Estrés: la principal causa de la caída del pelo

Publicado por: 17/08/2017 0 comments 575 views

A 7 de cada 10 argentinos se les cae el pelo y el estrés es la principal causa. Dermatólogos explican cuándo es necesario hacer una consulta para evitar esta situación.

La caída de pelo es uno de los motivos de consulta más frecuentes a los dermatólogos y esto se debe a la importancia cultural y social que ha adquirido el pelo en la sociedad actual y a que la mayoría de los hombres y mujeres presentan alguna forma de pérdida de pelo en algún momento de su vida.

Las causas de la excesiva caída del pelo son muy diferentes. Por eso, su dermatólogo le preguntará acerca de la dieta, medicamentos e incluso vitaminas que recibió durante los últimos meses, antecedentes familiares de alopecia (disminución o la falta de cabello o pelo en una zona que normalmente la posee), enfermedades recientes y hábitos de cuidado del cabello.

A las mujeres, además, les preguntará acerca de sus ciclos menstruales, embarazos recientes y menopausia. Luego le examinará el pelo y el cuero cabelludo, en ocasiones puede observar algunos pelos en el microscopio, solicitar análisis de laboratorio e incluso efectuar una biopsia de cuero cabelludo.

Aproximadamente el 90% de los pelos están en fase de crecimiento; esta fase tiene una duración de dos a seis años. El 10% restante está en una fase de reposo que dura de dos a tres meses. Al final de esta fase de reposo, los pelos caen.

Cabe aclarar que la caída de 50 a 100 cabellos por día es normal. Además, cuando un pelo cae rápidamente es reemplazado por un nuevo pelo originado en el mismo folículo y el ciclo de crecimiento comienza nuevamente: los pelos crecen aproximadamente 1 centímetro por mes.

Según la Sociedad Argentina de Dermatología, las siguientes situaciones son causa de alopecia:

– Dieta inadecuada: el pelo está constituido en su mayor parte por una proteína que también está presente en las uñas y la piel. Todas las personas -independientemente de la edad- deben ingerir una cantidad adecuada de proteínas para lograr mantener una producción normal de pelo. Así, algunas que tienen malos hábitos alimentarios o que efectúen dietas de choque libres de proteínas pueden desarrollar una desnutrición proteica. El cuerpo trata de ahorrar proteínas induciendo a los pelos a entrar en fase de reposo. A los dos a tres meses puede aparecer una caída masiva de pelo y los cabellos traccionados se desprenden fácilmente. Esta situación puede prevenirse y revertirse ingiriendo una cantidad adecuada de proteínas, presentes en alimentos como carne, pollo, pescado, huevo, legumbres, leche y quesos.

– Parto: durante el embarazo cae menos pelo del habitual, pero luego del parto muchos entran en fase de reposo. A los dos a tres meses, algunas mujeres notan al peinarse o lavarse caída de gran cantidad de pelo. Esta caída puede persistir de uno a seis meses, pero se resuelve completamente en la mayoría de los casos.

OTRAS CAUSAS

 – Fiebre elevada o infecciones importantes: puede haber caída de pelo, uno a tres meses después de haber presentado procesos infecciosos, fiebre elevada o un cuadro gripal importante. Usualmente esta caída se corrige espontáneamente.

– Cirugía mayor o enfermedades crónicas: uno a tres meses después de una cirugía mayor puede aparecer caída de pelo que -en general- cede en pocos meses. En las personas que presentan una enfermedad crónica, la caída puede persistir indefinidamente. La anemia y el déficit de hierro pueden ser causa de alopecia, principalmente en mujeres con dietas inadecuadas y menstruaciones abundantes.

– Enfermedades tiroideas: tanto la actividad exagerada (hipertiroidismo) como la disminuida (hipotiroidismo) pueden ocasionar alopecia. Consulte a su médico que a través de la consulta y análisis de laboratorio puede diagnosticarle un trastorno tiroideo. La caída de pelo asociada a enfermedad tiroidea puede revertirse con un tratamiento apropiado.

– Medicamentos o anticonceptivos orales: algunos medicamentos utilizados en el tratamiento de la artritis, gota, trastornos cardíacos, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, depresión, dosis altas de vitamina A, etc., pueden causar caída de pelo en un pequeño porcentaje de las personas que las reciben. Es poco común la pérdida de pelo mientras se reciben anticonceptivos orales. Es mucho más frecuente la caída de pelo a los dos a tres meses de la suspensión de los anticonceptivos, persiste durante unos seis meses y luego cede.

-Cuidado inapropiado del pelo: la utilización exagerada de tratamientos cosméticos químicos como tinturas, permanentes o alisados pueden tornar el pelo débil y quebradizo. El cabello también puede debilitarse si los productos son colocados durante más tiempo del aconsejado o si se efectúan dos procedimientos el mismo día. En estos casos, lo mejor es suspender su utilización hasta que el cabello se repare. El lavado, peinado y cepillado excesivo también dañan el pelo causando su ruptura. Utilice peines y cepillos de dientes separados y punta redondeada. Si usa hebillas, colitas o trenzas, evite una tracción excesiva y permanente, y altérnelas con peinados sueltos.

Según un estudio, el 70% de los argentinos padece caída de cabello por estrés, aunque no todos se den cuenta. Cuestiones como mala alimentación y problemas hormonales ocupan el 16 y el 9% respectivamente, mientras que a la herencia genética se le adjudica un 5%. Gran parte de la responsabilidad es del estrés propio de la vorágine cotidiana. Se trata de una enfermedad silenciosa, pero que ocasiona todo tipo de males tanto internos como externos al organismo.