El mal de las papas fritas: el impacto directo que tienen contra las arterias coronarias

Publicado por: 04/07/2019 0 comments 91 views

Científicos confirman que el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón aumenta a medida que se consumen alimentos fritos.

Hasta el momento ningún estudio confirmaba con exactitud cómo actuaban las grasas de las papas fritas sobre las arterias coronarias encargadas de bombear sangre al corazón.

Finalmente, llegó una investigación llevada a cabo por el hospital VA Boston Healthcare System, que está a cargo del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos. Evaluaron las dietas de 154.663 miembros de las fuerzas armadas a través del Programa del Millón de Veteranos (MVP), que recopila datos de hombres y mujeres en servicio.

Mediante un cuestionario encontraron que en su mayoría, los voluntarios consumían alimentos fritos al menos una vez a la semana pero la papa frita, era la opción más repetida incluso de manera diaria. Luego se analizaron las historias clínicas para determinar si los veteranos, que tenían una edad promedio de 64 años, desarrollaron alguna enfermedad coronaria.

Durante un período de seguimiento de alrededor de tres años, se produjeron 6.953 muertes relacionadas con eventos cardiovasculares. Las conclusiones del estudio dirigido por Jacqueline Honerlaw fueron publicadas en la revista Clinical Nutrition. Afirman que el riesgo aumentó de acuerdo a la frecuencia de consumo de alimentos fritos. Por cada 1.000 veteranos que comieron frituras al menos una vez a la semana, 14.61 desarrollaron enfermedad de las arterias coronarias.

“Lo negativo para las arterias es el calentamiento del aceite que genera un proceso de hidrogenación que es tan malo como las grasas trans”, explica a ConBienestar el doctor Alberto Alves de Lima (MN 77821), cardiólogo, Jefe del Departamento de docencia e investigación del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). “Lo importante es moderar ‘los permitidos’ y equilibrar con hábitos saludables como la actividad física y evitar el cigarrillo”, señala.

Se considera que un alimento es alto en grasas cuando supera los cinco gramos por porción. Una opción mediana de papas fritas en cualquier casa de comidas rápidas tiene 15.

“El consejo es agregar los aceites en crudo como condimento, no aconsejamos las frituras como forma de preparación”, dice a ConBienestar la licenciada Rosa Fontana (MN 1028), miembro de la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND). “A través de grasas como el aceite recibimos ciertas sustancias que el organismo necesita y no puede elaborar, como los ácidos grasos esenciales, que son imprescindibles para el sistema nervioso. Además son una de las fuentes más importantes de vitamina E”, detalla la especialista.

Sobre el estudio en cuestión, los resultados no son sorprendentes, “dada la asociación entre la comida frita y el aumento de peso y la obesidad, además de la elevación del colesterol y los triglicéridos”, explica Alves de Lima. “Los ataques cardíacos ocurren debido a que las placas de colesterol se acumulan en las arterias coronarias”, agrega el médico e insiste en que lo más importante es que la dieta sea completa y equilibrada.