Consejos para una vida saludable

Publicado por: 09/03/2018 0 comments 334 views

Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio, comer despacio
y realizar actividad física moderada son algunas de las recomendaciones del Centro de Estética
Michelle Farr.

La visita a un profesional de la salud es muy importante al momento de decidir optar por una alimentación saludable, y es fundamental la personalización de una propuesta adecuada. Cada persona es diferente y sus necesidades varían en función de su estilo de vida.

Por ello, en los centros de estética siempre se realiza un diagnóstico muy preciso para tener resultados óptimos. A continuación, una serie de consejos para mantener una vida saludable.

-Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física.
– Realizar cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena), incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites.
– Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa.
– Comer tranquilo, en lo posible acompañado de moderar el tamaño de las porciones.
– Elegir alimentos preparados en casa en lugar de procesados.
– A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua. No esperar a tener sed para
hidratarse.
– Para lavar los alimentos y cocinar, el agua debe ser segura.
– Consumir a diario variedad de frutas y verduras de distintos tipos y colores.
– Ingerir al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día. Su consumo
disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.
-Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio. Para reemplazarla utilizar condimentos de todo tipo (pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano). Disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.
– Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.
– Restringir el consumo de manteca, margarina, grasa animal y crema de leche.
– Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados.
– Al consumir carnes quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado e incluir huevo.

– Incorporar cereales preferentemente integrales, legumbres, papa, batata, choclo o mandioca a la dieta.
– Consumir aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas.

– Siempre consultar a un profesional que sabrá asesorar y equilibrar todos los aspectos para alcanzar una vida saludable a medida de cada uno.