Lactancia materna, un acto de amor con múltiples beneficios

Publicado por: 12/08/2016 0 comments 119 views

A nivel mundial, desde el 1° al 7 de agosto tuvo lugar la Semana de la Lactancia Materna. Este año, el objetivo fue destacar que es una práctica ecológica, económica y equitativa.

Dar la teta, ese acto tan natural y primitivo entre una madre y su cría, también es económico, equitativo y ecológico. Estas tres “e” se convirtieron, este año, en el eje para celebrar, a nivel planetario, la Semana de la Lactancia Materna del 1º al 7 de agosto. Fue impulsada por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (Waba), un conjunto de redes y organizaciones que protegen, promueven y apoyan la práctica. A su vez, tiene status consultivo con Unicef y el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (Ecosoc).

“La lactancia materna es clave para el desarrollo sostenible, ya que se vincula con la nutrición, la seguridad alimentaria, la salud y la supervivencia, logrando una productividad económica y un potencial educativo completo”, explica Alberto Simioni, titular de la Dirección por la Salud en la Niñez, Adolescencia, Sexual y Reproductiva de la Provincia de Santa Fe. En el mismo sentido agrega que “es una práctica ambientalmente sostenible de alimentación en comparación con otras alternativas”.

Por qué es importante la leche materna

La leche materna es el alimento más adecuado para el desarrollo del lactante debido a su equilibrado contenido de nutrientes, ideales para un crecimiento y desarrollo óptimo. Es el primer alimento natural para los niños, proporciona toda la energía que necesitan durante sus primeros meses de vida y es el único que le da protección sostenida durante los primeros 2 años. Es la base de la seguridad alimentaria para todos los bebés del mundo y es uno de los recursos naturales renovables más valiosos.

Este líquido vital, entre otras cosas, promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, siendo la mejor protección para el niño contra las infecciones. Ciertos estudios demuestran que los bebés alimentados con leche materna tienen menor riesgo de padecer diarreas, infecciones respiratorias, otitis, enfermedades atópicas, eccemas, diabetes, infecciones gastrointestinales y meningitis, entre otras afecciones. Por otro lado, reduce la mortalidad infantil y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y, a partir de ahí, seguir dando el pecho junto con otros alimentos hasta los 2 años o más ya que durante este periodo continúa siendo una fuente importante de energía, aportando muchos nutrientes de calidad y anticuerpos.

 

Cómo obtener una buena lactancia

Lo primero que se debe considerar es que cada niño/a requiere de un tiempo diferente para quedar satisfecho, por esta razón se recomienda dar el pecho de día y de noche, cuando se solicite. Por otro lado, es importante tener en cuenta que la madre no debe estar apurada ni medir el tiempo para dar el pecho.

Para que pueda producir la cantidad de leche necesaria, es recomendable amamantar con frecuencia y en el caso de separarse del niño (por razones laborales, por ejemplo) igual se puede continuar con la lactancia, extrayendo manualmente la leche, conservándola en un recipiente limpio y tapado.

En algunos casos, existen problemas frecuentes al iniciar la lactancia, como la bajada de la leche, dolor de pezón, grietas, congestión mamaria y mastitis. Ante cualquiera de estos casos, no se debe suspender la lactancia sino continuar amamantando de la mama afectada ya que estimula su curación.

La bajada de la leche: suele demorarse un poco más en los partos mediante cesárea, pero no se debe dejar de ofrecer el pecho al bebé. En caso de que exista un problema específico como parto prematuro, labio leporino, síndrome de Down, es conveniente la consulta con el pediatra.

Dolor en el Pezón: es común que se presente algo de dolor o molestia (ardor, picazón o pellizco) cuando el bebé comienza a alimentarse en los primeros días o semanas. No hay una causa clara del dolor en el pezón. Un simple cambio de posición del bebé mientras se alimenta puede aliviarlo. También se puede tener dolor en el pezón si el bebé continúa la succión a medida que se desprende de la mama, en este caso, se le puede ayudar al bebé a aprender a soltar el pezón, introduciéndole suavemente un dedo por un lado de la boca para interrumpir la succión.

Grietas en el pezón: se debe cuidar la piel del pezón, si la piel está demasiado seca o muy húmeda puede causar lesiones en el pezón debido a la humedad de la zona, por lo que se recomienda el uso de sostenes confeccionados con telas de algodón, que ayudan a la aireación. Se debe evitar el uso de jabones o soluciones para quitar los aceites naturales de la piel que llevan a resequedad de ésta. El aceite de oliva, la leche de la madre y los aceites que contengan lanolina pueden ayudar a aliviar los pezones agrietados.

Congestión mamaria: es causada por la congestión de vasos sanguíneos en la mama. Las mamas se inflaman, se endurecen, duelen y los pezones pueden no protruir (salir hacia adelante) para permitirle al bebé sujetarlos correctamente. El dolor, el estrés y la ansiedad pueden interferir con el reflejo de bajada de la leche, como resultado la leche se acumulará en los conductos galactóforos. El tratamiento consiste, en pedirle a la madre que se relaje, que encuentre una posición cómoda para el amamantamiento, y realizar masajes suaves durante y luego de la succión, además de aplicar calor a la mama. Alternar baños con duchas calientes y uso de compresas frías para ayudar a aliviar la molestia. Aumentar la frecuencia (ocho veces o más en 24 horas), durante no menos de 15 minutos en cada alimentación, extraer la leche manualmente o con un extractor o sacaleches ayuda a disminuir y prevenir la congestión.

Mastitis: es una infección de la mama, causa dolor muscular, fiebre y un área roja, caliente y sensible en una mama. Cuando esto suceda, se debe consultar con el médico de cabecera. El tratamiento puede incluir: antibióticos para la infección, aplicación de compresas calientes y húmedas sobre el área infectada, un apropiado descanso y el uso de un sostén cómodo entre alimentaciones.