Incontinencia, un problema frecuente

Publicado por: 18/08/2017 0 comments 137 views

La incontinencia es un cuadro clínico de las denominadas disfunciones del piso pelviano. La buena noticia es que existen tratamientos que mejoran la calidad de vida de las personas que lo padecen.

 Por la Dra. María del Pilar Giobando (*)

A medida que la población vive más tiempo y disfruta de mejor salud, va aumentando la prevalencia de diversos trastornos del piso pelviano.

La incontinencia de orina, la incontinencia anal (de gases y de materia fecal), el prolapso de órganos pélvicos, la disfunción sexual y varios síndromes de dolor crónico (como el dolor vulvar), son cuadros clínicos que se agrupan bajo la denominación “disfunciones del piso pelviano”.

Estos trastornos se producen cuando existen alteraciones en los tejidos musculares y conjuntivos del suelo pélvico; y se asocian con los embarazos, partos vaginales y el propio envejecimiento. Investigaciones científicas indican que la Diabetes Mellitus y un Índice de Masa Corporal (IMC) aumentado son factores de riesgo para la incontinencia.

Más de la mitad de las mujeres experimentan uno o más de estos trastornos en algún momento de su vida.

La incontinencia de orina es una afección muy frecuente en las mujeres, carente de gravedad, pero que reduce la calidad de vida de quienes la sufren, debido a su impacto psicológico, social, económico e higiénico.

Es importante resaltar que muchas pacientes no solicitan ayuda profesional para corregir estas disfunciones, ya sea porque le restan importancia o porque lo consideran “normal” o por vergüenza o por desconocimiento de los posibles tratamientos. Sin embargo, en este último tiempo, el número de mujeres que consulta por diversos trastornos del suelo pélvico, es cada vez mayor.

Cuando hablamos de suelo pélvico hacemos referencia al conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que tapizan la parte inferior de la pelvis. Estos músculos se encuentran entre el pubis y el coxis y rodean la vulva y el ano. Cumplen varias funciones, entre ellas: de continencia, sexual, de sostén y es el último obstáculo que debe atravesar la cabeza fetal durante el parto. Para lograr estas funciones, evitar los prolapsos y la elongación del componente nervioso más allá de los límites fisiológicos, es esencial e imprescindible que estos músculos posean un tono basal potente.

Para lograr mantener y mejorar esta fuerza muscular es que existe la rehabilitación del piso pelviano. La cual se plantea como tratamiento en paciente sintomáticas y como prevención en pacientes asintomáticas.

Su recomendación es para aquellas pacientes embarazadas, puérperas y como primer línea de tratamiento conservador en la incontinencia de orina, incontinencia anal, dolor crónico durante las relaciones sexuales, algunos grados de prolapsos. Siempre analizando cada caso de manera individual y con indicación de su médico de cabecera.

La correcta rehabilitación debe realizarse bajo la supervisión de personal de la salud entrenado y especializado, con participación activa del paciente.

El objetivo de este tratamiento es fortalecer los músculos del piso pelviano, tanto sus fibras de contracción lenta que permiten el tono basal, logrando el control sobre la vejiga, el intestino, la actividad sexual y la postura; como sus fibras rápidas que son las que se activan frente a un aumento de la presión abdominal, ya sea al caminar, correr, estornudar, toser.

Para realizar esta práctica se utiliza un perineómetro digital computarizado con biofeedback, lo que permite obtener información de la actividad muscular del suelo pélvico y traducir esta información en una señal visual o auditiva, o ambas, para que la paciente y el médico perciban el trabajo realizado. Esto es muy útil para un gran número de mujeres que no saben identificar cuándo están activando los músculos de esta zona.

Es nuestro deber y compromiso como profesionales de la salud generar conciencia de estas afecciones e informar a nuestras pacientes  de los posibles tratamientos y prácticas que permiten la prevención de los trastornos del piso pelviano.

Las mujeres quieren y pueden mantenerse activas durante más tiempo y no desean tolerar la inferior calidad de vida que acompaña a estas afecciones.

(*) Tocoginecología. Mat. Prof. N° 5420.

 

La incontinencia de orina es una afección muy frecuente en las mujeres, carente de gravedad, pero que reduce la calidad de vida de quienes la sufren, debido a su impacto psicológico, social, económico e higiénico.