Salud

22/07/2020 0 comments 316 views
Los efectos del COVID-19 sobre los pulmones son bien conocidos, pero a medida que continúa la pandemia, hay más información respecto a...
17/07/2020 0 comments 221 views
En tiempos de COVID-19 las consultas se vuelven tardías y el riesgo de vida de los pacientes que presentan un accidente cerebrovascular...
17/07/2020 0 comments 181 views

El control es importante para evitar el desarrollo de trombosis venosa profunda que puede desencadenar en embolismo pulmonar, considerada una complicación grave. La Flebografía con Tomógrafo Multislice permite un diagnóstico adecuado para determinar los pasos a seguir.
</FIRMA>Dra. Natalia Negretti/ Dr. Miguel Lo Vuolo (*)

</TEXTO>El sistema venoso es el encargado de realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. En las piernas, hay dos sistemas que permiten este retorno: unas pequeñas válvulas en las paredes de las venas, y el sistema conocido como bomba muscular, mediante el cual con la contracción de los músculos se facilita el flujo ascendente de la sangre. La Insuficiencia venosa es el resultado de la falla en alguno de estos mecanismos. Como consecuencia, la sangre se acumula en las venas, lo cual predispone a la formación de várices, y sus principales síntomas son el dolor y las piernas cansadas. Es más frecuente en mujeres a partir de los treinta y cinco años, durante el embarazo, en personas con exceso de peso o en quienes permanecen sentados o de pie por mucho tiempo, dado que la bomba muscular no se activa.
El diagnóstico de Insuficiencia venosa lo realiza un médico especialista (flebólogo o cirujano vascular), contando con herramientas de diagnóstico por imágenes entre las cuales destacan el ecoDoppler venoso y la Flebotomografía (FleboTC).
El ecoDoppler venoso es una ecografía de las venas, en este caso de las piernas. Es un método que no utiliza radiaciones ionizantes y no necesita preparación por parte del paciente. Aporta información sobre la circulación de la sangre a través de las venas y permite detectar coágulos de sangre en el interior de las mismas.
La FleboTC es un método innovador, complementario, que permite demostrar al cirujano vascular un “mapa” del sistema venoso, conociendo de esta manera variantes anatómicas o patologías específicas de las venas, que son fundamentales conocer antes de planificar un tratamiento. Dentro de las ventajas se mencionan la visualización completa del sistema venoso desde el abdomen hasta los pies con una sola adquisición de imágenes, y si bien se utiliza contraste endovenoso, el mismo se diluye reduciendo al mínimo la probabilidad de efectos adversos. Como única desventaja se menciona la utilización de radiación ionizante, por lo que está contraindicada en mujeres embarazadas.
En Diagnóstico por Imágenes se trabaja en conjunto con médicos flebólogos, cirujanos vasculares y médicos especialistas, quienes realizan el ecoDoppler venoso y la FleboTC, estudios que se complementan entre sí para brindar un diagnóstico de insuficiencia venosa y sus causas, como así también un plan de tratamiento adecuado para cada paciente.

 

(*)Médica (Mat. Prov. N° 6223) / Especialista en Diagnóstico por Imágenes (Mat. Prov. N° 6223). Profesionales de Diagnóstico por Imágenes Junín.

14/07/2020 0 comments 221 views
La frase “vestite como una cebolla” es muy utilizada cuando las bajas temperaturas se sienten. La idea es ir sacándose capas de...
14/07/2020 0 comments 388 views
Gripe y bronquiolitis son las patologías más frecuentes cuando empiezan a registrarse las bajas temperaturas. La buena noticia es que existen medidas...
22/06/2020 0 comments 251 views
Los médicos recomiendan un control prostático anual en hombres a partir de los 45 años, y a partir de los 40 años...
12/06/2020 0 comments 302 views

Si no es usted mismo, seguro tendrá un conocido que a pesar de que arrancó el frío llega de mangas cortas, o el que por el contrario, ya esta usando bufanda y guantes apenas inició el otoño. ¿Qué pasa con el termostato de las personas?

