ECOGRAFÍAS EN EL EMBARAZO: ¿Qué debemos ver?

Publicado por: 12/08/2016 0 comments 52 views

Lo más importante de realizar las ecografías durante el embarazo, es poder evaluar el desarrollo y crecimiento del feto. Se recomienda realizar una por cada trimestre.

Cuando el test de embarazo nos da positivo, lo primero que le preguntamos al médico obstetra es: ¿cuándo me puedo hacer la ecografía? Y cuando hacemos la primera ecografía, volvemos a preguntar: “Y… ¿cuándo me puedo hacer otra y ver qué es? Y ¿la 4D?

La mayoría de las mujeres tenemos una obsesión con las ecografías en el embarazo. Y también un montón de dudas y desconocimiento al respecto.

Las consultas más frecuentes  en la sala de ecografía son: ¿cuándo puedo ver el sexo del bebe? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto mide? ¿Cuánto va a pesar al nacer? ¿Tiene síndrome de Down?

¿Es más importante saber el sexo del bebé que saber si el bebé crece adecuadamente?

Lo más importante de realizar las ecografías durante el embarazo, es poder evaluar el desarrollo y crecimiento del feto. Pesquisando condiciones patológicas que requieran tomar conductas durante el embarazo o en el momento de elegir entre parto o cesárea, el correcto lugar de nacimiento del bebe, etcétera.

 

Las tres ecografías que deberíamos realizar en forma obligatoria son:

1- Semana 11- 14 (primer trimestre)

2- Semana 22- 24 (segundo trimestre)

3- Semana 32 en adelante (tercer trimestre)

 

Ecografía entre las semanas 11 y 14:

La primera ecografía sirve para:

–  Certificar el embarazo, presencia de embrión (bebé), y número de embriones.

–  Que el mismo sea normoinserto (o sea que esté dentro del útero y no sea un embarazo ectópico o fuera de lugar)

–  Verificar la presencia de actividad cardíaca en el embrión (muchas veces no es posible antes de la semana 6. Por eso, no se recomienda realizar una ecografía tan tempranamente)

 Fechar el embarazo. Con la medida del embrión en la primer ecografía, sabemos de cuántas semanas estamos y establecer la Fecha Probable de Nacimiento.

 

Además de lo descripto anteriormente sobre la primera ecografía, en esta fecha podemos evaluar algunos puntos del bebé que sirven como “marcadores de cromosomopatías”. Las cromosomopatías son alteraciones genéticas, que pueden producir anomalías estructurales en el bebé, que si son significativas, pueden visualizarse con ecografía prenatal. Un ejemplo es el Síndrome de Down.

Los marcadores más conocidos son la Translucencia Nucal (espacio que se encuentra por detrás de la nuca del bebé) y la presencia o ausencia de Hueso Nasal.

Si estas medidas se encuentran alteradas, aumenta el riesgo de probabilidad de que el bebé tenga alguna alteración genética. De cualquier manera, por sí solas, no significan que así sea. La única manera certera de saber si el bebé posee una cromosomopatía, es a través de un análisis de ADN, que se realiza mediante una punción de placenta o de líquido amniótico.

 

Ecografía entre las semanas 22 y 24 (ecografía morfológica):

En este período, la relación entre el tamaño fetal y la cantidad de líquido amniótico, facilitan la visualización por ecografía de los órganos del bebé.

Además de medir la cabecita, la pancita y el fémur, para evaluar el peso y crecimiento del bebé, se toman medidas accesorias y se evalúan casi todos los órganos, certificando su presencia y su adecuada forma y tamaño. Debe realizarse por un profesional entrenado.

Se descartan muchas malformaciones fetales, como la hidrocefalia, labio leporino, mielomeningocele, falta de cerrado de la pared abdominal (gastrosquisis), algunas alteraciones de los miembros. También se descartan algunas cardiopatías.

Existen algunas condiciones anormales que tal vez no son evidentes entre las semanas 22 y 24, pues evolucionan luego a lo largo del embarazo.

 

Ecografía después de las 32 semanas:

Sirve para evaluar la posición fetal, el crecimiento, su peso aproximado, cantidad de líquido amniótico, características de la placenta y eventualmente, alguna patología que pueda aparecer después de la ecografía morfológica.

                                           

Ecografías complementarias:

Ecocardiografía fetal: se realiza preferentemente en la semana 29. La realiza un profesional especializado en corazón fetal, habitualmente cardiólogos infantiles. Se hace si en la ecografía morfológica se detectó alguna alteración, para evaluar en detalle, y dar un diagnóstico. También en historia familiar de malformaciones cardíacas o madre con Diabetes o Lupus.

Ecografía Doppler Fetal: se realiza cuando el crecimiento no es adecuado, si el peso del bebé es bajo para la edad gestacional, o si existen condiciones maternas como diabetes o hipertensión arterial. Mide el flujo sanguíneo de una arteria del cordón umbilical y de la cabecita del bebé, y de esta manera se puede saber si el flujo sanguíneo que llega al bebé es correcto, y por lo tanto también si los nutrientes y el oxigeno llegan al bebé adecuadamente.

 

Mercedes Sañudo

Esp. en Diagnóstico por Imágenes

M.P 5.251