El paso de los años y las marcas en el cutis

Publicado por: 09/09/2016 0 comments 58 views

Guste o no, el paso del tiempo deja sus huellas en la piel, que está expuesta al sol durante décadas. La edad suele ir acompañada de manchas en las manos, en el rostro y en el cuello. Por lo general, son pigmentaciones que no tienen mayor consecuencia, pero siempre se recomienda analizarlas o tenerlas presentes para no dejar que se conviertan en algo maligno.

¿Por qué aparecen? Las capas más epidérmicas viven un recambio constante. Las capas más inferiores de la piel forman nuevas células que van ocupando lugares superiores y expulsan las células más viejas. En principio, ese es el modo que tiene la piel de renovarse. Pero ese mismo mecanismo puede llevar a que aparezcan pequeñas fallas.

Esas fallas pueden darse por diferentes motivos. Puede ser por la exposición al sol o por una predisposición genética a las manchas de la vejez. Por lo general, es algo que suele darse en teces más claras. Pero las manchas no sólo son un síntoma del paso de los años. A veces también aparecen en mujeres jóvenes que toman anticonceptivos y que producen una mayor sensibilidad a la radiación solar.

Son manchas que se diferencian claramente de los lunares y de las marcas de nacimiento. Son mucho más discretas y suelen ser catalogadas como las pecas, es decir, como pigmentaciones benignas. Si el dermatólogo descarta que sean peligrosas, no hay razón para actuar en su contra desde un punto de vista médico. Lo único que podría motivar una acción es la estética.

En ese caso, existen varias posibilidades. Una son las cremas blanqueadoras. Otra, los peelings, que contienen preparados químicos con ácidos de frutas que descaman la piel en el sector de la mancha, permitiendo que se genere un cutis más claro. Este método debería ser aplicado por un dermatólogo para evitar que surjan cicatrices. Y el método más efectivo es la aplicación de láser, que opera con fuertes impulsos que destruyen el pigmento.

Por lo general, los especialistas no dan ninguna garantía de que una vez terminado el procedimiento las manchas de la vejez serán cosa del pasado. El mejor modo de evitar estas manchas es cuidarse de la radiación solar. Y no a partir de cualquier edad, sino desde pequeño.