Producción de antibióticos contra la tuberculosis en el LIF

Publicado por: 12/04/2018 0 comments 156 views

El Laboratorio Industrial Farmacéutico de Santa Fe dio un paso estratégico: inauguró una nueva planta de 700 metros cuadrados para producir los fármacos que se utilizan en el tratamiento de la tuberculosis.

“El hecho de que contemos con producción pública de medicamentos tuberculostáticos nos pone en un lugar altísimo. Este no es un medicamento que se pueda comprar en la farmacia y su faltante hace que mucha gente no pueda curarse”, dijo la ministra de Salud, Andrea Uboldi, el día de la inauguración.

La planta es de comprimidos generales —lo que implica que se van a poder producir otros medicamentos— pero que se gestó con el proyecto de elaborar los antibióticos que necesitan los pacientes con tuberculosis.

En la primeros dos meses, la enfermedad se suele tratar, en general, con la triple asociación (un comprimido que incluye rifampicina + isoniacida + pirazinamida) y etambutol. Y en los cuatro meses restantes, los médicos suelen recetar la doble asociación (rifampicina + isoniacida) y etambutol. Todos estos fármacos los va a producir el LIF, ubicado en calle French 4950 de nuestra ciudad.

Como el tratamiento es largo y requiere mucha constancia de parte de los pacientes, es importante contar con los medicamentos que lo simplifican, como la triple asociación, que en un solo comprimido suma tres antibióticos.

Entre finales de 2015 y durante el 2016, además, el Ministerio de Salud nacional tuvo dificultades para abastecer a las provincias —entre ellas a Santa Fe— de la triple asociación y de etambutol, lo que generó complicaciones en los tratamientos.

La obra demandó una inversión de 45 millones de pesos, de los cuales $ 25 millones fueron aportados por el gobierno provincial y los $ 20 restantes, por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, en el marco del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec), a través de un consorcio público-público con la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Once mil casos de tuberculosis, aproximadamente, se detectan por año en la Argentina. En la provincia de Santa Fe, en el 2017 se diagnosticaron 569 pacientes.

La enfermedad

La Tuberculosis (TBC) es una enfermedad infecto-contagiosa que afecta principalmente a los pulmones, pero que puede atacar otras partes del cuerpo, llegando a ser muy grave. La causa una bacteria conocida como “bacilo de Koch” que se contagia a través del aire por contacto con una persona enferma. Si no se trata oportunamente, puede causar daño permanente en los pulmones. Es una de las principales causas de muerte en el mundo.

Los enfermos que no están en tratamiento, al toser o estornudar, eliminan las bacterias al aire que entran a los pulmones de la persona sana. Ésta se infecta pero no se enferma. Para que suceda, el contacto con la persona enferma debe ser prolongado, y debe compartir ambientes pequeños y poco ventilados. Las personas inmunodeprimidas pueden adquirir más fácilmente la enfermedad.

Cuando el enfermo se encuentra haciendo tratamiento no contagia a otros. Es importante aclarar que la tuberculosis no se contagia por compartir el mate, cubiertos, vasos, etc. con una persona enferma.

El síntoma principal es la tos persistente por más de 15 días. Además, se puede presentar junto con:

  • fiebre;
  • sudoración por la noche;
  • cansancio permanente;
  • pérdida de peso;
  • falta de apetito;

Ante la persistencia de tos durante más de 15 días, es importante consultar al Centro de Salud más cercano a su domicilio, para realizar un estudio muy sencillo (estudio del catarro) y empezar el tratamiento lo antes posible, de ser necesario.
El estudio y tratamiento para la tuberculosis son gratuitos en todos los centros de salud y hospitales públicos de la provincia.

Detectar la Tuberculosis en forma temprana es una de las principales herramientas para combatir la enfermedad. Con el tratamiento adecuado durante el tiempo indicado por el médico, la persona enferma logra curarse sin contagiar a otros.

El tratamiento dura al menos 6 meses para que una persona se cure totalmente. La medicación se toma frente al personal de salud que acompaña y ayuda a realizar el tratamiento en el centro de salud. Los síntomas suelen mejorar en 2 a 3 semanas, pero ante la mejora de los síntomas no debe suspenderse la medicación. El pronóstico es excelente si la Tuberculosis pulmonar se diagnostica a tiempo y el tratamiento se inicia rápidamente.

Medidas de prevención

  • La cura de los enfermos es la principal forma de evitar la transmisión de la tuberculosis.
  • Controlar a todos los contactos de la persona que tiene tuberculosis cuando permanecen con el enfermo en un ambiente cerrado durante varias horas por día.
  • Vacunar al recién nacido con la vacuna BCG para prevenir las formas graves de tuberculosis antes de salir de la maternidad.
  • Cubrirse la boca al toser o estornudar.

A tener en cuenta

  • La Tuberculosis tiene cura, sobre todo si su detección es temprana y el tratamiento es adecuado
  • El Calendario Nacional de Vacunación contempla la dosis en el recién nacido. Es fundamental la aplicación de la vacuna BCG al nacer, como única dosis en la vida, para evitar la aparición de formas graves como meningitis por TBC. La vacuna no previene la enfermedad, sólo las formas graves en los pacientes más vulnerables como son los niños y recién nacidos.
  • Todo paciente tratado correctamente no contagia. Por ello es muy importante la consulta temprana y el diagnóstico precoz por el Centro de Salud, así como el cumplimiento total del tratamiento, que dura como mínimo 6 meses (según cada caso).