Lo bloqueo… y chau

Publicado por: 02/01/2020 0 comments 53 views

Bloquear es obstruir o cerrar el paso, imposibilitando el funcionamiento normal de algo. En el caso de una red social, se trata de eliminar a una persona de nuestra lista de contactos/amigos impidiéndole no solamente obtener algún dato nuestro como lo hacía antes sino, y fundamentalmente, acceder a nosotros.


Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

 

“—Mateo me encontró en el chat y me preguntó por qué no iba a ir al cumpleaños. Entonces lo bloqueé— me dijo Jeremías, con gesto de hastío— Que no me joda.
—¿Cómo que lo bloqueaste?— le pregunté sorprendida.
—Y, sí— se encogió de hombros, frunciendo la boca— No sabía qué decirle.
—¿Y como no sabías qué decirle decidiste bloquearlo?
—Sí.
Hice una pequeña pausa, antes de volver a preguntar.
—¿Por qué no vas a ir al cumpleaños, Jere?
—Porque no tengo ganas. Porque los chicos que van son los que siempre se burlan de mí. Entonces no quiero ir.
—¿Mateo también se burla de vos?
—No, Mateo no. Pero los otros, sí, y van todos.
—¿Y por qué no dijiste eso a Mateo?
—¿Decirle qué?
—Lo que estás diciéndome a mí. La razón por la cual no querés ir al cumpleaños.
—¿Cómo le voy a decir eso???— casi gritó, como escandalizado.
—O sea que, en vez de decirle la verdad, elegiste bloquearlo.
— ¡Claro!”.

Bloquear es obstruir o cerrar el paso, imposibilitando el funcionamiento normal de algo. En el caso de una red social, se trata de eliminar a una persona de nuestra lista de contactos/amigos impidiéndole no solamente obtener algún dato nuestro como lo hacía antes sino, y fundamentalmente, acceder a nosotros. Es truncar el canal de comunicación… hecho que solamente sería aceptable en casos de estar expuestos a situaciones peligrosas: persecuciones, hostigamientos, amenazas, acosos…

Una situación absolutamente distinta es bloquear a alguien, en una red social, por no saber qué decirle o para eludir un conflicto. A partir del bloqueo, no sólo las posibilidades de encuentro y diálogo se obstruyen, sino que la persona bloqueada es “borrada” sin que sepa por qué.

A partir del uso de las redes sociales, el común de los niños, hoy, se maneja con las personas como si fueran cosas que ponen y sacan de aquí y allá con una facilidad pasmosa. Basta un “click” para agregar o quitar a alguien, sin considerar que ese alguien es una persona con emociones, sentimientos y pensamientos. Acostumbrados al facilísimo y la rapidez, en todos los órdenes, a diario se ejercitan en la evitación y la huida de las situaciones complicadas, obviamente, sin aprender a manejarlas convenientemente.

Si pretendemos el logro de la madurez emocional, es absolutamente esencial formar al niño en el uso de habilidades sociales que le permitan saber poner en palabras lo que siente y piensa, a los efectos de que pueda hacer frente a las diferentes circunstancias que la cotidianeidad le presente, tanto como educarlo en valores como la honestidad y el compromiso, posibilitándole el ejercicio de afrontar las situaciones problemáticas, para resolverlas. Sería muy bueno que, desde pequeños, aprendieran que esconder la basura bajo la alfombra… no hace que el piso esté limpio.

(*) Psicopedagoga.

 

 

Si pretendemos el logro de la madurez emocional, es absolutamente esencial formar al niño en el uso de habilidades sociales que le permitan saber poner en palabras lo que siente y piensa.