El origen de las buenas ideas

Publicado por: 19/10/2017 0 comments 33 views

Todo lo que existe nació de una buena idea. Dicen que los seres humanos tenemos miles de ideas por día. Pero si queremos ver resultados positivos en nuestra vida, es necesario que algunas de esas ideas sean buenas para que nos conduzcan al éxito.

Por Bernardo Stamateas (*)

¿Alguna vez te preguntaste de dónde provienen las buenas ideas? Estas son sus principales fuentes:

Otras personas. Siempre deberíamos estar atentos cuando nos relacionamos con los demás porque podemos copiar buenas ideas de ellos. ¡La gente es una fuente inagotable de ideas! Pero por supuesto, copiemos solamente lo bueno, lo positivo, lo valioso. Lo que a alguien le resultó útil para avanzar nos puede servir también a nosotros. Estemos alertas.

Una siembra. Hay gente que voluntaria y generosamente pondrá a nuestra disposición sus buenas ideas. Es decir, que sembrarán en nosotros. Cuando ayudamos a alguien desinteresadamente a lograr sus objetivos, es probable que esa persona luego nos retribuya, abriéndonos una puerta o dándonos una “idea de oro”. Nunca dejemos de sembrar.

Del buen humor. Está comprobado que cuanto más nos reímos, mejores ideas podemos generar. ¿Cuál es el estado de ánimo que suele acompañarte? Necesitamos reírnos más. Una manera de ayudar a alguien que está atravesando un problema es a través del humor. Porque cuando uno se ríe, se relaja. Y de ese modo, se activa el hemisferio derecho del cerebro que es donde se halla la creatividad. Procuremos alimentar siempre el buen humor.

Ahora, ¿por qué no podemos vivir sin buenas ideas? Porque una sola idea buena puede representar una fuente de ingresos económicos. La mayoría de los millonarios cuentan que llegaron a ese estado de la nada, es decir, con una idea de oro. Si sentís que no tenés nada, o que nunca llegarás a nada, sos el candidato perfecto para convertirte en una persona próspera. “A mí nunca se me ocurre nada”, tal vez digas. Eso no es cierto. Lo creamos o no, los seres humanos somos todos creativos, pues nacemos con la capacidad para serlo.

Pero, ¿cómo podemos ayudarnos a nosotros mismos a generar ideas? Comparto algunas ideas prácticas:

Divertirnos más. Como ya mencionamos, la alegría activa la creatividad. Rara vez veremos a una persona con mal carácter o con depresión generar una idea que funcione. El hemisferio cerebral izquierdo es el racional y nos sirve para pensar y analizar. El hemisferio cerebral derecho es el de la relajación, el descanso y la diversión. Las buenas ideas nacen en este último. Dicen los creativos que luego de pensar y analizar algo bien, hay que dejarlo por un tiempo haciendo algo diferente que nos distraiga. Relajarse y pasarla bien activa nuestra capacidad de generar las mejores ideas.

Hacer un resumen de nuestro proyecto. Los creativos saben resumir en unas líneas lo que quieren lograr. La capacidad de resumen ayuda al pensamiento creativo. Cuando tengas un problema o necesites algo, explicalo de forma breve, que no sea demasiado extenso. Cuanto más cortas sean nuestras explicaciones, mayor cantidad de pensamientos creativos tendremos.

Aprender a metaforizar. Consiste en buscar un símbolo para explicar algo. Por ejemplo, si tu problema fuese un color, ¿cuál sería? Los creativos hacen uso de las metáforas y generan imágenes: “Soy como un vaso que rebosa de alegría”, etc. Dichas imágenes nos permiten ver una misma situación desde otro ángulo. Démonos permiso para estar un poco creativos a la hora de metaforizar, pues así logramos romper paradigmas y encender nuestro lado creativo.

Hacer cosas nuevas. Si te gusta cocinar, probá hacer una receta nueva que nunca hiciste. Si te gusta mirar películas, probá ver un género que nunca antes viste. Cuando nos atrevemos a aceptar un desafío, por lo general, obtenemos resultados nuevos que activan la creatividad. A veces nos molestan los imprevistos y los cambios de último momento y estos suelen ser la plataforma para las buenas ideas. Todo depende de nuestra actitud a lo nuevo. No nos resistamos a la novedad.

Todo nace, cambia, evoluciona y avanza a partir de una buena idea…

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com

(*)Doctor de Psicología. Especialista en autoayuda, liderazgo, motivación y trabajo en equipo.

Está comprobado que cuanto más nos reímos, mejores ideas podemos generar.