Running una tendencia mundial

Publicado por: 14/06/2016 0 comments 192 views

El running ha provocado una verdadera revolución en todo el mundo. Muchos lo eligen quizás para ponerse en forma o para sentirse con mayor energía, o simplemente, por intentar perseguir una meta.

 Se manifiesta casi de igual modo en ambos géneros, pero sí parece tener un punto de inflexión en la edad: el arranque se da con mayor frecuencia a partir de los 30 años.

Ese comenzar de cero, hay un aspecto central a tener en cuenta, que es la salud. Para ello, además de los controles médicos recomendados, también se apunta
que los elementos del “nuevo” runner, así como los de elite, sean los mejores. Una especialista en el suministro de artículos para running en Santa Fe es Marathona, de Pilar Galán. “Es un fenómeno mundial. No sólo en Santa Fe, sino en las grandes capitales del mundo se realizan maratones cada vez con mayor frecuencia. 

En ese marco, también hay una concientización en todo lo referido a la salud vinculado con la actividad. Existen runners de súper elite que buscan  superarse, competir, bajar sus tiempos, que se entrenan para viajar a todos lados y, por ello, buscan el mejor calzado y la mejor indumentaria. También están los chicos que a los 35 años se ven mal, se meten en un grupo y empiezan a correr. Se da un contagio entre todos”, dice. Los corredores amateurs también buscan un calzado acorde a la actividad. “Si algún cliente tiene alguna dificultad en su pisada, hay que tratar de revisar los calzados viejos para ver de qué lado se gasta con mayor frecuencia como para tener un diagnóstico o, directamente, hacer una consulta con algún ortopedista.

Si uno vende una zapatilla pronadora y esa persona está supinando, le va a hacer mal. Ese es el cuidado que hay que tener; lo mismo con aquella persona que tiene un importante sobrepeso. Es preferible recomendarle que espere determinado modelo de calzado antes que utilice algo que le puede hacer mal”.

Observaciones previas
Hay muchas características a tener en cuenta al momento de ponerse calzado o vestimenta runner. “El peso de la persona es muy importante, lo mismo que la pisada; sobre qué tipo de superficie va a correr, porque puede ser asfalto, terreno blando, montaña, ultra maratón o cosas por el estilo. Otra singularidad es el drop de las zapatillas, que es la altura del calzado en la distancia entre la parte de adelante y la atrás. Para arrancar a correr, por ejemplo, no es recomendable utilizar una híper bajas, porque eso generará dolores”, recomienda.

Las edades de los “nuevos” runners son variadas, pero “fundamentalmente -remarca- hay un clic después de los 30 años. De ahí hacia arriba. Y no hay
mucha diferencia entre la cantidad de mujeres y varones que se dedican a correr, sino que es muy parejo. Hay muchas señoras mayores que vienen en busca
de sus primeras zapatillas para salir a caminar o correr”.
En cuanto al tiempo de duración del calzado, “hay que tener en cuenta que depende del uso, pero no tiene una duración muy prolongada. Se mide, sobre
todo, por kilómetros. Si uno sale tres veces por semana a correr es distinto a ir al gimnasio o hacer entrenamientos más localizados. Un calzado de entrenamiento dura aproximadamente 700 kilómetros, aunque hay modelos más minimalistas para gente más liviana que busca hacer mejores tiempos, y esos productos duran todavía menos. Igualmente, lo ideal es hacer un diagnóstico previo de la persona para recomendar un calzado o una indumentaria específi ca. Todos los productos tienen su particularidad”, asegura.