Cómo ser un poco más feliz

Para ser un poco más felices, tenemos que aprender a sentir placer desde nuestro interior. La felicidad depende exclusivamente de uno mismo.

Por Bernardo Stamateas (*)

¿Sabías que podés ser un poco más feliz de lo que sos hoy? La felicidad, en realidad, está determinada por todo lo bueno que nos damos permiso para vivir y disfrutar cada día. El hecho de que seas feliz, y tengas un poco más de felicidad a diario, depende del placer que te permitas sentir.

La felicidad depende exclusivamente de uno mismo. Pero lo cierto es que la mayoría de la gente tiene la creencia de que alguien más debe hacerla feliz, o de que no es posible ser feliz si no se dan las circunstancias perfectas, tales como un buen empleo, relaciones satisfactorias e, incluso, ¡un buen clima! Quien piensa de esa manera solo logra aplazar su bienestar para más adelante.

Si te sentís identificado con lo anterior, necesitás saber que cuando logres enfocarte en el hoy, en el día que estás viviendo, y dejes de mirar el ayer y el mañana, vas a ver surgir en tu interior una nueva pasión.

Y hablando de placer, muchas veces solemos confundirlo con distracciones externas, como ir a una fiesta, ir a tomar algo con alguien, ir al cine o al teatro, etc. Todas esas actividades son totalmente válidas y disfrutables pero son fuentes externas de placer. Para ser un poco más felices, tenemos que aprender (si no lo hacemos naturalmente) a sentir placer desde nuestro interior.

¿Cómo hacemos para sentir placer internamente?

A continuación, algunos ítems para sentir placer:

-Procurando tener nuestra mente en paz, soltando culpas, reproches, rencores y cualquier otra emoción negativa que nos cause malestar.

-Decidiendo estar bien con nosotros mismos, aunque en el afuera no todo sea como nos gustaría que fuera.

-Disfrutando los momentos en los que estamos sin compañía. Mucha gente necesita estar siempre acompañada para no deprimirse.

-Disfrutando todo lo que hacemos con familiares y amigos.

Como podrás ver, este tipo de placer se trata más bien de una decisión que de un estado. Yo decido estar bien, pase lo que pase a mi alrededor. Muchos han perdido esos placeres internos tan comunes en la niñez, cuando somos felices con muy poco y vivimos en el ahora, e intentan llenar ese vacío con cosas o personas que se vuelven adictivas y les es muy difícil dejar.

¡El verdadero placer se encuentra dentro de vos, no lo busques afuera!

Si sentís que no sos todo lo feliz que quisieras ser, te invito a mirar hacia adentro y preguntarte (y responderte con sinceridad) qué es lo que te hace bien, lo que te gusta, lo que te hace olvidar el tiempo… y a comenzar a hacerlo a menudo.

Aunque parezca increíble, hay gente a la que la motiva el dolor emocional y el sufrimiento. Pero vos elegí siempre motivarte por el placer, por lo que te hace sentir a gusto y compartirías con tus seres amados. Estas son algunas preguntas que te pueden ayudar:

¿Qué es lo que en verdad me gusta?

¿Qué me inspira en la vida?

¿Cuáles son mis mayores intereses?

¿Qué es lo que me trae esperanza?

Todos los seres humanos compartimos la capacidad latente de ser un poco más felices, pero tenemos que usarla. Elegí ser feliz cada mañana. La felicidad te extiende y atrae lo mejor a tu vida.

Cuando logres enfocarte en el hoy, en el día que estás viviendo, y dejes de mirar el ayer y el mañana, vas a ver surgir en tu interior una nueva pasión. 

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(*) Psicólogo. Especialista en autoayuda, liderazgo, motivación y trabajo en equipo.

Resaltado

Share this article

Inicia sesión para enviar comentarios