Gastroenteritis, un cuadro típico que traen los días de mucho calor

Publicado por: 20/03/2017 0 comments 68 views

El Hospital de Niños Orlando Alassia atiende unos 50 casos por día de gastroenteritis, pese a la llegada del otoño. Es que las elevadas temperaturas siguen estando presentes. Extremar la higiene y cuidar la hidratación para evitar descompensaciones son medidas claves de prevención.

Dolor abdominal, vómitos, deposiciones líquidas abundantes, fiebre y cólicos. Esos son los síntomas habituales de la gastroenteritis, el cuadro que cada día presentan unos 50 pacientes en la guardia del Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia. Si bien la cantidad es numerosa, representa sólo el 21 % de los 230 pacientes diarios que llegan a la guardia por diferentes causas.

En el nosocomio indican que las consultas por gastroenteritis es la habitual de cada verano. “Con el calor, esta cantidad es la normal, al menos hasta que cambie el clima”, destacó el director, Dr. Osvaldo González Carrillo.

La relación de este cuadro viral y las altas temperaturas tienen dos causas. Por un lado, los alimentos pierden la cadena de frío y facilitan el crecimiento de gérmenes. También, el agua se contamina más fácil y en clubes, piletas y todo tipo de espacios comunes los pacientes están más en contacto con el virus. “Esto va a durar mientras dure el calor”, explicó el director del Alassia, quien recomendó acudir a consulta médica ante la aparición de deposiciones líquidas abundantes.

Por la pérdida de líquido, el principal cuidado es evitar la deshidratación. El paciente necesita líquido en forma continua y abundante, en pequeñas dosis continuas. “Cuando son chiquitos, las mamás deben estar atentas a que el chico orine porque la disminución de la orina es un indicio importante del nivel de deshidratación”, explicó González Carrillo.

En el caso de los lactantes pequeños, menores de 6 meses, quien debe hidratarse es la mamá para poder ofrecerle lactancia materna en forma más intensa. “Es importante no suministrarle agua a los lactantes, sino hidratar mejor a la mamá para que pueda darle la leche”, explicó la Dra. Mariela Allassia, directora adjunta del hospital.

Los niños deben evitar la exposición al sol y permanecer en lugares frescos. “Deben hidratarse con agua segura, evitar jugos y gaseosas, y beber sólo agua o jugos naturales hechos en casa”, agregó Allassia.

Cuidados

Como otros cuadros virales, la gastroenteritis suele durar de 3 a 4 días. Para evitar el contagio es fundamental reforzar la higiene personal y del hogar. “Cuando el chico empieza con diarrea es fundamental mantener el lavado de manos tanto de la mamá cuando como de toda la familia”, explicó González Carrillo.

El período de contagio suele ser de 7 a 10 días, si bien depende de cada paciente y del tiempo que lleve eliminar el virus en materia fecal.

Intoxicación

 Por la similitud de los síntomas, la gastroenteritis suele confundirse con la intoxicación producto de la ingesta de un alimento en mal estado.

En estos casos, el paciente que llega con diarrea líquida también presenta un cuadro respiratorio acompañado de fiebre. “El cuadro viral es diarrea líquida. En la intoxicación puede haber mocos y deposiciones con sangre, algo más característicos de los cuadros bacterianos”, explicó González Carrillo. En ambos casos, recomendó la desinfección del hogar, en especial el lavado de pisos con lavandina. “La gente suele subestimar que las bacterias sobreviven en la superficie, pero es importante la desinfección de los espacios”, concluyó.