“La música nos hace sentir libres aunque estemos encerrados”

Publicado por: 14/07/2020 0 comments 180 views

En tiempos de encierro, hay que encontrar refugios. Y la música, en cualquiera de sus formas, parece ser un buen lugar. Viví Mejor entrevistó a la docente y cantante Melina Bruera acerca de los beneficios que tiene la música como herramienta terapéutica.

Mónica Ritacca

Fotos: Pablo Fernández

 

—¿Es posible el bienestar a través de la música? Lo pregunto porque uno piensa en otras formas como yoga, reiki y hasta en la práctica de alguna disciplina deportiva pero no en la música.

—La música es maravillosa. Es el lenguaje universal que puede hacernos sentir muy bien por medio de ella. Nos puede ayudar mucho poner una canción que nos trae lindos recuerdos de momentos de felicidad y así transformar “positivamente” nuestro estado de ánimo.
Particularmente a mí, la música me ayudó muchísimo. Hace unos años atrás, cuando me diagnosticaron trastorno generalizado de la ansiedad y sufría de ataques de pánico, la música fue sanadora. En ese momento comencé a cantar como solista junto a un gran músico pianista. Podía ensayar horas y horas sin darme cuenta del tiempo que transcurría, disfrutaba mucho. Ese fue un antes y un después en mi vida. A partir de allí comencé un proceso de sanación gracias a la música.

—¿Cómo lograr ese bienestar? ¿Vale lo mismo hacerla u oirla?

—Creo que depende de cada persona. En mi caso disfruto de las dos cosas, hacer música cantando y tocando un instrumento ó escuchándola. Me encanta levantarme y desayunar oyendo música. En estos días estoy escuchando un CD de Gilberto Gil que me fascina. Siento que comienzo el día de una mejor manera. También los fines de semana, después de almorzar mientras estoy al aire libre.
Muchas veces hay momentos que es una necesidad, momentos que no los puedo imaginar sin música.
Me encanta cantar y siento mucho placer al hacerlo en casa, con mis alumnos en la escuela o en una presentación en un bar, teatro, o donde sea. Es un placer infinito y me hace muy bien.
Por eso siento y creo que cada persona puede lograr este bienestar de una u otra forma, vale lo mismo, da igual, mientras nos genere bienestar no importa el cómo.

—Intuyo que la puesta en práctica de sentidos como el oído y el tacto influyen mucho y ayudan en esta búsqueda.

—Claro que sí. El oído es el primer sentido que desarrollamos y es por esto que, desde el vientre materno, los bebés pueden escuchar la voz y el latido del corazón de su mamá. Además, el sentido de la audición está siempre activo, no lo podemos apagar. Y en cuanto al tacto, es otro de los sentidos que nos puede conectar con la música al tocar un instrumento. Allí estamos desarrollando estos dos sentidos, el tacto y la audición. Es un ejercicio fantástico para el desarrollo del cerebro aprender a tocar un instrumento y si se puede realizar desde pequeños mucho mejor. Es favorable comenzar desde la niñez porque los niños están más abiertos al aprendizaje y tienen más agilidad. Si comparamos nuestro cerebro con una computadora, es como que la memoria RAM en esa etapa de la vida está más libre para adquirir conocimientos y desarrollar una habilidad. Lo que aprendemos de niños no nos olvidamos más y con el aprendizaje de un instrumento pasa esto: “es como andar en bicicleta, nunca se olvida”, diría Marta Forni, una excelente maestra de música que tuve en el CREI, la escuela de música donde me formé como docente de educación musical.

—¿Cuáles son los beneficios que podemos encontrar en la música como herramienta terapéutica?

—Pienso que la música tiene muchos beneficios. Puede hacernos cambiar un estado de ánimo, puede hacernos “viajar” a distintos momentos de nuestra vida, puede emocionarnos, puede ponernos más vigorosos, más activos, también puede relajarnos, etc. Es por esto que a la música la podemos usar como una herramienta terapéutica que va a depender de lo que cada persona necesite. No necesariamente la música nos puede afectar a todos por igual, dependerá de cada caso en particular. Una referencia que nos dice mucho sobre la importancia de la música es el hecho de que personas con problemas en el habla tartamudas- pueden cantar sin tartamudear. Es entonces que la música se emplea en el tratamiento de esa patología como una ejercitación para llevar a la persona con esa dificultad a poder manejar un ritmo adecuado en el habla.
Existe una disciplina que es la musicoterapia, que específicamente es la que realiza terapia a través de la música, pero es un terreno que desconozco.

—¿Cómo podemos comenzar este nuevo descubrir?

—Podemos comenzar pensando en aquellas canciones que nos gustan, buscarlas fácilmente gracias a internet y simplemente darnos unos minutitos para “disfrutar” ese momento de escucha. Podemos ponernos a cantar, en cualquier momento del día. Podemos comenzar a tomar clases de canto, incorporarnos a un coro… Ahora se pueden tomar clases de canto desde casa de forma on line y hay coros que también lo están haciendo de esa manera.
Se me ocurre que también podemos comenzar a tocar un instrumento, ese instrumento que siempre quisimos tocar. Por ejemplo, el año pasado comencé a tocar el ukelele, me pareció muy interesante, novedoso y sencillo aprender a tocar este instrumento.

—¿El ukelele es un instrumento terapéutico? ¿Por qué? ¿Hay edad para aprender a tocarlo, pero sobre todo disfrutarlo?

—El ukelele es un instrumento musical más, que puede utilizarse de manera terapéutica o no. En mi caso, lo elegí porque me parece que es muy dulce su sonido. Es muy recomendable si tenés ganas de comenzar a experimentar con un instrumento nuevo, te abre las puertas a un mundo musical mágico. Para los niños es buenísimo porque el tamaño hace que se les haga fácil armar los acordes con sus manitos pequeñas. Es liviano, lo cual hace que sea fácil de llevar a todas partes y vienen de distintos colores que lo hacen aún más simpático. Su costo es relativamente bajo comparándolo con el de otro instrumento musical. También es un instrumento versátil que se adapta a cualquier estilo musical. Es un instrumento que lográs disfrutar fácilmente. Esto es una gran ventaja y no hay límites de
edad para comenzar a tocarlo.

—En tiempos de Covi-19 ¿podemos decir que la música es un gran refugio para que el encierro no nos afecte?

—La música nos puede transportar, llevar hacia lugares imaginarios, hacernos sentir que estamos en un lugar donde ya estuvimos o quisiéramos estar. La música tiene esa magia, ese poder, ese encanto, eso inexplicable que hasta puede hacernos sentir libres, aunque estemos encerrados. La música puede ser un lugar maravilloso donde refugiarnos y permanecer allí en cualquier momento. La música nos da libertad donde quiera que estemos.

 

Nombre completo: Melina Bruera
Profesión: Docente de Educación Musical en la Escuela Particular Incorporada San José Nro. 1050 de las Hnas. Terciarias Franciscanas de la Caridad. Cantante.
Título completo y registro: “Ciclo de Capacitación Musical” obtenido en la Escuela de Música Nro. 9902 CREI cuyo Nro. de registro es el 98B-905.