Los 10 aspectos a tener en cuenta para una cirugía plástica segura

Publicado por: 14/09/2018 0 comments 77 views

La cirugía plástica es una especialidad quirúrgica en la cual un paciente es sometido a un procedimiento estético o reparador con el objetivo de mejorar o corregir situaciones corporales que generan en el paciente inconformidades con su imagen. Como todo procedimiento quirúrgico lleva un riesgo y como tal requiere de una serie de pasos para prevenirlos o evitarlos.


Dr. Juan Manuel di Diego (*)

Todos los días se realizan en el mundo millones de cirugías, tanto estéticas como por problemas de salud, y todos los días existen complicaciones derivadas de ellas. Estas complicaciones, si bien no son deseadas, son mejor aceptadas cuando el procedimiento que les dio origen fue un problema de salud, cómo tumores, traumatismos, corazón, etc. Pero cuando el origen de la complicación es el resultado de un procedimiento estético genera mucha alarma e incertidumbre respecto a si es seguro o no someterse a una cirugía plástica.
Lo primero que debemos entender es que una cirugía plástica no tiene mayor riesgo de complicaciones que una cirugía convencional, lo que sí tiene un riesgo aumentado es realizarla sin las medidas o cuidados necesarios para minimizar el riesgo de que esas complicaciones aparezcan.
Las complicaciones solemos dividirlas en mayores y menores, considerando a la muerte como la mayor de todas ellas. En el mundo diferentes asociaciones médicas académicas se encargan de recopilar datos estadísticos y los mismos han demostrado que la muerte cómo complicación de una cirugía estética no supera al 0,1% de los procedimientos, aunque el porcentaje puede verse aumentado cuando la cirugía no es realiza con las medidas de cuidado que merecen.
Cuando hablamos de medidas de cuidado nos referimos a todos aquellos aspectos que, tanto médico como paciente, deben considerar a fin de disminuir al máximo el riesgo de que una complicación aparezca, así como en caso de presentarse poder resolverla evitando un desenlace fatal.
Una cirugía plástica, realizada bajo óptimas condiciones y con las medidas adecuadas de seguridad es un procedimiento muy seguro que presenta las complicaciones comunes de cualquier procedimiento quirúrgico. Cuando esas condiciones básicas de seguridad no se cumplen aumenta notablemente el índice de complicaciones llegando en casos extremos a convertir una muerte prevenible en una muerte inevitable.

(*) Cirujano Plástico.

Cirugía plástica segura
Los siguientes son los aspectos que se deben tener en cuenta para que una cirugía plástica sea segura:
1- Que el Cirujano Plástico sea un especialista habilitado por el Ministerio de Salud .
2- Que el Cirujano Plástico forme parte de una Sociedad Científica, como por ejemplo la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica o Sociedad internacionales como la Sociedad Americana de Cirugía Plástica. Para formar parte de ellas es necesario hacer cursos, rendir exámenes y ejercer la profesión con ética y responsabilidad.
3- Que el equipo quirúrgico esté constituido por un cirujano principal, un cirujano ayudante, un anestesiólogo y un instrumentador/a quirúrgica.
4- Que la Cirugía sea realiza en un sanatorio o centro quirúrgico con quirófanos habilitados, sala de internación, atención permanente de personal de salud (médicos o enfermeros) y unidad de cuidados intensivos, en caso de no poseer esta última disponer de un sistema de traslado urgente a un centro de salud de mayor complejidad.
5- Que el cirujano le explique tanto al paciente como a sus familiares los riesgos del procedimiento así como el alcance de la técnica aplicada.
6- Que en caso de presentarse una complicación se llegue a un diagnóstico precoz, ya sea a través del examen físico, interconsultas con otros médicos o utilizando métodos de diagnóstico complementarios, a fin de resolverla sin consecuencias letales. Este punto es fundamental, ya que muchas veces el temor a ser juzgado por otros colegas hace que un cirujano pueda minimizarla y pasarla por alto queriendo retomar las riendas cuando ya el tiempo es tarde.
7- Que el paciente hable con el cirujano en las entrevistas previas respecto a las complicaciones que ha tenido y con que celeridad las ha resuelto, tener esa confianza y entender que una complicación tomada a tiempo puede evitar una muerte, hace que todos estén más distendidos y focalizados en la buena evolución del paciente.
8- No realizar cirugías mayores en lugares que el paciente no pueda quedar internado. Muchas veces los costos sanatoriales son tan altos que el paciente opta por sobreindicar un alta precoz y transformar una cirugía de internación en una cirugía ambulatoria. Esto retrasa el diagnóstico y por supuesto el tratamiento.
9- No realizarse procedimientos que deberían hacerse en un quirófano con las medidas de asepsia y esterilidad adecuada, en un consultorio por más tentador que sea su costo.
10- Estar seguro que quien realiza el procedimiento es un médico especialista en esa rama de la medicina. Este punto refiere al “Intrusismo médico” en donde por ejemplo odontólogos aplican bótox o rellenos, oftalmólogos operan párpados, o ginecólogos practican aumentos mamarios. Cada especialidad tiene un especialista y por más simple que parezca un procedimiento se necesita formación específica para realizarlo, como dice el refrán “Zapatero a su zapato”