#NIUNAMENOS

Publicado por: 15/12/2015 0 comments 249 views

En Argentina cada día y medio una mujer muere víctima de la violencia de género

La marcha #Ni una menos y los miles de argentinos que participaron en distintos puntos del país, aceleró los tiempos del debate sobre la violencia de género y su escalada más brutal: los femicidios.

¿Cómo se debe atender a las víctimas de violencia de género? ¿Cómo se escucha una denuncia por violencia intrafamiliar? ¿Cuáles son las obligaciones del Estado? ¿Cómo reunir hechos para convertirlos en prueba legal para la Justicia y así prevenir y evitar el femicidio?
Las últimas cifras del horror señalan a Buenos Aires, Salta y Santa Fe como las provincias que encabezan la lista de femicidios en la Argentina. Y según el último informe anual de la ONG La casa del encuentro, durante el 2014 en todo el país hubo alrededor de 279 femicidios en el país a causa de violencia de género más extrema.

 

Corazón de la sociedad
La violencia de género, es uno de los más graves problemas sociales, es una violación a los derechos humanos de las mujeres.
Vivimos en un mundo en el que las mujeres no tienen control sobre sus cuerpos. Esto es consecuencia de un sistema injusto que considera a las mujeres seres inferiores que necesitan de la tutela de los varones y estar subordinadas a ellos.
Mientras sea tan enorme la desigualdad entre mujeres y varones, y mientras los varones se sientan con derecho sobre las mujeres, éstas permanecerán en condiciones precarias, serán vistas como de menor valor en la sociedad y sometidas a la violencia masculina.
La violencia contra las mujeres es un problema cotidiano y en aumento y esto es consecuencia de los patrones de conducta de la sociedad y la inacción del Estado para prevenir y sancionar.
“Los feminicidios expresan situaciones extremas de violencia contra las mujeres y niñas. Son el extremo de un continuo de terror contra ellas, que incluye diversas formas de humillación, de desprecio, de maltrato físico y emocional, de hostigamiento, de abuso sexual, de incesto, de abandono, de terror y la aceptación de que las mujeres y niñas mueran como resultado de actitudes misóginas y de prácticas sociales”.

 

Santa Fe, segunda
Santa Fe lleva la “triste cifra” de diez mujeres asesinadas por cuestiones de género. En los primeros cuatro meses de 2015 ya alcanzamos la misma cantidad de víctimas que hubo a lo largo del año pasado. Acerca de estos primeros meses, se indica que los departamentos donde se cometieron 9 femicidios, son Rosario, con cuatro casos; Castellanos, donde se registraron dos; San Cristóbal, General López y Santa Fe capital, con un caso en cada uno. A estos, se sumó el caso de Chiara en los primeros días de mayo. Las mujeres asesinadas, tres tenían entre 15 y 24 años; otras tres, entre 54 y 64; y dos, entre 35 y 44. Una de las víctimas es menor de 14 años. En tanto, al momento de hacer referencia a la clase de femicidios, se indicó que el 80 por ciento de los casos se cometió en el entorno íntimo, es decir que el responsable fue una pareja, ex pareja, o un familiar de la víctima.

 

En 2014, 277 mujeres fueron asesinadas en Argentina, de las que 36 eran adolescentes, según la asociación civil La Casa del Encuentro. Argentina incluyó a fines de 2012 el “femicidio” como figura en el Código Penal, para los asesinatos de mujeres en casos de violencia de género.
Con el lema “Ni una menos”, la propuesta fue rápidamente secundada por periodistas, escritoras y artistas para acudir al Congreso, y pedir la efectiva aplicación de la ley. La convocatoria subrayaba que se necesitan “más varones comprometidos con esta lucha”, en un país en el que la violencia de género no aparece como prioridad en el programa de los principales candidatos a la Presidencia en las elecciones del próximo octubre.
La movilización quiere que el problema se entienda como un tema de Derechos Humanos, “porque detrás de cada femicidio, de cada caso de violencia de género, también hay víctimas colaterales y tiene un impacto en toda la sociedad”