Las enfermedades crónicas no transmisibles se pueden prevenir

El Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe recomienda ciertas conductas para evitar la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles. Algunas de ellas son mantener una dieta sana y equilibrada, libre de alcohol y tabaco, y hacer actividad física.

Las enfermedades crónicas no transmisibles están representadas principalmente por las enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y afecciones respiratorias. Están asociadas a una serie de factores de riesgo comunes, dentro de los cuales los más importantes son la alimentación inadecuada, la inactividad física, y el consumo de tabaco y de alcohol.

El Gobierno de la Provincia de Santa Fe, en el marco de su programa de Enfermedades Crónicas no Transmisibles, brindó una serie de recomendaciones a los fines de prevenir estas enfermedades. Entre ellas mantener una dieta sana y equilibrada, libre de alcohol y tabaco, y hacer actividad física.

A nivel mundial, se estima que 6 de cada 10 muertes se deben a enfermedades crónicas no transmisibles, pero a pesar de este escenario desalentador, estas afecciones se pueden prevenir en gran medida”, manifestó Gabriela Sosa, jefa del programa de Enfermedades Crónicas no Transmisibles de la Dirección de Promoción y Prevención de la Salud de la Provincia de Santa Fe.

Y agregó: “al eliminar los principales factores de riesgo que ayudan a su aparición, un 80 % de las enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2 podrían evitarse, al igual que un 40 por ciento de los cánceres, existiendo intervenciones efectivas y poco costosas que están dirigidas tanto a la población en su conjunto como individualmente para lograr este objetivo”.

Ante esta situación, y para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles, se recomienda:

>> Incluir diariamente la mayor variedad de alimentos como lácteos, carnes, verduras, frutas, cereales, legumbres y aceites, para poder recibir todos los nutrientes que aportan.

>> Consumir más agua potable ya que nuestro cuerpo la necesita para transportar sustancias esenciales, tratando de tomar al menos 8 vasos de agua segura por día. Asimismo, hay que considerar que una persona puede hidratarse si toma caldos, sopas, infusiones, jugos, y todo alimento que contenga buena cantidad de agua.

>> Consumir vegetales y frutas de todo tipo y color, tratando de comer una vez al día una porción en la que estén crudas para recibir el aporte de distintas vitaminas y minerales y de fibra, un nutriente que favorece la evacuación intestinal, prolonga la sensación de saciedad, y ayuda a mejorar los valores de glucemia y colesterol en la sangre.

>> Evitar agregar sal a las comidas al cocinar y usar hierbas y especias para darles sabor; asimismo, evitar comer frecuentemente alimentos muy salados como fiambres y embutidos, quesos semiduros y duros, pan, galletitas, productos envasados y enlatados, y productos para copetín (papas fritas, palitos salados, etcétera).

>> Consumir menos alimentos con grasas, sobre todo las que se encuentran en los alimentos de origen animal que son los que también tienen colesterol, eligiendo grasas de mejor calidad, que son las que se encuentran en los aceites, en las semillas y en las frutas secas. Este tipo de grasas no tienen colesterol, y ayudan a disminuirlo en el organismo.

>> No consumir tanta azúcar ya que aporta sólo energía pero no otros nutrientes importantes para el organismo, favoreciendo el desarrollo del sobrepeso y la obesidad, además de generar la aparición de caries. Tratar de no hidratarse diariamente con bebidas azucaradas como las gaseosas porque tienen alta cantidad de azúcar.

>> Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados, o preparaciones que los contengan como los flanes, ya que aportan calcio y proteínas de muy buena calidad.

>> Consumir cereales preferentemente integrales; legumbres, como porotos, porotos de soja, garbanzos y lentejas; y vegetales, como papa, batata, choclo y mandioca, incluidos en distintas preparaciones. Todos estos alimentos son importantes porque aportan energía, además de fibra.

>> Es muy importante complementar una alimentación saludable con un mínimo de 30 minutos diarios de actividad física; por eso hay que moverse siempre que se pueda, ya sea usando las escaleras, andando en bicicleta, caminando, haciendo mandados o trámites, practicando algún deporte, bailando, patinando, o jugando, entre otras actividades.

Share this article

Inicia sesión para enviar comentarios