Los niños y una alimentación saludable durante la pandemia

Publicado por: 08/05/2020 0 comments 81 views

“Tips para no renunciar a estilos de vida saludables en pandemia” es una guía clara y sencilla elaborada por la Licenciada en Nutrición Celeste Nessier para organizar la comida diaria de los niños y niñas, en estos días de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Uno de ellos es pautar los horarios.

 

La pandemia del coronavirus, y el consiguiente aislamiento social, preventivo y obligatorio, generó cambios drásticos en las rutinas diarias de todos, y también de los más chicos. Esta situación, que por un lado resulta preocupante y por lo tanto merece la atención y el esfuerzo de todos, requiere acciones y medidas concretas que favorezcan una
alimentación saludable. En su otro costado ha significado para muchos niños y niñas un descubrir la cocina de nuestra casa y el retorno a la mesa familiar.

Aprovechar esta situación, resulta entonces una oportunidad para cambiar o establecer nuevos hábitos. En esa línea, y con el espíritu de colaborar, compartimos una serie de recomendaciones y consejos elaborados por la Lic. Celeste Nessier, coordinadora de la carrera Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Ciencias de la Salud, de la Universidad Católica de Santa Fe.

“Tips para no renunciar a estilos de vida saludables en pandemia” es una guía clara y sencilla para organizar la comida diaria de los niños y niñas, en estos días de aislamiento social, preventivo y obligatorio. A continuación, algunos de ellos:

En las comidas
—Planificar y pautar horarios de comida, aprovechar a cocinar en casa, animarse a preparar alimentos y preparaciones desconocidas, como lentejas, poroto, garbanzo o soja.
—Planificar las comidas para que siempre tengamos alimentos frescos. Aprovechar el deseo de comer un determinado alimento para ofrecer en la misma preparación uno nuevo y desconocido.
—En la mesa, para tomar, siempre agua.
—Recuperemos la frutera como centro de mesa.
—No dejar visiblemente alimentos como golosinas, snacks, galletitas, panificados. No tienen que estar en las comidas de cada día, sino ocasionalmente.

Actividades diarias
—Cuando sea posible estimular juegos activos como saltar la soga, jugar al elástico, hacer circuitos con muebles y objetos de la casa, patear la pelota (cuando haya espacio) y pensar en aplicaciones o videos que estimulan el baile o el movimiento.
—Regular la cantidad de horas de pantalla.
—Regular el nivel de stress, estimulando hobbies, actividades artísticas y meditación o especialmente orientado a niños y niñas.
—Establecer rutinas para acostarse y levantarse.
—Evitar que se duerman mirando pantallas, invitarlos a que se duerman escuchando una historia o un cuento.

Material elaborado por la Facultad de Ciencias de la Salud y la Subsecretaría de Comunicación Institucional de la Universidad Católica de Santa Fe.