¡Hay que abrazarse más!

Publicado por: 28/09/2016 0 comments 42 views

Los abrazos ayudan a conectar con los demás y presentan efectos físicos, psicológicos y emocionales muy positivos.

¿Cuántos abrazos diste y recibiste hoy? ¿Y ayer? ¿y mañana, cuántos planeas dar? Si bien los abrazos suelen darse de forma espontánea, buscar los momentos para concretarlos es una gran forma de mantenerse saludables.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, asegura que todos necesitamos de los abrazos y caricias desde que nacemos. Es que sus beneficios no sólo son emocionales y psicológicos sino también físicos.

Son varias las investigaciones que concluyen que abrazar favorece la reducción y prevención de algunas enfermedades. Por ejemplo, la Universidad de Carolina del Norte afirma que, cuando abrazamos a otras personas, la oxitocina, o más conocida como hormona del amor, incrementa y mejora la salud de nuestro corazón y el sistema cardiovascular. Además, al abrazar, activamos unos mecanorreceptores de la piel llamados Corpúsculos de Pacini, los cuales son los encargados de reducir la presión arterial.

El sistema nervioso también se ve impactado. En un abrazo se liberan otras hormonas, llamadas serotonina y dopamina, las cuales tienen un efecto sedante que produce una sensación de tranquilidad, bienestar y calma. Por eso, cuando estamos tristes, nerviosos o angustiados y recibimos un abrazo, nos sentimos mejor. Al elevarse la serotonina, poco a poco nuestro estado de ánimo mejora.

Otro estudio llevada a cabo en el Advanced Telecommunications Research Institute International de Kioto, en Japón, demostró cómo este tipo de contacto físico disminuye el estrés y la ansiedad. El mismo consisitió en que un grupo de personas conversara durante 15 minutos con sus parejas. Luego, algunas recibían un abrazo y otras no. Al evaluar los parámetros fisiológicos, los investigadores apreciaron que quienes habían recibido el abrazo mostraban una reducción significativa del nivel de cortisol en sangre, la hormona del estrés.

Así como el sistema nervioso y cardiovascular, el inmunológico también se activa ante este contacto físico favoreciendo la creación de glóbulos blancos. Gracias a esto podemos prevenir muchas enfermedades y mejorar nuestras defensas cuando nos sentimos débiles.

Por eso, si no sos de abrazar, es momento de soltarse y animarse dado que son muchos los beneficios. Además, sus efectos son inmediatos.