La equinoterapia favorece el tono muscular

Publicado por: 12/01/2017 0 comments 956 views

La Equinoterapia o las Terapias Ecuestres son tratamientos que recurren a actividades con caballos con el propósito de contribuir positivamente al desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y ocupacional de  personas que sufren algún tipo de discapacidad o necesidad especial.

Por Ana Piacenza (*)

La equinoterapia es una intervención terapéutica que utiliza al caballo como mediador en tratamientos médicos. Está dirigido a diversas situaciones de salud pero, gracias a su abordaje lúdico recreativo, son los niños con discapacidad los usuarios más frecuentes. Las sesiones son llevadas a cabo por profesionales de la salud y educación con formación en terapia ecuestre. Cada paciente es recibido por un equipo  de profesionales  y  un equino especialmente seleccionado.

Entre las características que debe tener un caballo de equinoterapia está su tipo de marcha. No todos los equinos caminan iguales, si bien cada uno tiene su particularidad. Tienen diferentes ritmos y distancias de pasos. Existen caballos llamados de paso corto y otros de paso largo; la diferencia entre ambos está dada en la cantidad de pasos que realiza en un mismo tiempo.

Los caballos de paso corto, como su nombre lo indica, tienen un andar ligero y estimulante; en cambio los caballos de paso largo llevan una marcha más fluida y relajante. De la marcha del equino dependerá el tratamiento que se quiera abordar.

El tono muscular (que ayuda a mantener la postura) es uno de los signos frecuentes en los niños con discapacidad. En general se puede observar un hipertono (demasiado alto) o un hipotono muscular (muy bajo).

Los niños con parálisis cerebral o hemiplejías o paraplejías pueden tener afectado el  tono muscular en todo o parte de su cuerpo.  Los caballos que se seleccionan para estos casos son de paso armónico para que ayuden a relajar, como si fuera un movimiento de acunamiento.  Este ritmo constante permite que el paciente relaje su tono y pueda acompañar mejor los ejercicios fisioterapéuticos que desarrollan el kinesiólogo o psicomotricista durante la monta. Además, favorece el estiramiento del sistema tendinoso y muscular, la movilidad articular, el sistema respiratorio y digestivo.

Muchos niños con síndrome de down presentan hipotono muscular. Para estos pacientes se establece un caballo de andar rápido que estimule los diferentes sistemas y así aumente el tono muscular. Con un andar marcado de pasos cortos se favorecerá el equilibrio, la postura, el sistema cardiorespiratorio, la musculatura en general y la atención.  Se sumará a la intervención profesionales de salud como psicomotricistas y profesores de educación especial con actividades de estimulación temprana para favorecer el desarrollo cognitivo, la coordinación, la motricidad fina y gruesa.

Nada es al azar en una sesión de equinoterapia. Cada paciente cuenta con una planificación, con objetivos terapéuticos y ecuestres según cada caso. Cada equipo que desarrolla una sesión se determina en base a sus incumbencias profesionales. Cada caballo es seleccionado y entrenado adecuadamente para optimizar su mediación terapéutica.  De cada uno de estos detalles dependerá el logro y el beneficio que busquemos.

(*) Terapeuta Ecuestre.

Muchos niños con síndrome de down presentan hipotono muscular. Para estos pacientes se establece un caballo de andar rápido que estimule los diferentes sistemas y así aumente el tono muscular. Con un andar marcado de pasos cortos se favorecerá el equilibrio, la postura, el sistema cardiorespiratorio, la musculatura en general y la atención.