Ejercicios al aire libre: una gran idea que requiere cuidados

Publicado por: 26/02/2019 0 comments 60 views

Santa Fe es una ciudad propicia para realizar actividades al aire libre como caminar, correr, andar en rollers o en bicicleta por los espacios que ofrece. Y febrero un mes ideal, sobre todo antes de que salga el sol en su máximo potencial y después de las 20 horas. Pero cuidado, porque también requiere ser responsables y tener en cuenta varias cuestiones.

Cada año es igual. Con la llegada del verano, aquellos que no movieron el cuerpo durante meses se deciden a mejorar su condición física a través de la práctica deportiva al aire libre. Pero muy pocos toman las precauciones necesarias. ¿El resultado?: la aparición de lesiones musculares, ligamentarias (entre las más comunes), quemaduras en la piel, deshidratación y hasta el riesgo de encontrar un problema cardíaco grave.
Caminar y correr son las actividades más realizadas. Otros optan por salir en bicicleta o en rollers o en sumarse a clases abiertas de zumba. Los más aventureros se animan a practicar deportes acuáticos, como kitesurf y remo, sobre todo los fines de semana.
Sin embargo, los especialistas advierten que el deporte no siempre significa salud. Sucede que una práctica, aunque sea recreativa, constituye un riesgo traumatológico o cardiovascular si no se realiza a conciencia.
El sedentarismo, la falta de acostumbramiento al desempeño físico y el agobio diario son algunos de los factores que detonan la necesidad en las personas de hacer algo con su cuerpo.
Es muy importante para la salud y el bienestar personal realizar alguna actividad física, pero siempre hay que recordar que el objetivo es hacerla para estar mejor. Esto significa que en ciertos casos se debe realizar con un previo control médico.
La mayoría de la gente no hace una preparación previa para los deportes de fin de semana y no se entrena para esa práctica. Muchos creen que por jugar en un rato libre están haciendo algo saludable y, en realidad, eso no es salud sino todo lo contrario. La mayoría de las personas que hacen estos ejercicios aislados, sin la preparación adecuada, se lesionan las rodillas, aparecen con lumbalgia y muchas patologías más.
Son pocos los “deportistas golondrinas” que toman los recaudos pertinentes para salir a hacer ejercicios. Arrancan la actividad de un momento a otro, sin haber hecho nada constante durante el año.
Otras desatenciones que cometen quienes hacen una actividad física sin la compañía de un profesor o entrenador son la flexibilidad anterior y la elongación final, algo que hacen muy pocos. Ésos son los principales métodos preventivos. Lo otro es lo invisible: son los entrenamientos sin la actividad propiamente dicha, es decir, el cuidado que hay que tener al momento de alimentarse, hacerse estudios e hidratarse correctamente. Los peligros como el sobrepeso y la presión, por ejemplo, forman parte de los riesgos cardiovasculares, que es lo más importante. Estas cuestiones están mucho más controladas en los deportes de alto rendimiento que en los recreativos; pocos tienen una prevención para realizar la actividad física.
Si bien cualquier espacio verde es un buen lugar para poner el cuerpo en movimiento, hay cuatro puntos más concurridos en nuestra ciudad: las Costaneras Este y Oeste, el Parque del Sur y el Parque Garay, aunque el primero parece ser el clásico de los santafesinos.
Pasado el mediodía, ya se pueden ver algunas personas haciendo ejercicio en la Costanera. La cantidad de gente va aumentando durante la tarde, hasta el anochecer. En conclusión: ejercitarse al aire libre está buenísimo, pero requiere de ciertos cuidados.

Hay que tomar precauciones
Dr. Adrián J. Modotti (*)

Los riesgos más frecuentes de la actividad física y los deportes están relacionados con las lesiones musculares, óseas y articulares. Estos eventos ocurren, por lo general, cuando el ejercicio es demasiado intenso para esa persona o bien cuando se comienza un deporte después de mucho tiempo de inactividad.
Es necesario tomar ciertas precauciones destinadas a la prevención de este tipo de lesiones. Uno de los puntos más importantes se relaciona con el período de calentamiento previo al inicio de la actividad y la “vuelta al frío” antes de suspenderla.
También es de suma importancia no imponerse metas demasiado exigentes para los primeros tiempos de la actividad. Esto lo llevaría a realizar ejercicios bruscos y muy intensos que pueden producir lesiones.
No es conveniente continuar con el ejercicio si existen dolores musculares o articulares. Lo mejor es suspender la actividad por lo menos hasta que un médico aconseje al respecto.
En cuanto a los síntomas que indican la presencia de una indisposición cardíaca, el dolor en el pecho, cuello, brazo u hombro izquierdo es uno de los más importantes; la palidez; transpiración fría; palpitaciones y la súbita debilidad o la falta de aire no deben ser ignoradas.
Ante la presencia de estos síntomas es necesario detener el ejercicio y consultar al médico.

(*) Médico de familia, medicina del deporte (M.P. N° 4407).

Para tener en cuenta a la hora de hacer ejercicios
Examen. Hacer una consulta médica previa a la realización de cualquier actividad que se desee hacer. Consta de tres partes: historia clínica y deportiva, la prueba física general y un electrocardiograma.
Programa. El comienzo de los ejercicios debe tener una intensidad que le permita mantener una conversación. Alternar días de trabajo prolongado con otros más suaves.
Nivel. No incrementar el esfuerzo a menos que note que ya no se fatiga con el que está realizando. Aumentar la duración del ejercicio en forma gradual, no más de 5 minutos por semana.
Sentidos. Escuchar al cuerpo y prestar atención a las propias sensaciones para no caer en un estado de fatiga crónica.
Períodos. Respetar los lapsos de recuperación o descanso, ya que forman parte del entrenamiento.
Nutricionista. Aquellas personas que tengan sobrepeso o una alimentación inadecuada deben realizar una consulta nutricional.