Infertilidad e hipotiroidismo: una asociación pocas veces detectada

El hipotiroidismo, la enfermedad de los síntomas silenciosos, afecta entre un 1 y un 4 % de la población general. Si una pareja está buscando un embarazo y no lo logra, debería realizar una consulta con un especialista en endocrinología que ayudará a descartar o confirmar problemas de tipo tiroideos.

Por Virginia Busnelli (*)

La infertilidad  se  define  como  el  estado  en  el  cual  la  pareja  deseosa  de tener  un  hijo  no  puede  concebirlo  después  de  12  meses  de  vida sexual activa  sin  protección. Se  considera  primaria  si  nunca  se  ha  producido  un  embarazo  y secundaria  cuando, tras una gestación, existe la imposibilidad de volver a lograrlo. A pesar  de  los  más  recientes  avances tecnológicos  en  el  diagnóstico  y seguimiento  de  estos pacientes, cada  día  aumenta  el  reconocimiento  de  la  infertilidad  como  un  problema  de  salud  mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que afecta al 10% de las mujeres en edad reproductiva. Los informes a nivel mundial son variables pero informan que hay 50 millones de parejas infértiles que varían dramáticamente desde 5% en países desarrollados hasta más del 30% en los subdesarrollados.

Entre  las  causas  de  infertilidad se encuentran: la disfunción ovulatoria (10-25%), factores  pélvicos  que afectan  las  trompas  o  el  endometrio (30-50%), factor masculino (30-40%) y la infertilidad de causa desconocida (10-15%).

La mayoría de las parejas que padecen infertilidad sin causa aparente, desconocen la posibilidad de tener un trastorno tiroideo. Dada la alta asociación existente entre las alteraciones menstruales, la infertilidad y las alteraciones tiroideas es de suma importancia recomendar a los pacientes con éste tipo de variaciones chequear el funcionamiento de dicha glándula. Según algunos autores, las anomalías de la función tiroidea son la causa más común de los trastornos de la reproducción sin causa aparente.

La prevalencia de hipotiroidismo subclínico (HS) en mujeres en edad reproductiva oscila entre un 2 y 7 %. El mismo en mujeres infértiles (más de 1 año sin lograr embarazo) es muy variable, entre 0.9 y 40 %, y no se halla claramente especificado en aquellas con aborto recurrente (2 o más abortos consecutivos). Asimismo, la frecuencia de autoinmunidad tiroidea (AIT) en población fértil se ha estimado entre un 5 y 10% siendo aún motivo de controversia la relación entre AIT y la incapacidad reproductiva (IR). 

Si bien la disfunción tiroidea es una condición que reduce tanto la probabilidad de quedar embarazada como afecta adversamente el pronóstico del embarazo, lamentablemente la información científica acerca de la relación de los trastornos tiroideos con la infertilidad es escasa y la asociación con una causa particular de infertilidad no ha sido analizada a fondo. Por tanto, el estudio del hipotiroidismo en las pacientes con infertilidad, permitirá identificar en mujeres en edad reproductiva, la presencia de un fenómeno que constituye una alerta para la presencia de infertilidad; de modo de tomar acciones para lograr la reproducción de la pareja y la continuidad de la especie humana

Si estás buscando quedar embarazada y no lo estás logrando, hay que tener en cuenta consultar con un especialista en endocrinología que ayudará a descartar problemas de tipo tiroideos. La investigación científica avanza, es fundamental que nosotros – como pacientes – también maduremos con ella.

(*)  Médica especialista en Nutrición.

Share this article

Inicia sesión para enviar comentarios