¿Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico?

Publicado por: 13/01/2020 0 comments 59 views

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad que se presenta todo el año, pero durante el verano se incrementan las probabilidades de contraerla, afectando principalmente a lactantes, niños pequeños y ancianos, por tener su sistema inmunológico deprimido.

El SUH es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos mal cocidos y en el agua contaminada. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y hasta puede producir la muerte.

Los síntomas aparecen entre 1 a 10 días, usualmente 2 a 5 días posteriores a la infección. Ellos son: diarrea acuosa seguida por diarrea sanguinolenta, dolor abdominal severo y sangre en la orina.

Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados, como carne picada de vaca y aves sin cocción completa como las hamburguesas, salame, arrollados de carne, leche sin pasteurizar, aguas contaminadas, lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.

También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación.

Medidas de prevención
Las medidas de prevención de la enfermedad incluyen:
-Lavado de manos: como se trata de una enfermedad que se puede transmitir de persona a persona y puede haber una contaminación cruzada, las personas que preparan alimentos o que están en guarderías y jardines de infantes cambiando pañales y preparando alimentos deben lavarse las manos intensamente antes de comer, antes de preparar alimentos, después de ir al baño, al tocar pañales o al estar preparando carne.

-Cocer la carne: garantizar la adecuada cocción de la carne, es decir, que no quede roja o rosada (jugosa), ya que la cocción a más de 70º inactiva la toxina. No dejar que fuera de la casa se coma carne que no está bien cocida o donde no se puedan garantizar las medidas de higiene.

-Higiene al cocinar: cuando se preparan los alimentos, en particular cuando se corta carne cruda, hay que lavar bien los utensilios antes de usarlos para procesar otros alimentos, además de cambiar o lavar bien la tabla que se usa. El jugo de la carne cruda puede contaminar a los otros alimentos.

-Consumir jugos y leche que estén pasteurizados o hervir la leche antes de tomarla.

-Lavar las verduras adecuadamente cuando una las consume crudas.

-Guardar en la heladera en diferentes envases la carne cruda y la cocida.

-Consumir agua potable y, si uno tiene dudas de su calidad, hervirla y dejarla reposar 30 minutos o agregarle dos gotas de lavandina por cada litro de agua. De esta manera se evitan también otras infecciones enterales.

-No bañarse en lugares de agua contaminada, como arroyos o ríos que están prohibidos, o en piletas que no estén lo suficientemente cloradas para que no haya ningún tipo de infecciones.

 

Enfermedades de Transmisión Alimenticia
El Síndrome Urémico Hemolítico es una de las Enfermedades de Transmisión Alimenticia. La Organización Mundial de la Salud define a las ETA como “enfermedades de carácter infeccioso o tóxico que son causadas por el consumo de alimentos o de agua contaminada”.

También pueden ser definidas como cualquier manifestación clínica originada por la ingestión de alimentos que contengan agentes etiológicos en cantidades tales que afecten la salud del consumidor en forma aguda o crónica, a nivel individual o grupal.

Para las personas sanas, la mayoría de las ETA son enfermedades pasajeras, duran un par de días y no presentan complicaciones. Para los grupos de riesgo: niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos (personas enfermas), estas enfermedades pueden ser más severas, dejar secuelas, e incluso hasta provocar la muerte.

Las Enfermedades de Transmisión Alimenticia son:
-Gastroenteritis
-Botulismo
-Salmonelosis
-Triquinosis
-Síndrome Urémico Hemolítico

 

La mayoría de las Enfermedades de Transmisión Alimenticia como el Síndorme Urémico Hemolítico pueden evitarse si los alimentos se manipulan y preparan higiénicamente.

 

 

“Le puede pasar a la mamá más cuidadosa y precavida”

Por Verónica Ignagni, mamá de Vito

“Como todos los años empiezo con mi campaña anti-síndrome urémico hemolítico SUH. Enfermedad que, lamentablemente, se está dando con mayor frecuencia. Lo que me pasó con Vito fue, sin dudas, la peor experiencia de mí vida, de nuestras vidas.
Como toda enfermedad grave, uno nunca piensa que le puede tocar. Y, les aseguro, que le toca hasta a la más cuidadosa y precavida… Sólo basta no prestar atención un segundo para que los chicos ingieran algo contaminado con la bacteria.

Los cuidados:
-Cocción: más vale una suela que jugoso. Nada de carne picada. Nada de comidas al paso. La carne hervida en casa, la procesan y arman hamburguesas, empanadas, pastel de papas o lo que sea.
-Verduras: igual. Nada de verduras crudas, y en caso de dárselas las dejamos un ratito (después de lavarla muy bien) en agua con una gotita de lavandina, se vuelve a enjuagar y recién se les da.
-Yogures/quesos/todo lo que sea de heladera: ojo las cadenas de frío. Preparen postres en casa.
-Contaminación cruzada: la carne en la heladera va siempre en el estante de abajo y dentro de una fuente o tupper para que no chorree la sangre.
-Frutas: lavarlas muy bien y dentro de lo posible, pelarlas.
-Verduras orgánicas: ojo, son las más peligrosas. En su mayoría, se abonan con vista, lugar preferido de la bacteria.
-Higiene: lavado de manos permanente. Tabla para verduras, tablas para carnes. Y se lavan con lavandina. No cortamos la carne con el mismo cuchillo que utilizamos para las verduras.
Si viene la abuela con sus ricas empanadas, las comemos nosotros, a los chicos sólo alimento seguro. Si vamos a comer afuera les compramos pastas. Evitemos la comida comprada que no sabemos quién la hizo y bajo qué condiciones de higiene y cocción.
-Evitar los embutidos: es un trabajo enorme, ¿no? Les aseguro que peor es ver lo que hay que vivir cuando el SUH llegó a casa.
En caso de fiebre (puede no darse), malestar general, diarrea y ni hablar si es con sangre, no se queden con que es una gastroenteritis, colitis, etc. Pidan un coprocultivo. Cuanto antes se detecta la bacteria, antes se comienza el tratamiento.

Vito vivió:
-15 días de terapia intensiva, aislado en una sala de flujo laminar.
-3 operaciones.
-11 transfusiones (es una bacteria rompe plaquetas).
-8 hs de diálisis por día (para sacar la toxina).
-Edema de pulmón.
-Depresión post internación.

Todo esto con un año y medio. Gracias a Dios, a mí instinto y la pericia médica todo salió bien, sin secuelas, pero condicionado de por vida a controles y una dieta hiposódica e hipoproteica.
No soy médica, hablo desde lo que me tocó. Ojalá este texto sirva para evitarle a alguien, lo que vivimos nosotros, que hoy, tras 3 años y medio es un fantasma que me encantaría extinguir y no puedo”.