Por qué se nos cae el pelo

Publicado por: 30/05/2019 0 comments 126 views

Si bien hay períodos estacionales en los cuales la caída del cabello puede ser mayor, existen otros motivos que debemos conocer y controlar.

Ya sea por cuestiones genéticas, hormonales o agresión físico-química externa, la pérdida de cabello es algo que afecta tanto a hombres como mujeres y debe ser un llamado de atención, porque puede ser indicativo de una enfermedad o trastorno del cuerpo.

Los factores desencadenantes pueden ser diversos.

Problemas en el cuero cabelludo, herencia genética, pérdida de pelo por procedimientos cosméticos inadecuados (tinturas, alisados con formol, químicos), enfermedades generales, dietas hipocalóricas extremas o una mala alimentación, son sólo algunas de las múltiples causas. En muchos casos, puede ser algo temporario y en otros, el principio de una alopecia evolutiva hasta llegar a la calvicie.

Lo fundamental es reconocer cuándo una caída de cabello está fuera de lo normal, generalmente esto sucede si se pierden más de 100 pelos por día.

La alopecia androgénica, la forma más frecuente de alopecia, afecta a aproximadamente una de cada cuatro mujeres. Tiene un origen hormonal y genético, y clínicamente se presenta con una pérdida de densidad a nivel de la raya del pelo por afinamiento de los folículos.

En criollo, una de las formas más sencillas de comprobar si estamos perdiendo demasiado pelo es analizar la raya del pelo, si se va ensanchando progresivamente, es importante consultar a un médico especialista para que realice estudios, arroje un diagnóstico y un posterior tratamiento si fuera necesario.

Temporada alta
Es preciso hacer una distinción entre hombres y mujeres porque las causas no suelen ser las mismas. En el caso de las mujeres, las alopecias más frecuentes se dan luego del parto, o por déficit de hierro u otros nutrientes, así como también pueden presentarse periodos de caída según la estación del año. Mientras que en los hombres la causa más frecuente es la alopecia androgenética, que en la mayoría de los casos es multifactorial, pudiendo presentarse por herencia familiar.
Tanto en hombres como mujeres, es frecuente la alopecia luego del consumo de alguna medicación que pueda generarla o por dietas estrictas o no equilibradas. En todos los casos de pérdida de cabello es necesario realizar un exhaustivo examen físico y de laboratorio, además de un cuestionario detallado para evaluar las características. Y consultar a un especialista antes de tomar cualquier medicación de venta libre que prometa resultados mágicos.

La doctora y dermatóloga Mariana Dommarco apunta que detrás de la caída del cabello puede haber cuadros de: hipotiroidismo o hipertiroismo; anemia; dietas con privación de calorías o de proteínas; deficiencias de zinc; hierro; biotina o ácidos grasos esenciales; perimenopausia y posmenopausia; enfermedades sistémicas o estrés psicológico.

“O deberse a motivos estacionales como el post veraneo; autoinmune como la alopecia areata, liquen, lupus, etcétera; genética como la alopecia androgénica y menos frecuentes: fármacos, hongos, bacterias. Dependiendo de la causa, utilizamos distintos tratamientos que van desde aminoácidos orales hasta mesoterapia, entre otros”, aclara.

Liliana, una ama de casa de 45 años, comenzó a ver manojos de pelo en la bañera cada vez que se bañaba y si bien siempre se le caían algunos diariamente, tanta cantidad comenzó a llamarle la atención y realizó una consulta a un especialista: “Me dijo que cada día le saque fotos al pelo que se me iba cayendo para llevar un registro de la cantidad. Y empecé a ir a yoga, aprendí algunas respiraciones y cada día antes de dormir las repetía, eso bajó mi ansiedad y me ayudó a descansar mejor. Si bien parece que no tiene relación una cosa con la otra, de pronto el registro de caída comenzó a darme buenas noticias: se me caía cada vez menos cabello”.

La alimentación
La licenciada Alejandro Raichuni, nutricionista de Vivir Delgado, asegura que “una alimentación equilibrada y completa que aporte todos los nutrientes ayuda a estar más saludable y, por lo tanto, evita la caída del cabello”.
No pueden faltar en nuestra dieta alimentos proteicos porque son ricos en aminoácidos que ayudan a prevenir la caída del cabello. Estos son carnes (principalmente el hígado, ya que también es rico en hierro) y huevo, sobre todo la clara que es la proteína más completa y posee todos los aminoácidos esenciales que son aquellos que el cuerpo no puede sintetizar y por eso es muy importante aportarlos con la dieta.
En promedio, todas las personas tienen unos 150 mil pelos que crecen, por año, unos 13 centímetros. Este crecimiento puede variar de acuerdo a cómo funcionen los folículos pilosos de donde nacen los cabellos. Evitar por completo que se caiga es imposible: en promedio se renuevan entre 50 y 100 pelos por día y la señal de alerta debe estar asociada a la densidad.

Las mujeres son menos propensas a sufrir por herencia la caída del cabello que los hombres; sin embargo, el estrés, la mala alimentación, el uso excesivo de tinturas, champú, planchita y secadores de pelo dañan la salud del cuero cabelludo. Por eso, la importancia de extremar los cuidados y adquirir hábitos saludables.