RUGBY: la alimentación, una práctica fundamental

Publicado por: 15/06/2016 0 comments 290 views

El rugby es un deporte energéticamente desgastante. Uno de los principales aspectos a tener en cuenta es la nutrición . El plan nutricional es la manera de obtener y optimizar la energía para asegurar un buen rendimiento físico y mental.

 

El rugby argentino tiene un antes y un después, tras el mundial de 1999, donde Los Pumas clasificaron por primera vez en su historia a cuartos de final. Esto a su vez, se vio mucho más marcado aún, cuando en Francia, en la cita ecuménica de 2007, nuestro seleccionado, con Pichot a la cabeza, logró un increíble tercer puesto. 

A partir de ahí, justamente Agustín Pichot, fue el “abanderado” de llevar adelante un vuelco de 180º, para poder acercarnos a las principales potencias. En el año 2012, Argentina comienza a participar junto a Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica, del “Rugby Championship”; y en este 2016, debutó, y sigue participando, una franquicia de nuestro país (Jaguares) en el “Súper Rugby. Pero desde ya, que para llegar a esos niveles tan altos de competencia, pasando como describimos rápidamente por logros deportivos y política, entre otras cosas, es fundamental planificar el trabajo de los jugadores, desde chicos, para así poder formar, tal como debe ser, además de buenas personas, grandes y responsables deportistas.

El rugby es un deporte energéticamente demandante. Se caracteriza por ser una diciplina con ejercicios intermitentes, en donde los jugadores realizan actividades de alta intensidad combinados con baja intensidad. Deben acelerar, cambiar de dirección, tacklear, manejar la pelota y tomar decisiones, entre otras cosas. A su vez, cada posición tiene distintos requerimientos físicos y nutricionales. En términos generales, el plan nutricional es la manera de obtener y optimizar la energía para asegurar un buen rendimiento físico y mental.

La reconocida Licenciada Romina Garavaglia, diploma en nutrición deportiva del COI, es coordinadora del área de nutrición de la Unión Argentina de Rugby. En un informe de su autoría, divide al entrenamiento en dos: una parte visible que ocupa un 10% (prácticas, gimnasio y partido); y otra parte
invisible, que representa el 90% restante (alimentación, hidratación y descanso). 

Entrenamiento invisible

Hidratarse, hay que hacerlo bien, siempre. Al menos, tomar dos litros de agua por día. Y el descanso, también es muy importante: tratar de dormir al menos ocho horas a la noche, y aquellos que pueden también un rato a la siesta. La alimentación es central, basándonos en lo que hoy avala la “World Rugby”, ente que regula a nuestro deporte.