Pirotecnia: Una diversión peligrosa

Publicado por: 12/12/2016 0 comments 29 views

A días de Navidad y Año Nuevo es probable que estén pensando en comprar petardos, cañitas voladoras o bengalas de colores. Aunque para muchos se trata de una diversión, lo cierto es que la pirotecnia puede ser muy peligrosa y arruinar un encuentro familiar.

Por Mónica Ritacca

Seguro que ya lo sabés o escuchaste alguna vez, pero en estas fechas viene bien recordarlo: ¡el mal uso de la pirotecnia puede traer graves consecuencias! La pirotecnia es siempre riesgosa y los niños tienen diez veces más posibilidades que un adulto de ser dañados por el uso de estos elementos.

De ahí es que todos los especialistas coinciden e insisten en que los menores no deben  manipular pirotecnia y que, en todo caso, esos productos que deben ser controlados en cuanto a calidad deben ser utilizados adecuadamente solamente por los adultos.

El uso irresponsable de pirotecnia puede provocar lesiones graves en distintas partes del cuerpo. Desde quemaduras hasta pérdida de la visión, lesiones auditivas y en los genitales; o sea pueden dejar considerables secuelas.

Con la finalidad de vivir unas fiestas en paz y sin accidentes, la principal recomendación es que los niños no manipulen pirotecnia. Tampoco los adultos, pero en caso de que la utilicen se deberán tener en cuenta varias cuestiones. Entre ellas, que los fuegos de artificio deben ser usados en ambientes despejados. Además, que la pirotecnia más peligrosa son los productos sonoros como los petardos; no obstante las estrellitas y bengalas también tienen riesgos ya que sus chispas pueden prender fuego a la ropa y dañar los ojos de los niños.

QUÉ HACER EN CASO DE ACCIDENTE

A continuación, te vamos a decir cómo hay que actuar en caso de que alguien resulte lastimado al manipular pirotecnia. Aunque puede no ocurrir nada, hay que estar prevenido.

-Si la ropa toma fuego, se debe sofocar al accidentado envolviéndolo con una manta o haciéndolo rodar por el suelo. Nunca debe caminar y menos aún correr.

-Lavar la zona lesionada con agua fría o helada, ya que disminuye el edema y calma el dolor.

-Nunca colocar cremas, pomadas, preparados caseros o medicinales.

-Cubrir la zona afectada con paños limpios, toallas o sábanas.

-Concurrir al centro médico más cercano.

-En caso de accidentes con compromiso ocular, no tocar ni realizar ninguna maniobra sobre los ojos.

PENSÁ EN LOS ANIMALES

Además de las consecuencias físicas que puede tener el uso irresponsable de la pirotecnia, no te olvides que los animales son los más afectados. ¿Querés saber qué efectos tiene la pirotecnia sobre ellos?

Les genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y/o muerte. Los efectos en los animales son diversos y de diferente intensidad y gravedad. Los perros suelen sentir temor y al huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse. Las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocarles la muerte; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por simple curiosidad pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse; los insectos y otros animales pequeños poco pueden hacer para no ser dañados, la pirotecnia es para ellos un explosivo de gran tamaño.

Tené en cuenta que:

-La venta y uso de pirotecnia está prohibida a menores de edad.

-En los productos siempre debe figurar la siguiente información: la leyenda “Autorizado por el RENAR”, la inscripción del N° de registro otorgado por RENAR, y los datos del fabricante o importador del artificio. Si no figuran esos datos no compres.

-No hay que utilizar pirotecnia de dudosa autenticidad ni tampoco fabricar los propios explosivos.

-No hay que llevar pirotecnia en el bolsillo ni dejarla al sol o cerca de fuentes de calor.

-La pirotecnia menos riesgosa es aquella en la que predomina la luz. La más peligrosa son los productos sonoros como los petardos.

-No hay que arrojar pirotecnia cerca de otras personas, contra muros, cajas de luz o de gas. Debe manejarse siempre en lugares abiertos, lejos de los edificios.

-La pirotecnia con mechas cortas no dan tiempo para alejarse del lugar después de encenderlas, por ello nunca debe prenderse en las manos o en el interior de botellas. Debe colocarse en el piso.

-En caso de falla de un producto, no intentar volver a encenderlo.

-Los artefactos de pirotecnia pueden causar incendios, ya fuera en el lugar o a distancia.