Que la sexualidad no falte en tu agenda de desafíos del 2018

Publicado por: 18/12/2017 0 comments 251 views

Llegar a fin de año es acercarse a la etapa de evaluación de los proyectos pensados y planificados en los primeros meses. ¿Estaba la sexualidad en tu lista de desafíos de este año? Seguro que no, porque suele ser un tema que se deja para después. La buena noticia es que te esperan 365 días de oportunidades para pensar y preguntarte cómo querés vivir  esa sexualidad que anhelás.

 Lic. Marcela Potente (*)

 Estamos llegando a fin de año. Solo hablamos de días para que esto ocurra y en el medio tenemos muchos compromisos. Las despedidas de año de los espacios de trabajo, la juntada con amigos/as, los llamados telefónicos y grupos de whatsapp familiares para organizar las fiestas, invaden nuestras agendas sin darnos cuenta que la pregunta que está faltando ahí es ¿qué quiero hacer yo en estos últimos días del año?

Es sabido que llegar a fin de año es acercarse a la etapa de evaluación de los proyectos pensados y planificados en los primeros meses…pero pregunto ¿cuáles fueron las metas que nos propusimos en relación a la sexualidad? ¿Estaba este tema en la lista de pendientes de principio de año? Es probable que no porque la sexualidad suele ser un tema que se deja para después, para una ocasión especial, para cuando alguien me hace pensar en eso que soy…No importa, te esperan 365 días más de oportunidades para preguntarte y llegar a vivir libre y gozosamente de esa sexualidad que anhelás.

A lo largo de este año una de las consultas más comunes en el consultorio fue que no encontraban las parejas o no encontró la persona tiempo para el goce sexual, diciendo que la casa, el trabajo, la familia, las deudas, las reuniones, etc. no permitían tener tiempo para un momento de placer. Siempre el tiempo es el causante de los grandes problemas, mi pregunta es ¿Quién dispone del tiempo? ¿Quién hace agenda para organizar los “deberes”? Cuando hacen agenda ¿La sexualidad es un punto a anotar? Seguramente que no porque se nos ha educado que la sexualidad se vive espontáneamente, que es cuestión de química, que se tiene que dar. Sin embargo la sexualidad se aprende, se entrena, se conoce, se descubre y todo esto no es posible si no somos protagonistas de esos momentos, si no nos ocupamos de la sexualidad como un tema más de nuestro existir.

Cuando pregunto a las parejas cuál es el recuerdo de un encuentro sexual gozoso, placentero, suelen referenciar los viajes y vacaciones, los cuales muchas veces coinciden con las fiestas de fin de año o días después de ellas. Y les pregunto ¿por qué? Me responden que están más descansados/as, sin celular que suene una alarma, sin agenda que les marque un ritmo de trabajo, el paisaje y el aire es diferente, están de mejor humor, etc.

La sexualidad, en la agenda

Volvamos a las fiestas de fin de año, ya les dejé algunos temas para pensar para el año próximo: lugar de la sexualidad en nuestras agendas, cómo quiero vivirme como persona sexuada, qué cosas ya no quiero sucedan que impidan el goce de vivir.

Las fiestas vienen acompañadas, en general, de alegría, encuentros, bebidas, calor, ropa holgada y colorida, tonalidades en la piel, etc. Es decir, estamos y nos sentimos atractivos/as, las endorfinas están más presentes, las sensaciones de festejo están por todas partes aún en los espacios más estresantes como los laborales. Empiezan las bromas y dobles mensajes en relación a la noche buena o buena noche, las casas de lencería exponen ropa interior erótica y de colores rojo y rosado, las promociones de bebidas con alcohol y cosas ricas también aparecen a nuestro alcance. Y así como se da todo este clima también las fantasías comienzan a circular en nuestras cabezas…

Para ir cerrando la nota les dejo algunas ideas para estas fiestas o vacaciones que pueden sumar a las valijas: así como llevan el protector solar, los anteojos de sol y la toalla…también podemos llevar fantasías a concretar, juegos para la intimidad como por ejemplo dados eróticos, cartas eróticas que nos invitan a reír y disfrutar de los cuerpos permitiéndonos redescubrirnos cada uno/a y con el/la otro/a. Esta es la clave de la sexualidad, no es un trabajo más ni un tiempo extra, es reírse, liberarse, dejar fluir las emociones y las fantasías para gozar plenamente de la existencia, del cuerpo, de uno/a mismo/a…porque solo cuando logro ese equilibrio personal el paisaje se vuelve maravilloso aun estando en la rutina de todos los días.

Como digo siempre…te espero para charlar de estos temas y otros más.

Les deseo unas muy Felices Fiestas y un gozoso Año Nuevo.

 

(*) Licenciada en Psicología. Especilaista en Sexología Clínica y Educativa. Mat. Prov. N° 908