Enfrentar el estrés haciendo stretching

Publicado por: 18/03/2019 0 comments 218 views

El stretching busca la relajación y el fortalecimiento de los músculos, a través de la respiración y la conciencia corporal. Esta actividad tiene diferentes objetivos, por ello es cada persona la que debe elegir qué quiere lograr. Algunas desean relajarse mientras que otras quieren mejorar su postura corporal.

Stretching es, desde hace un tiempo, una de las actividades más requeridas en los gimnasios. Algunos la eligen para “bajar un cambio y desestresarse”. Otros “para mantener y no perder una buena postura”; y hay quienes la realizan “para relajar los músculos”. Sea cual sea el motivo, se trata de una actividad con muchos beneficios, según el objetivo que quiera lograr la persona que la practique.
El stretching, que en castellano significa “estiramiento”, es una actividad de flexibilidad que pueden realizar todas las personas de cualquier edad, sean deportistas o no. Es algo que puede hacer cualquiera que quiera aumentar su flexibilidad corporal o mejorar postura y estabilidad. Es una clase relajante, que consiste en hacer posturas de estiramiento sostenidas en un lapso de tiempo que va desde los 10 a los 25 segundos con el propósito es estirar los diferentes grupos musculares.

La respiración, la clave
Ya es sabido que el ritmo de vida de hoy, acelerado, trae complicaciones a la salud. Por eso, stretching es una buena actividad para “bajar un cambio”, relajarse y descontracturarse. La tensión muscular que puede llegar a provocar el ámbito laboral, sobre todo a nivel cervical y lumbar, es la razón por la que muchos jóvenes hacen esta actividad.
Estirar los músculos ayuda a relajarse ya que se trata de respiración y movimiento. La respiración, ese ejercicio tan incorporado de inhalar y exhalar, es muy importante para desconectar con la vida diaria.
En esta actividad se trabaja mucho con la respiración, porque hay que exhalar cada vez que se estira un músculo. Es decir se coordina el movimiento con la respiración para lograr mejores resultados.

 

El stretching, que en castellano significa “estiramiento”, es una actividad de flexibilidad que pueden realizar todas las personas de cualquier edad, sean deportistas o no.

 

Tres reglas de oro
Dolor no, resistencia si. La primera regla, y posiblemente la más importante, es que durante los estiramientos no se debe sentir dolor: solamente se debe notar resistencia. El dolor es un mecanismo de aviso de nuestro sistema nervioso para comunicarnos que se puede producir una lesión, y esto es precisamente lo que estamos tratando de evitar a través de los estiramientos.
Movimientos controlados y mantenidos. La segunda regla del stretching es que los estiramientos deben ser mantenidos en el tiempo durante aproximadamente 20 o 30 segundos. Debemos estirar el músculo concreto y mantener esa tensión moderada durante un período corto de tiempo para después volver a relajarlo.
Cuidar la postura. No podés olvidar la correcta alineación corporal y corrección postural durante los estiramientos. Mantener una postura correcta, por ejemplo, durante un ejercicio de articulación de la columna, es vital para prevenir lesiones y sacar el máximo partido a nuestras sesiones de estiramientos.
Las pautas suelen ser similares en todos los ejercicios: hombros atrás y abajo, cintura escapular alineada, mirada al frente, pecho arriba, pelvis neutra… Son datos que debemos conocer y que el instructor debe transmitir a sus alumnos para llevar a cabo estiramientos seguros y efectivos.