Las fiestas y una gran oportunidad para empezar con una correcta alimentación

Publicado por: 18/12/2019 0 comments 184 views

Dicen que año nuevo, vida nueva. Las vacaciones estivales son una gran oportunidad para que nuestros hijos comiencen a alimentarse mejor y a hacer deporte. Esto potenciará su normal crecimiento y desarrollo, rendimiento escolar e inserción social. Las fiestas son un buen momento para empezar a comer sano.


Dr. Marcelo Blank (*)

 

 

Otro año que se acerca a su fin. Un buen momento para reflexiones, conclusiones y proyectos. Todo orientado ya al ciclo venidero. ¿Pensaste esta vez en contemplar también entre tus proyectos la salud de tus hijos? Estaría bueno que lo hagas, en especial si tus niños se encuentran en edad de crecimiento y desarrollo.
Recientemente diversos informes publicados en los medios de comunicación nos pusieron al tanto de una creciente problemática: la malnutrición, el sobrepeso y la obesidad infantil. Los números y estadísticas son alarmantes y prácticamente no respetan sexo, edad ni razón social.
Poco lugar queda ya para el debate del origen del problema. Sabemos con certeza que lo es la mala alimentación y el sedentarismo. Tampoco existen demasiadas dudas respecto a sus consecuencias: enfermedades metabólicas como la diabetes de aparición a edades temprana de la vida.
Algunas iniciativas ya existen al respecto. Múltiples proyectos estatales promovidos por grupos de trabajo interdisciplinarios con especialistas en la materia se encuentran en etapa temprana de planeamiento. Intentaran hacer frente a este flagelo creando leyes que regulen etiquetados de alimentos, góndolas en supermercados, quioscos en escuelas y peloteros, entre otros.
¡Bravo por la iniciativa! Pero seamos realistas, todo esto llevará tiempo, mucho, rico y preciado tiempo… ¿Y mientras tanto qué? ¿Dejaremos a nuestros hijos a la espera de decisiones políticas? No te lo recomiendo por varias razones:
Primero: la única oportunidad que tienen nuestros hijos de desarrollar todo su potencial de crecimiento es hoy, mañana es tarde.
Segundo: malos hábitos de alimentación y sedentarismo han demostrado ser los principales causantes del problema.
Tercero: la responsabilidad referente a la alimentación de nuestros hijos es indelegable e indivisible, nos corresponde a los padres y no al Estado.
Somos entonces nosotros los padres gran parte de la solución de un problema del cual tu hijo no está exento.
Tengamos entonces una participación activa. Hagámosle conocer a los niños que el mercado de productos alimenticios los está manipulando con diversas y burdas estrategias de márketing, pero efectivas, inundándolos de azúcar, grasas saturadas, calorías inútiles, colorantes, conservantes, aromatizantes y sal en cantidades peligrosamente altas. Por otra parte el incentivo para el consumo de frutas, verduras, legumbres, hortalizas, lácteos y carnes en cantidades adecuadas prácticamente no existe en medios de publicidad masiva. ¡Este estímulo para elegir lo natural deberá entonces partir de cada uno de nuestros hogares!
Estoy convencido de que si tu hijo posee la habilidad para hacer con su dedito en la pantalla táctil del celular en 5 segundos algo que a nosotros nos llevaría 5 minutos está capacitado para entender tu explicación referente a la conveniencia de alimentarse adecuadamente. No los subestimemos, comprenderán mejor y mucho más rápido de lo que nos imaginamos.
Tenemos esa capacidad de educar. No dista mucho de transmitirles a los niños la experiencia de como fuimos alimentados por nuestros padres hace 20, 30 o 40 años atrás. Sólo hay que tomarse el tiempo para hacerlo, actuando desde el ejemplo, siendo metódicos, constantes, pacientes y creativos. A esto le sumaremos el ponernos en campaña para encontrar el ámbito y el marco necesario para evitar que los niños se vuelvan sedentarios durante las vacaciones de verano: clubes, colonias o simplemente encontrar el momento para acompañarlos a la plaza del barrio para que caminen, corran, anden en bicicleta y lo más importante jueguen y se diviertan!
De lo contrario es muy probable que nuestros hijos pasen a formar en un futuro cercano de tristes estadísticas de salud, en muchos casos irreversibles.

Las fiestas, un buen momento
Te propongo hoy un paso a la acción para que termines vos y tu familia mejor este año en lo que a hábitos alimenticios refiere. Aprovecharemos las fiestas que se acercan para dar participación a los niños en la elaboración de los algunos platos que incluiremos en los menús festivos.
Las mesas festivas deben contener opciones saludables, frescas, nutritivas, agradables a la vista y al paladar para que el niño comience a asociar lo festivo con lo sano y natural. Del mismo modo han de excluir en la medida de lo posible bebidas gaseosas azucaradas. Los niños replicaran estas conductas luego de las fiestas en vacaciones cada vez que la ocasión lo amerite
¡Vamos entonces con soluciones prácticas!
Junto a Octavio Gimenez Corte y Pilar Agustina Blank, ambos niños preadolescentes, preparamos un menú especial para la edición diciembre de la revista Viví Mejor. ¡No te los pierdas!

(*)Diplomado Universitario en Nutrición Clínica.

 

RECETAS PARA ESTAS FIESTAS

 

Mayonesa de ave Viví Mejor
Ingredientes: 2 papas, 2 zanahorias, 200 gramos de arvejas, 2 huevos, 200 gramos de pollo, 2 remolachas, 1 cebolla, 100 gramos de aceitunas y 1 morrón.
Preparación: cortar la papa, zanahoria, morrón, huevos, remolacha y pollo en cuadraditos.
Aderezo: Mezclar las aceitunas, la cebolla picada fino con 3 cucharadas de mayonesa y 1 cucharada de queso para untar. Agregar sal, limón y aceite de oliva a gusto.

 

Sandwichitos caprese en pan de berenjena
Ingredientes: 20 milanesas de berenjenas en forma de rodajas, albahaca, queso mantecoso, tomate, aceitunas.
Preparación: colocar entre dos panes de berenjena la albahaca, el queso mantecoso, el tomate y las aceitunas en partes iguales.
Untado: queso para untar. Agregar limón y aceite de oliva a gusto.

Jugos Mediterráneos
Ingredientes: limón, menta y albahaca.
Preparación: en una licuadora colocar 1 litro de agua fría, 5 cubitos de hilos y el jugo de dos limones. Agregar 1 cucharada sopera de azúcar y batir 1 minuto.
Pude consumirse como limonada o probar dos opciones: agregar 10 hojas de albahaca al litro de limonada y licuar por 1 minuto o agregar 10 hojas de menta al litro de limonada y licuar por 1 minuto.