones; pero muy poco en los tratamientos de enfermedades crónicas e invalidantes. El principal objetivo entonces es «mejorar la calidad de vida» Ello significa dos cosas; primero: que dicha enfermedad progrese muy lentamente, utilizando muy pocos medicamentos de «farmacia» y segundo: que las complicaciones y limitaciones, aparezcan mucho tiempo después. ¡Un gran éxito!
  6. LOS «BUENOS HÁBITOS» EN LA VIDA COTIDIANA, GARANTIZAN EL 50% DE LOS «BUENOS «RESULTADOS» Y LA «LONGEVIDAD» SALUDABLE. La herencia genética o «antecedentes personales de enfermedades» sólo condicionan el 25% de nuestra longevidad, mientras que el 75% restante se debe a nuestro estilo de vida. Los hábitos cotidianos como: la alimentación sana, ejercicio adecuado, trabajo moderado, buen descanso y recreación; evitación del tabaco, el estrés, y cualquier otra dependencia, así como el control de los «factores de riesgo cardiovasculares» nos ayudan a «prolongar saludablemente la vida»
  7. CONTROLAR LOS SINTOMAS INVALIDANTES DE LAS ENFERMEDADES, ES EL GRAN OBJETIVO, AUNQUE NO DESAPAREZCAN. No podemos curar las enfermedades crónicas; pero sí podemos controlar sus síntomas más invalidantes; por ejemplo el «dolor». Ello significa dos cosas: primero, que sea mucho menos intenso, y segundo, que responda más rápidamente a menores dosis de analgésicos, disminuyendo así su uso, hasta niveles mínimos. Lo mismo ocurre con cualquier otro síntoma. ¡Esto también es mejorar… y mucho!
  8. LA MALA ATENCIÓN Y ASISTENCIA AL «SER HUMANO», ES UNA ENFERMEDAD SOCIAL, QUE TAMBIÉN PUEDE LLEVAR A LA MUERTE. La mala praxis y los errores médicos, son la tercer causa de muerte en muchos países. Pero también lo son la apatía, la indolencia, la indiferencia o la incomprensión por parte del o los profesionales y agentes del sistema actual de salud. Turnos a distancia que se hacen eternos para el paciente, estudios y diagnósticos que llegan tarde, cuando ya poco se puede hacer; obras y seguros sociales que «no autorizan» tal o cual práctica médica… A veces llevan a la discapacidad y la muerte, mucho más rápido, que la propia enfermedad.

(*) Médico Geriatra. M.P. N° 2727.

30/10/2020 0 comments 150 views

La respuesta es sí. Hoy, se puede recurrir a un abordaje «integral» a fin de que cada paciente incorpore buenos y definitivos hábitos. La artrosis no se cura y avanza, por lo que es importante tratarla.

Dr. Guillermo A. Piovano (*)

La artrosis es una enfermedad silenciosa, que avanza afectando las pequeñas y grandes articulaciones de los huesos, siendo las más frecuentes los dedos de la manos (nudillos que están cerca de las uñas), la muñeca, la columna cervical, la columna lumbo-sacra, caderas y rodillas.

Es una enfermedad crónica, es decir que nunca se detiene, y a la vez invalidante, porque una vez que se manifestó genera limitaciones en el movimiento, y dolores cada vez mayores.

Historias repetidas

Las historias de artrosis se repite en la gran mayoría de los pacientes que la padecen, que tienen entre 50 y 90 años.

Durante los primeros 5 a 10 años, inclusive más, el paciente toma antiinflamatorios de venta «libre», sin advertir que está «tratando» un síntoma que tarde o temprano se convertirá en verdugo «insoportable».

Es allí cuando decide consultar, y recibe la noticia de su traumatólogo acerca de que la única solución es la cirugía y reemplazo con prótesis adecuadas; o bien que continúe con analgésicos, control del peso y actividad física hasta que se decida «operar».

¿Cuál es el mejor tratamiento? Hay que tener en cuenta seis premisas:

1. Aquel que se active cuanto antes. Hacer un diagnóstico bien temprano es muy importante. No hay que esperar a sentir dolor insoportable para consultar. Cuando apenas aparece, hacer la consulta. Allí el médico hará un triple diagnóstico:

-Si tiene artrosis? Sí o no

-¿Cuántas articulaciones son las afectadas?

-¿Si la enfermedad es leve, moderada o grave?

2. Aquel que permita, aplanar la curva de «evolución». Es decir que en vez de que avance a 140 km por hora (a modo de ejemplo) lo haga a 40 km por hora. O sea que «posterga» la aparición de limitaciones y eventuales cirugías.

3. Aquel que permita el «control del dolor». Esto significa dos cosas. Por un lado que el dolor obviamente sin desaparecer disminuya considerablemente de intensidad; y segundo que responda más «rápidamente» a diferentes anti-inflamatorios. Uno de los éxitos del tratamiento es que el paciente disminuya el 70 % su uso.

