Marihuana medicinal: La lucha está plantada

Publicado por: 12/08/2016 0 comments 17 views

La necesidad de madres y padres de mejorar la calidad de vida de sus hijos impulsó una lucha por lograr que el Congreso de la Nación apruebe el uso del cannabis con fines medicinales. En Santa Fe un grupo de jóvenes “activistas” y de madres esperanzadas se cargaron la pelea al hombro y formaron una agrupación.

 Por Ana Laura Schneider

APUCAM (Asociación Para Usuarios del Cannabis Medicinal) está conformada por un grupo de cultivadores santafesinos que, como activistas, empezaron a estudiar los beneficios de la planta de marihuana y se dieron cuenta de que era medicina. Hoy, la organización se encuentra tramitando la personería jurídica. Ante el pedido desesperado de Patricia Molina acudieron sin dudarlo y se pusieron a su disposición para poder brindarle una mejor calidad de vida a Ignacio, su hijo de 12 años que tiene epilepsia refractaria.

Cuando empezamos con esta revolución del aceite de cannabis todo el mundo me decía que tenía que encontrar un cultivador. Entonces empecé a tirar mensajes de Facebook para todos lados. Los que me respondían eran del sur y me decían que no podían ayudarme por las distancias. Continué la búsqueda y así de la nada me apareció un día un mensaje de un cultivador de Santa Fe que me decía ‘a su disposición’. Fue a casa, le comenté la patología de Ignacio y que yo quería el aceite. Me dijo que había que buscar a otras madres, que teníamos que empezar a hacer peso entre las mamás y así fue como empecé a buscar más gente”, comentó Patricia en uno de los encuentros que realiza el grupo, una vez cada quince días.

Los cultivadores se pusieron a disposición de Patricia y, de a poco, de las 12 familias que hoy se juntan para intentar avanzar en acciones que redunden en beneficios para toda la sociedad, santafesina y argentina, porque entienden que la lucha es mejor si se encara entre todos.

Para los jóvenes de APUCAM la meta es más que clara: informar. “Queremos llevar información y esa meta siempre está cumplida. Intentamos que la gente sepa la verdad, no le decimos cosas que no son y por eso hicimos un proyecto de ley que es real, que se puede hacer en nuestro país”, expresaron.

La ley de uso compasivo establece entre sus objetivos, en primer lugar,  “garantizar el derecho de autodeterminación de las personas enfermas, entendiendo al hombre como un fin en sí mismo y dueño de su cuerpo. Por lo tanto, éste tiene el derecho de disfrutar de su más alto nivel de salud, como así también de prevenir, tratar y rehabilitar sus enfermedades, con el tratamiento que considere adecuado”. En segundo lugar,  el proyecto propone controlar y regular “las actividades de importación, exportación, plantación, producción, cultivo, cosecha, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución del cannabis medicinal, o cáñamo, cuando correspondiere, a través de las instituciones ya existentes”.

 

 El permiso de Anmat

A través de la resolución de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) que permitió que María Laura Alassi importara el aceite Charlotte’s Web para su pequeña hija de 3 años, muchas familias de todo el país comenzaron a replicar el pedido. En nuestra ciudad, Patricia Molina fue la primera madre en conseguir ese permiso y la primera en comenzar a suministrar la nueva medicación a su hijo Ignacio.

Individualmente, Patricia esta lucha ya la ganó. Los que dicen que no hay pruebas dicen mentiras; está demostrado con Patricia y con todas las demás personas, desde que la primera madre consiguió el permiso de ANMAT”, remarcan los impulsores de APUCAM quienes agregaron quees una lucha que vamos a ganar entre todos porque el mundo está cambiando. Hasta el país que impulsó la prohibición del cannabis -que fue Estados Unidos- hoy tiene en la mitad de los estados el permiso para cultivar marihuana para uso medicinal”.

Muchos son los mitos y los prejuicios sobre esta planta y poco es lo que se conoce sobre sus bondades. Es más, uno de los justificativos que siempre se dieron para no avanzar sobre una norma que regule su uso es la falta de evidencia científica. Los jóvenes remarcaron que “pruebas sobran, falta que se haga conocer de la manera necesaria y que la gente deje de pensar que la marihuana es la cocaína. La información ya está pero no se conoce”.

Ignacio y el cannabis

Ignacio tiene 12 años. Nació con hidrocefalia, tiene epilepsia refractaria y con el correr de los años a su cuadro se le sumó la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), por lo que tiene una traqueotomía y es oxígeno dependiente. “Su deterioro neurológico fue avanzando al punto tal que no hace nada por sí solo”, comentó su mamá, Patricia.

La relación con el aceite de cannabis empezó a fines de 2014 cuando “vi que una madre por Facebook preguntaba dónde lo podía conseguir. Primero me espanté pero luego empecé a investigar. Llegué a conocer el caso de Estados Unidos pero teníamos el problema para ingresarlo al país. Estudiaba y estudiaba pero no me servía de nada porque no tenía el producto y no sabía cómo administrárselo a mi nene hasta que pasó lo de María Laura Alassi (mamá de Josefina) que tuvo esa gran oportunidad con ANMAT y dije ahora ya está, hay que conseguirlo” y fue más allá todavía: “Yo quiero que se fabrique en la Argentina, que se fabrique en Santa Fe, que me lo den en el hospital, en un dispensario o lo pueda conseguir en una farmacia”.

Desde hace unas semanas, Ignacio toma el aceite de cannabis dos veces por día y los avances, según contó su mamá, son notorios. “A una semana de haber empezado a tomar el aceite orinó solito, hizo deposiciones todos los días (estos chicos se constipan). Fija y me sigue con la mirada…”.

“Yo con el aceite estoy tocando el cielo con las manos. Con que mi hijo tenga calidad de vida ya gané la lucha porque esto es lo que busca toda madre: darle lo mejor a sus hijos”, dijo entre lágrimas esperando que el bienestar de Ignacio se prolongue. 

En general, tanto cultivadores como padres coinciden en la necesidad de que los médicos se interesen en este nuevo tratamiento, que puedan investigar y especializarse en el uso del aceite de cannabis. Pero antes y para esto es necesario que a nivel nacional se regule el uso de la marihuana con fines medicinales. La lucha recién empieza, ya está dando resultados y nada hará que este grupo de personas baje los brazos.

Los interesados en contactarse con APUCAM pueden hacerlo a través de la red social Facebook (Asociación Para Usuarios del Cannabis Medicinal).