Dr. Hugo D. Valderrama (*)

 

La mitad de las personas que sufren una amputación, siguen sintiendo sensaciones de frío, calor o tacto, a pesar de que esa parte de cuerpo ya no está, se lo denomina “miembro fantasma”. Sucede porque las neuronas que tenían a cargo recibir información de esa parte del cuerpo, sigue cruzando información con la de otras partes de manera errónea, hasta que logren reconfigurarse. Es una forma cruda de ejemplificar que es nuestro cerebro el que da la interpretación subjetiva a lo que ya captan nuestros sentidos de la realidad, de una forma particular para nuestra especie.

La sensación de frío o el calor es una alarma ubicada en el hipotálamo, en el medio del cerebro, que funciona como un “termostato” para evitar que vayamos a sufrir de hipo o hipertermia. Es por ello, que aún dejando de lado múltiples variables que influyen de manera directa sobre la temperatura corporal, el cerebro de una persona u otra, o la misma persona en diferentes momentos de su vida, puede variar en la percepción de una misma temperatura. Esto se debe a fenómenos como:

Umbral y atención a las alarmas del cerebro: se pueden modificar o desviar frente a necesidades básicas, como el frío o el calor, de forma variable pero siempre limitada, o sea hasta cierto punto. Por acostumbramiento o entrenamiento frente a la exposición, como vivir en un país con temperaturas extremas, o focalización en otro estímulo o tarea, la cual nos entusiasma, sorprende o nos amenaza.

Neuronas espejo: que tienden a imitar lo que observamos, o sea, si a pesar de que esta fresco todos están en manga cortas y nos dicen que hace calor, podemos a llegar percibir algo menos de frío que si vemos a todos abrigados.

Estado de ánimo: algunos datos muestran que cuando las personas están aisladas mucho tiempo y/o depresivas, tienden a sentir más frío.

Receptores neuronales en la piel: la actividad de estos receptores de frío y calor, también puede variar con la edad y según nuestras experiencias; por ejemplo, someterse al nado en temperaturas extremas frecuentemente.

Múltiples factores

Por otro lado, hay un gran cantidad de múltiples factores fisiológicos y patológicos, que influyen sobre la regulación de la temperatura real del cuerpo, más allá de la devolución que luego el cerebro nos da como interpretación de esta temperatura. Estos son solo algunos de ellos:

Grasa corporal y masa muscular: Cuanto más, menos pérdida de calor, entonces soportará más el frío, pero también sufrirá más el calor.

Hormonas: alteraciones endocrinas variadas, como el hiper o hipotiroidismo, o fisiológicas como cambios hormonales en la adolescencia, ciclo menstrual y meno/andropausia.

Déficit nutricionales: una de las más importante es la vitamina B12, que puede causar sensación de pérdida de temperatura, adormecimiento en algunas partes del cuerpo y cierta debilidad.

Sistema circulatorio: algunas veces, el frío constante tanto en las piernas como en los brazos, puede tratarse de un signo de problemas arteriales o venosos, presión baja o anemias.

Estrés y agotamiento: la fatiga crónica puede conducir a una disminución del funcionamiento del metabolismo.

Ejercicio físico: el ejercicio aeróbico, no en exceso y regular, es necesario para un correcto metabolismo y para la circulación sanguínea.

Falta de Hidratación: el agua logra mantener el calor corporal, por lo que la falta de la misma hace que el cuerpo tenga que buscar factores reguladores en otras partes.

Si tiene dudas sobre lo que podrían llegar a ser síntomas, no dude en realizar una consulta a su médico para despejarlas.

(*) Médico Neurólogo – Máster en Neurociencias. M.P. 5010.

12/06/2020 0 comments 308 views
El coronavirus modificó la vida de todos, e incrementó el tiempo de exposición frente a las pantallas. ¿Cómo afecta ésto en la...
12/06/2020 0 comments 309 views
El Colegio de Farmacéuticos de Santa Fe, 1era. Circunscripción, advierte los riesgos que puede tener automedicarse y apela a no hacerlo. La...