En la provincia, 1 de cada 70 chicos tiene autismo

Publicado por: 14/11/2018 0 comments 28 views

La estadística fue señalada por la Licenciada en Psicopedagogía Melina Abba, directora del espacio psicoterapéutico Ciclos. El psicólogo y fonoaudiólogo español Víctor Rodríguez habló con VIVÍ MEJOR sobre este trastorno que aumentó notablemente en la última década.

Mónica Ritacca

El autismo es un trastorno neurobiológico complejo que dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como Trastornos del Espectro Autista (TEA). En la provincia de Santa Fe, 1 de cada 70 niños tiene autismo. La estadística, que coincide a nivel mundial, fue referida por la Licenciada en Psicopedagogía Melina Abba, quien es además la directora del espacio psicoterapéutico Ciclos.

Hace un tiempo, VIVÍ MEJOR tuvo la posibilidad de conversar con el licenciado Víctor Rodríguez, un psicólogo y fonoaudiólogo español, especialista en autismo, que arribó a la ciudad en el marco de un evento organizado por Ciclos. Este profesional remarcó la importancia de un diagnóstico temprano de este trastorno a los fines de un mejor pronóstico en la vida del niño que lo padece.

— ¿De qué hablamos cuando hablamos de autismo?
— Hablamos de una alteración en el desarrollo de áreas que cualquier niño desarrolla en los primeros años de vida. Por ejemplo, una alteración en el desarrollo del lenguaje, en la interacción con personas de su alrededor, ya sean niños o adultos. En un niño con autismo se observan patrones de comportamiento que no tiene un niño típico. Alinea objetos, da vueltas, fija la mirada en algo… Es una patología que generalmente se desarrolla a partir de los dos años y medio que es muy importante detectar para empezar a intervenir lo antes posible.

— ¿En qué consiste esa intervención?
— Hasta el momento sabemos que no hay una causa orgánica del autismo. Por ello, las intervenciones, mayoritariamente, se centran en enseñar al niño. Son tratamientos psico-educativos donde la idea es dotarlo de habilidades para que comience a comunicarse, desarrolle juegos de manera más apropiada… El desarrollo de estas habilidades será lo que a futuro le permita mayor calidad de vida tanto para el niño como para su familia. Digamos que la intervención se centra en estructurar la vida del niño facilitándole su aprendizaje. Un niño típico aprende de forma rápida. Generaliza y es capaz de aprender sin que nadie le enseñe. Y ese es un objetivo que necesitamos seguir en un niño con autismo. No solo que aprenda cosas que antes no sabía si no que pueda acelerar la velocidad con la que aprende. A tal punto de que no necesite un aprendizaje explícito para aprender algo nuevo.

— ¿El rol de los padres y las escuelas es fundamental?
— El rol de los padres y de las instituciones educativas es tan crucial como lo es para un niño típico. Se sabe que un 80 % de lo que somos de adulto es producto de lo que nuestros padres y entorno educativo nos aportaron. Como padres, tener que hacer frente a diferentes situaciones que tiene un niño con autismo no es fácil pero debemos hacerlo. Debemos reconocerlo porque cuanto antes se detecte mejor será el pronóstico.

—Según las estadísticas, ¿aumentaron los casos de niños con autismo?
—Hace 15 años se decía que en el mundo había 5 chicos con autismo por cada 10 mil. Hoy hay 1 por cada 68. Al final, el autismo es la patología de la infancia más común y está por encima de otras conocidas como cáncer, diabetes y síndrome de down. No se conoce la causa de esta patología porque el número de factores posibles es muy grande. Van desde la concepción del niño hasta pasado los dos años, o sea que cualquier cosa es un factor de riesgo. Hay diversas teorías sobre posibles factores que lo producen, por lo que se cree que es una patología cuya causa es multifactorial.

— ¿Qué pasa cuando el niño deja de ser niño y ya es adulto?
— Obviamente el reflejo de lo que un niño con autismo pueda desarrollar o no en su vida adulta va a ser un reflejo de lo que realizó en su primera infancia. Va a tener un impacto, pero es verdad que durante toda su vida estas personas van a tener que recibir acompañamiento. No hay un fármaco concreto para el abordaje del autismo. Lo que sí hay son medicamentos para reducir síntomas de impulsividad, agresividad, ansiedad… Los tratamientos para el autismo básicamente son educativos y se llevan a cabo durante toda la vida.

— ¿Cómo ve a la Argentina en el tratamiento de esta patología?
— Hace diez años que vengo a este país. Noto que hubo avances en cuanto a la detección temprana. Hoy, Argentina está en la línea de desarrollo del autismo con respecto a otros países. Estados Unidos y Canadá hacen diferencia respecto a todos, pero Argentina viene haciendo las cosas bien. Hoy, por dar un ejemplo, aquí hay obras sociales que reconocen los tratamientos; y eso en España no ocurre. Obviamente la situación es mejorable, pero creo que es un país que está avanzando.

 

Perfil

El Licenciado Víctor Rodríguez es psicólogo y logopeda (fonoaudiólogo), especializado en análisis conductual aplicado. Tiene 40 años y reside en Barcelona, España. Es director de la Fundación Planeta Imaginario y es docente de la Universidad de Barcelona.

 

Señales de alerta

Un niño con autismo:
• Evita la mirada.
• Tiene dificultad para manifestar sonrisa social.
• No responde a su nombre.
• Tiene preferencia por el juego solitario y se le dificulta compartir actividades con otros niños o adultos.
• Prosodia inusual.
• Ejecuta movimientos repetitivos con objetos o con su propio cuerpo.
• Presenta alteración en su expresión oral.
• Tiene escasez de lenguaje gestual y expresión emocional.
• Manifiesta llantos o risas sin motivo aparente.