Salir a comer: una manera de conectar con amigos

Publicado por: 20/07/2016 0 comments 768 views

“Pequeñas grandes cosas” son las que generan situaciones particulares durante una comida fuera de casa. Este 20 de julio disfrutá plenamente de la amistad, con una cena en la cual la única preocupación sea pasar un buen momento.

 

Tener el hábito de comer afuera de vez en cuando, suele enriquecer las relaciones personales. Eso no quita que sea posible lograr efectos parecidos en el amparo y el calor del hogar; pero, cuando se abandona el ámbito acostumbrado, se producen ciertos pormenores de los cuales no es fácil escapar. No quedan muchas excusas para levantarse de la mesa o evadir la mirada una vez que se apagó la luz del televisor que atrae a los humanos como a los insectos.

Entonces, los comensales se hacen conscientes de que permanecerán en esa mesa que los reúne a cuantos sean para el banquete, de principio a fin. No hay que correr porque se queman las papas o por olvido de la mayonesa, no hay que apresurarse para llegar al trabajo, no hay computadoras o celular que distraigan a los niños hasta que llegue la comida, no hay que levantar o lavar los platos antes del postre.

Toda salida implica ponerse en presencia de los otros, un incentivo para arreglarse un poco más de lo habitual, usar ese perfume reservado para ocasiones especiales o estrenar una pilcha nueva. De cualquier cambio siempre surge algo positivo que moviliza hacia lugares no explorados, que atormenta las estructuras y brinda una oportunidad para ver con nuevos ojos los rostros conocidos , escuchar en otro tono los temas más trillados y saborear la comida de todos los días con un gustito diferente.