“Moverse”, la principal recomendación de los kinesiólogos para sentirse bien

Publicado por: 11/04/2017 0 comments 43 views

Hoy, en nuestro país, se celebra el Día del Kinesiólogo. Este profesional es uno de los mayores participes en la rehabilitación motriz de las personas. Es el que reintegra a un individuo a su vida cotidiana y quien también puede actuar en la prevención de enfermedades.

Por Mónica Ritacca

En los tiempos que corren es muy común que las personas manifiesten, en cualquier momento del día, dolores de cuello, de cintura, de espalda… También que tengan una mala postura a la hora de sentarse en un escritorio o que adviertan sensaciones feas como mareos producto de contracturas. Para prevenir todo eso, ya que el sedentarismo es muchas veces la causa de todos esos malestares, es fundamental moverse. Como advierte el licenciado en Kinesiología y Fisioterapia Marcelo Senneke, “el cuerpo es 70 % estructura blanda y necesita movimiento para tener funcionalidad”.

El 13 de abril es una fecha especial para los kinesiólogos porque conmemoran su día. En ese marco, Viví Mejor conversó con el presidente y el secretario del Colegio de Kinesiólogos, Fisioterapeutas y Terapistas Físicos de la 1era. Circunscripción, Sebastián Morales y Marcelo Senneke respectivamente, sobre la importancia de esta rama de la medicina en la prevención de patologías y, obviamente, en los procesos de rehabilitación.

Ambos coinciden en que caminar y llevar a cabo una actividad placentera que ponga al cuerpo en movimiento es fundamental para no sentir dolor en las articulaciones ni presentar problemas a futuro  o al menos retardarlos.

“Hoy en día, chicos y grandes tienen muy poca actividad física. Por distintas razones se usa mucho el auto y se camina poco. Toda esa falta de movimiento trae consecuencias, produce problemas”, señala el licenciado en Kinesiología y Fisioterapia Sebastián Morales. A lo que su colega Marcelo Senneke, agrega: “El hombre es la única especie que ha evolucionado tanto para involucionar en el movimiento. Cien años atrás el auto no existía. La gente caminaba, y con ello el sistema cardiovascular y circulatorio, por ejemplo, estaban en movimiento constantemente. Hoy no es así”.

Teniendo en cuenta esta realidad social y también la fuerte presencia tecnológica que contribuyen a una vida cada vez más sedentaria, los profesionales recomiendan a toda la población estar en movimiento. De lo contrario, más tarde o más temprano, aparecerán los dolores, las lesiones y hasta descompensaciones.

Las lesiones de columna en el podio

En el consultorio de un kinesiólogo, el 70 % de las visitas diarias corresponden a malestares de columna. En ello mucho influyen el uso de celulares y computadoras y llevar una vida sedentaria.

Los kinesiólogos consultados por Viví Mejor explican que una persona que mira al horizonte, como debe ser, tiene una carga en su columna cervical de 5 kg. Si mira hacia abajo, la carga es de 28 kg. “Teniendo en cuenta eso es lógico que su columna sufra”, refieren.

Ser kinesiólogo hoy

En las últimas décadas la kinesiología creció mucho. Quienes desempeñan esta profesión reconocen que los médicos tomaron conciencia de la importancia del trabajo que realizan y derivan sus pacientes ante procesos de rehabilitación o para prevenir enfermedades o retardar la aparición.

“Antes se lo mandaba a caminar al parque o a nadar. Ahora se lo deriva al kinesiólogo. Si nos referimos en materia deportiva, hoy todos los equipos de fútbol o de rugby tienen su kinesiólogo y no sólo para tratar al deportista por una lesión sino para trabajar con vendajes y hacer ejercicios en entrenamiento para evitar lesiones. En ambos sentidos hubo un reconocimiento hacia nuestra profesión, pero aún falta mucho”, señala el presidente del Colegio de Kinesiólogos Sebastián Morales.

Al respecto, Marcelo Senneke, el secretario de la entidad, señala: “En el país se necesitan muchas reformas, y en materia de salud no se está al margen. El sistema, desde hace 60 años, tiene dos agentes que reciben pacientes de forma directa: los médicos y los odontólogos. Todas las otras 12 profesiones que se denominan auxiliares, como la nuestra, sufren el rigor de ese sistema y solamente pueden recibir pacientes derivados por un médico.  El tema es que con esa metodología, a nosotros el paciente nos llega tarde, con una lesión que se hizo crónica y es más difícil de tratar. ¿Por qué tarde? Porque primero, el paciente se encuentra, generalmente, con la dificultad de conseguir un turno a la brevedad con el médico y una vez que lo obtiene comienza el circuito vicioso del estudio complementario, es decir de la radiografía, la tomografía, etcétera. Veinte días después, con suerte, el paciente llega al kinesiólogo con una lesión crónica. Hay que entender que las lesiones cuanto más agudas son, más fáciles son de tratar. Y si las prevenimos mejor todavía”.

Hablar del presente de la profesión del kinesiólogo obliga a las autoridades del colegio a evocar dos proyectos presentados en la Municipalidad cuatro años atrás que no tuvieron eco. Uno, vinculado al intrusismo en la profesión por parte de cosmetólogos, masajistas y esteticistas, y otro al pedido de la creación de áreas terapéuticas en los gimnasios porque la evaluación postural de una persona realizada por un kinesiólogo es fundamental para saber qué actividad puede hacer.

En el marco del Día del Kinesiólogo, en un deseo desde el Colegio que este 2017 ambos proyectos sean analizados. ¡Feliz Día a todos los kinesiólogos en su día!

La efeméride

El Día del Kinesiólogo es reconocido como tal el 13 de abril, desde el año 1950 cuando bajo la presidencia de Juan Domingo Perón se declaró por medio del Decreto 8648. Es en recuerdo de la creación en 1937 de la primera escuela de Kinesiología en el ámbito universitario.

Los primeros Cursos de Kinesiterapia en la Argentina, comenzó a dictarlos la Doctora Cecilia Grierson en el año 1904. Esta mujer fue la primera en graduarse como médica en Sudamérica y dictaba sus clases en la Facultad de Medicina de Buenos Aires.

Ya en el año 1922 comienza a dictarse un curso de Kinesiterapia, cuya duración era de dos años. Ello a pedido del Dr. Octavio Fernández, quien fuera considerado el primer Maestro de la Kinesiología en el país.

Bajo la iniciativa del Dr. Octavio Fernández, se funda el 13 de Abril de 1937 la Escuela de Kinesiología de la Universidad de Buenos Aires. El Curso logra transformarse luego en Carrera con una duración de tres años y en los años 80 se extiende a cinco.

La palabra Kinesiología según su definición etimológica se refiere al estudio del movimiento. Más precisamente se trata del estudio científico del movimiento humano. El kinesiólogo es especialista en el mantenimiento de la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones, interviene en la recuperación y rehabilitación psicomotora, mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de naturaleza física. La aplicación de sus conocimientos puede tener un uso terapéutico, preventivo, o de alto rendimiento. Su accionar hoy en día abarca mucho más que hacer un simple masaje o colocar un aparato de fisioterapia. Podemos encontrar las especialidades en Kinesiología Deportiva, Psicomotricidad y Neurodesarrollo, Kinesiología Intensivista, Geriatría, Auditoría Kinésica, Traumatología y Ortopedia, Kinesiología Pediátrica, Cardiopulmonar, entre otros.