Que bailar sea tu hora feliz

Publicado por: 30/12/2019 0 comments 60 views

No pares”, “no te rindas”, “ve por ello”, “lucha”, “movete” son consejos que escuchamos a diario. Ahora bien, si te cuento que la ciencia ha comprobado un atajo a la alegría y al bienestar físico y emocional… ¿te sumarias a mi invitación? Ese camino es el baile en cualquiera de sus formas.


Por Melisa Acosta (*)

Los orígenes de la danza se remontan a la prehistoria. Siempre el ser humano tuvo la necesidad de comunicarse corporalmente. Los movimientos eran rituales donde la respiración y los latidos del corazón les daban el ritmo y la cadencia. Hoy podemos afirmar que el baile es el lenguaje universal existente en todas las culturas.
A su vez desde hace años se sabe que la actividad física proporciona muchos beneficios. Pero cuando bailamos no sólo obtenemos lo que nos brinda la actividad aeróbica, sino que además tenemos un provecho extra a nivel psicológico y emocional.

Y esto no ha pasado desapercibido para la gran industria del Fitness mundial ya que hay muchos programas de ejercicios grupales destinado a entrenar bailando. Entre ellos el mas popular y exitoso en el mundo entero ha sido Zumba Fitness. Porque es para todos sin excepción, y disfraza el ejercicio con el baile mediante canciones que nos transportan de emoción en emoción.

Mucho se ha dicho sobre los beneficios del baile en nuestras vidas: que nos ayuda a mantenernos en forma, a reducir el estrés, a estimular la memoria y la agilidad mental, a mejorar la postura del cuerpo, a ampliar nuestro entorno social, e incluso a sentirnos más alegres y positivos.

Además mejoramos la autoestima y la seguridad en uno mismo, superándonos en cada paso aprendido.
En una clase de baile podemos conectar con nuestras emociones, como la rabia y la ira, o la ansiedad y la angustia; lo bueno es que bailando pueden canalizarse de forma saludable, lo que ayuda al control emocional en el día a día.
Nos ayuda a que nos desenfoquemos de los problemas y preocupaciones que inundan la mente, reducimos los estados de tensión, obteniendo sensaciones de bienestar.

Bailar supone una distracción placentera y relajante, por eso lo más probable es que si observamos a una persona bailando tenga una sonrisa en su cara.

Te invito a que te muevas, como quieras, con zumba, ritmos, clases de tango, bachata o reggaetón; no importa cual elijas mientras lo hagas con el corazón y ese movimiento te apasione y te haga feliz… ¿o no es eso acaso lo que nos importa? Entonces… ¿bailamos?

(*) Instructora de Zumba Fitness- Zin e instructora de Fitness Grupal y Ritmos. Dance coach.

 

Cuando bailamos no sólo obtenemos lo que nos brinda la actividad aeróbica, sino que además tenemos un provecho extra a nivel psicológico y emocional.