Cinco conductas que se pueden cambiar para prevenir el cáncer

Fumar, tomar alcohol en exceso y comer mal inciden en el desarrollo de un tercio de los tumores malignos, principal causa de muerte entre los argentinos de 40 a 64 años.

En Argentina los tumores malignos constituyen la principal causa de muerte entre los 40 y los 64 años, con más de 60.000 fallecimientos anuales. Un 40 % de estos casos podría evitarse con cambios de hábitos, como dejar de fumar, hacer ejercicio regularmente y mantener una dieta saludable. En el 60 % restante, intervienen factores inmodificables, como la predisposición genética o las condiciones ambientales.

El cáncer es una enfermedad multifactorial, es decir que no hay una sola causa para ningún tipo de cáncer. Por eso suprimir una sola causa no es determinante para no desarrollar un tumor, pero sí hay factores de riesgo claros que si se controlan van a mejorar la calidad de vida. Por ejemplo la exposición al sol y los melanomas de piel, y el tabaco en relación al cáncer de pulmón y tumores de cabeza y cuello. Llevar una vida saludable, sin excesos, ayuda no sólo a prevenir el cáncer, sino muchísimas otras enfermedades, como las cardiovasculares.

Según estadísticas mundiales, los factores de riesgo individuales -como la dieta, el tabaquismo o la actividad física- influyen en un tercio de los casos de tumores. Pero hay casi un 70 % que se vincula con otros factores, genéticos y ambientales. Esto se ve especialmente en pacientes jóvenes con cáncer que, por si se tiene en cuenta sólo su estilo de vida, no pudieron desarrollar la enfermedad, sino que está más relacionada con una alteración genética. En algunos tumores, como el de mama y el de colon, hay una mayor predisposición si hay antecedentes familiares. En otros casos, ni siquiera se conocen las causas.

La polución ambiental también influye, por ejemplo en los tumores respiratorios, pero es mucho mayor la relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón que con las condiciones ambientales. De todas formas, el estilo de vida occidental trae consigo algunos factores de riesgo que son más frecuentes en los países desarrollados.

Cuando no se puede prevenir, lo fundamental es el diagnóstico precoz. Por ejemplo la mamografía a partir de los 40 años para detectar el cáncer de mama y el Papanicolau para el cáncer de cuello uterino.

Factores de riesgo

Según la Organización Mundial de la Salud, los factores de riesgo más comunes que producen cáncer y que pueden modificarse son:

Tabaco.

Poca ingesta de frutas y verduras.

Consumo nocivo de alcohol.

Falta de actividad física.

Infecciones crónicas por el virus del papiloma humano (VPH) -para el cáncer de cuello de útero-, por hepatitis B y C -para el cáncer de hígado- y por la bacteria <IC>Helicobacter pylori<XC> -para el cáncer de estómago.

El cáncer es una enfermedad multifactorial, es decir que no hay una sola causa para ningún tipo de cáncer. 

Share this article

Inicia sesión para enviar comentarios