POLE DANCE: flexibilidad, coordinación y fuerza

Publicado por: 18/08/2017 0 comments 90 views

Pese a que todavía persiste el tabú que relaciona la disciplina al cabaret, cada vez más gente la entiende como un deporte, una actividad artística. Fundamentalmente por los beneficios que le proporciona al cuerpo, a la mente y a la salud en general. En Santa Fe es una actividad que crece.

Por Juan Ignacio Rodríguez

El Pole Dance empezó a concebirse como deporte en Amsterdam, siendo este lugar en donde nació la primera federación del mundo en 2003. Por nuestra zona, los primeros países de América Latina en formar escuelas, instituciones y academias fueron Argentina y Brasil, de modo que ellos son los pioneros en la formación de centenares de practicantes de dicha actividad. Actualmente, la actividad se ha expandido en Chile, Perú, México, Colombia, Costa Rica y Venezuela.
En nuestra ciudad, Romina De Bernardi, profesora de danza clásica y danza jazz, preparadora física, instructora en técnicas de gimnasia y pilates, es quien lleva adelante al Pole Dance como una de sus pasiones y un gran desafío desde hace varios años.

Romina, con la ayuda de los padres lógicamente, se dedica a la gimnasia artística y deportiva desde los tres años, donde se trabajan todas las capacidades de flexibilidad, coordinación y fuerza.

“Posteriormente me dediqué más a la danza y a lo aeróbico deportivo. Es decir, todo lo relacionado con lo gimnástico y lo acrobático. Pero cuando descubrí lo que era el Pole, me gustó porque justamente tiene mucho de acrobacia, flexibilidad, fuerza, coordinación. O sea, lo que trabajé toda mi vida, lo encontré en ésto”, dice Romina, tras terminar una serie de movimientos que realizó para las fotos.

Para cualquiera

El Pole Dance, lo puede hacer cualquier persona. Se puede entrenar como una actividad física, por ejemplo, en reemplazo del gimnasio. En su academia, Romina comienza con niños desde los 3 años con todo lo que es la iniciación a la danza. “A partir de los 7, es cuando se van inclinando a lo que es Pole, porque tienen que ser un poco más grandes para poder hacer tomas o posiciones del cuerpo”.

Es una actividad mixta, en la que a priori prevalecen las mujeres, pero últimamente los hombres se están sumando cada vez más. Fundamentalmente en competencias a nivel nacional e internacional.

“No es fácil salir del prejuicio del caño”. La gente abre los ojos cuando le decís lo que haces. Pero, esto que hacemos, tiene una disciplina que seguir: entrenar todos los días, muchas horas, constancia, dieta, nutrición adecuada”, afirma con sinceridad Romina De Bernardi.

Crecimiento

Al tener una academia propia,  la idea de abrir cada vez más el abanico de actividades cae por sí sola. Es por eso que este año fue el primero en el cual armó un grupo de competencia. Con ellos, compitieron en el regional de Santa Fe Pole Championship, que después deriva en dos panamericanos. Uno, el Panamerican Amateur Pole Championship y el otro, el Panamerican Pole Championship. “De las seis coreografías que fuimos a competir, cinco quedaron en el primer puesto. Algo increíble, por ser la primera vez”, comenta orgullosa Romina.

Respecto a las competencias, concretamente, de Bernardi explica lo siguiente: “cada una tiene sus reglamentos. Se debe cumplir con las pautas que exigen. Por ejemplo: hay un pole que es fijo y otro que es giratorio. Entonces tenés un tiempo mínimo que cumplir girando, posiciones determinadas, diferentes figuras, secuencias, acrobacias en el piso, tiempos mínimos y máximos de duración de la coreografía”.

 

El Pole Dance, lo puede hacer cualquier persona. Se puede entrenar como una actividad física, por ejemplo, en reemplazo del gimnasio.