Recomendaciones nutricionales para lograr una buena lactancia

Publicado por: 18/08/2017 0 comments 77 views

La primera semana de agosto se celebró en más de 170 países la “Semana Mundial de la Lactancia Materna” y qué mejor que tener una mamá bien alimentada para proporcionarle al recién nacido los nutrientes necesarios para crecer fuerte y sano.

Cereales: Este grupo aporta energía (hidratos de carbono), vitamina B (especialmente en cereales integrales) y fibra en legumbres y en los cereales integrales. Además las harinas de trigo proporcionan un alto porcentaje del requerimiento de ácido fólico por estar enriquecidas. ¿Qué comidas conforman este grupo? Arroz, avena, cebada, maíz, trigo, féculas, fideos, panes, galletas, legumbres: arvejas secas, garbanzos, lentejas, porotos, etc. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda como modo exclusivo de alimentación, la leche materna por los primeros 6 meses de vida.

Una adecuada y equilibrada alimentación durante el embarazo es de suma importancia tanto para la mamá como para el bebé. Proporciona los nutrientes necesarios que favorecen al crecimiento y desarrollo del niño en camino, mantiene el nivel de energía a lo largo del embarazo, previene anemias en la madre y activa la producción de leche. Por ello, es imprescindible el diseño de un plan alimentario supervisado por profesionales para garantizar la ingesta de todos los grupos de alimentos y la variedad del consumo de cada uno de sus componentes.

La dieta debe contener la energía suficiente para asegurar también el buen estado nutricional de la madre post parto. Para lograrlo se sugiere consumir: cereales; frutas y vegetales; leche, yogur y queso; carnes y huevos y aceites Vegetales. Por supuesto, el agua potable también forma parte de una alimentación completa.

Cereales: Este grupo aporta energía (hidratos de carbono), vitamina B (especialmente en cereales integrales) y fibra en legumbres y en los cereales integrales. Además las harinas de trigo proporcionan un alto porcentaje del requerimiento de ácido fólico por estar enriquecidas. ¿Qué comidas conforman este grupo? Arroz, avena, cebada, maíz, trigo, féculas, fideos, panes, galletas, legumbres: arvejas secas, garbanzos, lentejas, porotos, etc.

Frutas y Verduras: Estos alimentos son fuente de vitaminas y minerales, como así también de fibra. Es recomendable el consumo de por lo menos una porción en crudo cada día ya que algunas de ellas (vitaminas y minerales) se pierden en los procesos de cocción. Por eso, es indispensable elegir tanta variedad como sea posible.

Leche, yogur y queso: ¿Por qué no decimos lácteos? Porque no incluye los productos derivados como la manteca y la crema. Este grupo aporta principalmente fósforo y proteínas y está compuesto por la gran variedad de quesos, leches y yogures que existen en el mercado.

Carnes y huevos: Las carnes (blancas, rojas, peces, frutos de mar, porcinos, caprinos, etc.) son la fuente de hierro de alta absorción más importante que tenemos y junto a los huevos (de gallina, codorniz, avestruz, etc.) brindan proteínas de muy buena calidad nutricional.

Aceites vegetales: Los aceites son esenciales para la salud ya que ofrecen nutrientes de suma importancia. Aportan energía y junto a semillas, vitamina E y ácidos grasos.

Y para finalizar, el agua potable. Es un nutriente esencial para la salud de todos. Debemos consumir al menos 2 litros de agua por día y la misma debe ser potabilizada para evitar el contagio de enfermedades.

Queda claro que contar con una alimentación saludable, oportuna, adecuada e  incorporando todos los grupos de alimentos, generará una alta probabilidad de que goces de una lactancia exitosa.

Una huella imborrable

Por Mónica Ritacca (*)

Camila llegó al mundo el 3 de marzo de 2011. Se prendió a la teta minutos después de haber nacido, apenas bajaron a su mamá del quirófano. En ese momento, no hubo tiempo para repensar la técnica de amamantamiento aprendida en el curso de preparación para el nacimiento. Ella tenía hambre y apenas se abrieron los botones del camisón colocó su diminuta boca en el pezón y comenzó a succionar, como si ya lo hubiese hecho anteriormente.

Explicar en pocas palabras lo que significa para una madre primeriza darle el pecho a su bebé no es fácil. Es que todo lo que se diga será poco. De todas maneras, no hay dudas de que fortalece el vínculo entre madre e hijo y deja huellas que no se borrarán jamás.

La leche materna es el mejor alimento para un bebé. Es la fuente nutritiva más importante y está comprobado que reduce el número de muertes infantiles por infecciones respiratorias agudas, diarreas y otras enfermedades infecciosas. Dar la teta es dar amor. Es un gesto que ninguna madre debe privarse de hacerle a su bebé, quien, aún cuando tenga horas de vida, sabe que no hay nada más rico y más lindo que la teta de su mamá.

(*) Periodista