4. Aquel que permita «nutrir» el cartílago de los huesos, a fin de que resista más la destrucción de la enfermedad, combinando una técnica que alcance a «todas las articulaciones» del cuerpo: columna, cervical y lumbo-sacra, caderas, rodillas, manos y muñecas, hombros; etc.

5. Aquel que logra «recuperar» al paciente la posibilidad de moverse y realizar las tareas de la vida diaria de manera «estable y placentera», en forma progresiva y constante.

6. Aquel que logre «involucrar» al paciente para un control del peso y rutina de actividad física propicios, integrando el cuerpo con las emociones y el espíritu.

El tratamiento

¿Existe tal tratamiento? ¡Sí! Hoy podemos recurrir a un abordaje «integral» a fin de que cada paciente incorpore buenos y definitivos hábitos para el control de peso y la actividad física «correcta».

La nutrición del cartílago, fundamental para el control del dolor y desaceleración de la enfermedad, se realiza mediante la inoculación intramuscular (en glúteos) de proteínas de origen «biológico».

Este tratamiento se logra con una dosis de «impregnación» (mucho volumen en el menor tiempo posible) los primeros 6 meses; para luego continuar con una dosis de mantenimiento mes por medio.

Con más de 2.500 pacientes tratados, hemos observado:

– Control del dolor en los primeros 3 meses.

– Recuperación de la movilidad en forma progresiva.

– Disminución del 70 % en el uso de anti-inflamatorios.

– Mejoría en la calidad de vida y bienestar del paciente.

– Mayor autonomía en las actividades de la vida diaria.

– Descenso programado y vigilado del peso, en caso de ser necesario.

– La importancia del acompañamiento médico permanente.

Una pregunta y respuesta final. ¿Es correcto tomar «cartílagos» de venta libre, publicado en los medios? Claramente «NO». Ningún tratamiento con «medicinas» es correcto sin «el médico» que lo indique, cualquiera sea.

¡No se trata de un medicamento o un producto! Se trata de «un abordaje integral» que se complementa con el correcto examen físico exhaustivo; la realización «a tiempo» de los estudios para evaluar no solamente si tiene artrosis sino cualquier otra enfermedad que aún no ha sido diagnosticada e influye en forma directa en el deterioro general del paciente. Se trata de sostener y acompañar al paciente, en cada logro por más pequeño que parezca y sobre todo en el arte de la medicina de «combinar» todos los recursos disponibles para el mejor resultado.

(*) Médico Geriatra. M.P. N° 2727.

16/10/2020 0 comments 227 views

El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Dra. Mercedes Sañudo (*)

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer, y es uno de los pocos tumores que pueden ser detectados con un método sencillo antes de que manifieste síntomas. La detección de esta enfermedad en etapas iniciales es lo que determina las posibilidades de curación.

La mamografía permite detectar algunas lesiones en la mama antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Desde Diagnóstico por Imágenes Junín nos comprometemos a brindarles la mejor atención, con equipos de altísima tecnología y profesionales especializados en Imágenes de la Mujer, con la ventaja de manejar e integrar todos los métodos: mamografía digital directa, mamografía 3D o Tomosíntesis, ecografía Doppler, resonancia magnética 3Tesla, intervencionismo.

Los controles según la edad

La Sociedad Argentina de Mastología recomienda realizar una mamografía de base a los 35 años y en forma anual a partir de los 40 años en las mujeres que no tienen antecedentes familiares de primer grado de cáncer de mama, es decir madre o hermana.

En caso de tenerlos, se sugiere comenzar con una mamografía de base 10 años antes de la edad de presentación en el familiar.

Las mujeres jóvenes por lo general tienen «mama densa», esto significa que el tejido glandular de la mama predomina con respecto al tejido graso, y esta condición que es totalmente normal, puede dificultar la visualización de nódulos en la mamografía. Estas pacientes se benefician agregando al estudio mamográfico, una ecografía mamaria.

En las mujeres menores de 40 años las estrategias de detección de esta enfermedad se basan en el examen palpatorio realizado por el médico especialista (ginecólogo o mastólogo), el autoexamen mamario y la ecografía.

Ningún otro método de imágenes ni el autoexamen mamario reemplazan a la mamografía a partir de los 40 años, no obstante, otros estudios pueden indicarse luego de la primera mamografía en algunos casos, como por ejemplo una ecografía mamaria, mamografía 3D o tomosíntesis, compresiones y magnificaciones, resonancia magnética o biopsias.

En el área de Imágenes de la Mujer de Diagnóstico por Imágenes Junín, disponemos de la mejor tecnología, profesionales Técnicos y Médicos especialistas en la materia, y la posibilidad de realizarse todos los estudios necesarios en el mismo lugar:

(*) Médica. Especialista En Diagnóstico por Imágenes. M.P. N° 5251.

La detección del cáncer de mama en etapas iniciales es lo que determina las posibilidades de curación.