Saber la diferencia entre los “tóxicos” y los otros

Publicado por: 12/08/2016 0 comments 332 views

Bernardo Stamateas es uno de los máximos referentes en la Argentina para hablar sobre motivación, liderazgo y autoayuda. En una visita a Santa Fe, dijo que “no hay una etapa ideal en la vida” y que hay que concentrarse en la gente que “nos añade valor”.

 

-¿Qué tan lejos estamos hoy de encontrar la “paz mental”?

-Va a depender de la calidad de pensamientos que tenemos. No son las cosas las que nos enferman sino la imagen que tenemos de las cosas. Vos tenés una persona que pierde un trabajo: uno se deprime y el otro lo convierte en un desafío. ¿Cómo leo el estímulo, como una amenaza o como un desafío? Si lo veo como una amenaza, me concentro en el resultado y me  va mal, me estreso; si lo veo como un desafío, me adrenalizo, cobro fuerza y digo ‘esto lo tengo que superar’. ¿Cómo transformo las situaciones en desafíos? Parándome en mis logros del pasado. Ejemplo: viene una chica de otro país a estudiar a la Argentina. Está sola, no conoce a nadie. Me dice ‘tengo miedo, no sé qué hacer’… Le digo, vos sos la que decidiste. ‘Siempre tomé decisiones rápidas, repentinas’. ¿Y ese resorte lo tenía tu papá o tu mamá?, le pregunto. ‘Mi mamá era así’, me contesta. ¿Y esa repentización de tu mamá, te la enseñó verbalmente o se la copiaste? ‘Se la copié’. O sea que vos tenés un impulso a tomar decisiones de riesgo, un resorte invisible que heredaste de tu mamá… La piba se fue contenta porque logramos visualizar una fortaleza que ella no había detectado. La fortaleza es la capacidad que tengo y que no me doy cuenta de que la tengo.

Hay que saber pararse en los logros. Nosotros aprendemos por la positiva. Nunca hay que marcar el error a los chicos porque es desmotivante; primero debemos marcarle el acierto para luego corregirle el error.

-¿Cuál es la etapa de la vida que usted considera ideal en el hombre o la mujer?

-No hay una etapa más linda que otra. Cada etapa tiene su encanto. Es mentira que la infancia es la etapa más linda. Porque en ninguna etapa tuvimos todo; en cada etapa nos faltó algo. Cuando éramos chicos teníamos fuerza pero no experiencia. De más grandes teníamos experiencia pero nos falta fuerza. Siempre nos faltó algo. Entonces, la vida ideal es disfrutar la etapa en la que estoy. Qué cosas lindas hay en esta etapa que tengo que disfrutar… y construir para adelante. Cuando no ve nada hacia adelante, lo que uno hace es regresar al pasado. Me dice una mujer que extraña a su ex, aunque la fajaba, le pegaba. Pero le pasa eso porque no ve nada hacia adelante. Cuando no se construye hacia el futuro, pasa eso. Y siempre se debe construir esperanza, que el futuro será mejor que el presente, porque lo que uno espera es el mejor motivador que tiene.

-Respecto de lo que tenemos alrededor, ¿cuánta gente tóxica queda?

-Imaginate cuánta hay que los libros (“Gente Tóxica”) se tradujeron en 14 idiomas. Chino, italiano, alemán, portugués, rumano, griego… Acabo de descubrir que hay gente tóxica en todo el mundo. Todos tenemos rasgos tóxicos, todos venimos fallados de fábrica. Pero otra cosa es tener una personalidad tóxica. Dicen que la diferencia entre el bueno y el malo es que el bueno también es malo, pero no lo ejerce. Entonces, el tóxico necesita destruir la estima del otro: el envidioso, el quejoso, el psicópata, el narcisista, etc. Ellos necesitan verte mal para sentirse bien. Por eso, tenemos que alejarnos de la gente que nos nivele para abajo. Si trabajan con nosotros o son familiares, hay que utilizar las dos palabras más poderosas: sí y no. Debemos poner límites y juntarnos con gente que añada valor a nuestras vidas. Decía un motivador que nosotros somos la suma de los libros que leemos y los amigos que tenemos.

-Dime qué lees y te diré quién eres…

-Claro. Es así. Hay gente tóxica, eso es verdad, pero hay gente nutritiva. La ley de los tres tercios indica que hay gente que nos ama, otro tercio que nos odia y otro tercio que no nos conoce, nunca habló con nosotros pero opina de nosotros. Hay que concentrarnos en los que nos quieren.

Sobre el entrevistado:

Bernardo Stamateas es psicólogo. Se recibió en 1989. Empezó a escribir a los 24 años. Especialista en autoayuda, liderazgo, motivación y trabajo en equipo. Nació en Floresta, Buenos Aires. Tiene 51 años. Hincha de Boca.