Discapacidad: la importancia de una actividad en cuarentena

Publicado por: 19/08/2020 0 comments 76 views

La actividad física, el estar en movimiento, es fundamental para cualquier persona. Pero mucho más lo es para una persona discapacitada. Muchas veces, la falta de estos ejercicios lleva al debilitamiento y perdida de movilidad. ¿Qué pasa con los discapacitados en tiempos de pandemia?

En personas con alguna discapacidad, en tiempos de pandemia y de confinamiento en casa, ¿la interrupción de las actividades físicas que se llevan a cabo en las sesiones de kinesiología puede tener consecuencias? El Licenciado Diego Cebey, kinesiólogo especializado en discapacidad, expresa que «una pausa en los tratamientos físicos es variable, desde ya lleva al debilitamiento, pero también a la perdida de movilidad muchas veces. El hecho de quitarles la rutina las desorganiza y las lleva a cambios nada positivos en su carácter. Muchas veces hasta se ponen violentos, estando acostumbrados a descargar la energía con actividad física que ahora no tienen en su día a día».

A partir del inicio de la cuarentena se pudieron desarrollar muchas tareas de manera online pero en este caso, el ejercicio no obtiene el mismo rendimiento virtualmente. «Si hubiésemos tenido el tiempo necesario para prepararnos y armar rutinas o programas, sería distinto, sólo por la falta de hábito en su uso», opina el Licenciado.

En estos meses de confinamiento son los padres y madres quienes no sólo están interviniendo en la clase escolar o artística de cada niño/a sino también en la colaboración a la hora de realizar las actividades kinesiológicas virtuales. «Desde ya que es importantísima la ayuda de los padres y madres para poder afrontar el tratamiento en forma remota, para esto se les envía videos sencillos y explicaciones claras, teniendo en cuenta los defectos comunes de cada ejercicio y sus cuidados. No se les da actividades que puedan tener algún riesgo», comenta Cebey.

Es necesario poder llevar a cabo estas sesiones aunque sea remotamente ya que al no hacerlo se genera un sedentarismo difícil de revertir tanto físico como mental, así como también para cuidar el vínculo entre profesional/paciente.

Discapacitados con Covid-19

En cuanto a los espacios destinados a la recuperación de los pacientes que son COVID-19 positivos, es necesario entender si están preparados para atender a personas con discapacidad, desde el equipamiento como sillas de ruedas y camas ortopédicas. Si bien es una situación completamente nueva y para la que no hay un protocolo establecido, el área de la discapacidad no se trató desde un principio con prioridad, lo que complica aún más los tratamientos.

«Los padres y madres asisten para que sus hijos/as sufran lo menos posible pero también hay que tener en cuenta su salud mental, no es fácil hacerlo sin ayuda profesional, creo que siguiendo los protocolos de sanidad de a poco se puede atender espaciadamente a los pacientes» detalla el Licenciado.

La mejor recomendación que se puede brindar es no perder la continuidad de cualquier actividad que ayude a desarrollar cada día la motricidad, «desde casa podemos incentivarlos ya sea subiendo y bajando escaleras, armando rompecabezas, cocinando, etc.» concluye Diego Cebey.

En cuanto a los espacios destinados a la recuperación de los pacientes que son COVID-19 positivos, es necesario entender si están preparados para atender a personas con discapacidad, desde el equipamiento como sillas de ruedas y camas ortopédicas. Si bien es una situación completamente nueva y para la que no hay un protocolo establecido, el área de la discapacidad no se trató desde un principio con prioridad, lo que complica aún más los tratamientos.