Fuera de foco

Publicado por: 18/07/2019 0 comments 425 views

Niños y adolescentes pasan más tiempo con la atención y la dedicación puestas al servicio de la virtualidad en una plataforma de videos que en cualquier otra actividad real. Como adultos responsables, debemos abrir los ojos, fijar la vista y deshacernos del desinterés que está haciendo que dejemos de ser los referentes que nuestros hijos necesitan.


>Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

“—Antes me encantaba Fernanfloo, pero ahora me encanta Lucas— me dijo Patricio, con deleite— ¡Es el re-mejor de todos los youtubers del mundo!
—¿Ah, sí?— le pregunté— ¿Y eso por qué?
— Porque habla todo ashí, todo ashí, como los turros. Dice re-malas palabras, te enseña los trucos de los juegos y se c… de risa todo el tiempo. ¡Es genial!
—¿Genial?— repetí— ¿Por qué es genial?
—¡Porque tiene casi cuatro millones de suscriptores! Nadie tiene tantos. Y los que tienen tantos ¡es porque son geniales!

 

—¡Katie me mandó un saludo!— exclamó Ana, excitadísima, ni bien atravesó la puerta.
—¿Quién?
—¡Katie Ángel, Ale, la de Youtube!
—¿La youtuber?
—¡Sí! ¿Vos seguís su canal?
—No, no lo sigo. Solamente he visto un par videos.
—Ufffffffffffffffffff, bueno, no importa— su expresión pasó de la excitación a la decepción y luego regresó a la euforia—Yo estoy suscripta a su canal, que tiene como diez millones de suscriptores, y le escribo mensajes de que quiero ser como ella.
—¿Querés ser youtuber?
—Sí, pero como ella. Así que me voy a teñir de rubia y me voy a poner en los labios esas cosas que lo hacen grandes, para ser re-sexy”.

(Patricio tiene 9 años y Ana, 10).

Vivimos un tiempo en que los contenidos y las formas que nuestros hijos reciben a través de las pantallas son muy distintos a los de antaño. Hoy en día, niños y adolescentes pasan más tiempo con la atención y la dedicación puestas al servicio de la virtualidad en una plataforma de videos que en cualquier otra actividad real. El atractivo de esto radica en que, al ser interactivos, como espectadores se sienten muy cerca de quien realiza los videos, habida cuenta de que éstos se dirigen al público mirando a la cámara y hablan haciéndolos, de algún modo, partícipes.
Niños y adolescentes pasan innumerable cantidad de horas cautivados por personas que, de uno u otro modo, los persuaden y ofician ante ellos como referentes no precisamente constructivos, mostrándoles que es posible ganar fama y dinero, sin estudiar y, muchas veces, sin siquiera salir de una habitación. Seguir youtubers no es lo mismo que mirar películas o programas de televisión.
Como adultos responsables, debemos abrir los ojos, fijar la vista y deshacernos del desinterés y la desinformación que caracteriza a muchos de nosotros y que está haciendo que dejemos de ser los referentes que nuestros hijos necesitan. Pongamos manos a la obra y hagamos por combatir el fuera de foco del convencimiento que tienen respecto a que las palabras mal sonantes y la hipersexualización son ejemplos válidos a imitar. Si dejamos vacante nuestro rol, lo ocupará cualquiera que encuentre el modo de hacerse atractivo para ellos… y los iremos perdiendo, fagocitados por lo que hay detrás de una pantalla.

(*) Psicopedagoga.

 

Niños y adolescentes pasan innumerable cantidad de horas cautivados por personas que, de uno u otro modo, los persuaden y ofician ante ellos como referentes no precisamente constructivos, mostrándoles que es posible ganar fama y dinero, sin estudiar y, muchas veces, sin siquiera salir de una habitación.