Audífonos e implantes cocleares, dos respuestas para niños hipoacúsicos

La audición es un sentido fundamental en la vida de un individuo. El diagnóstico de hipoacusia cuanto más temprano sea es mejor ya que de ello dependerá las acciones a seguir.

Desde el año 2008 hasta hoy, unos 100 niños con hipoacusias y más de 40 con pérdidas auditivas severas fueron atendidos por el Servicio de Otorrinolaringología y Fonoaudiología del Hospital de Niños Orlando Alassia.

Los chicos diagnosticados con hipoacousias de distinto grado fueron equipados con audífonos y más de 40 niños con pérdidas auditivas de severas a profundas fueron intervenidos con implantes cocleares.

“La audición es un sentido fundamental en la vida de un individuo, sobre todo para el desarrollo del aprendizaje y las relaciones interpersonales; la vía principal a través de la cual se desarrollará el habla y el lenguaje”, explicó Daniel Gandolfo, titular del departamento de Otorrinolaringología.

“En este sentido —continuó— cualquier trastorno en la percepción auditiva de un niño a edades tempranas afectará inevitablemente su desarrollo lingüístico y comunicativo, como así también los procesos cognitivos y, consecuentemente, la integración escolar, social y laboral”.

Por eso, el médico destacó la importancia de la detección temprana: “Los problemas auditivos deberían ser reconocidos lo más temprano posible en la vida del recién nacido, por lo que se está trabajando en la detección avanzada, su rápido diagnóstico y su intervención precoz”.

Según datos epidemiológicos, “uno de cada mil recién nacidos presenta una hipoacusia, de severa a profunda; el 90 % de los niños con sordera nace en familias de normo-oyentes; el 80 % de las sorderas infantiles permanentes existen desde el momento del nacimiento; el 60 % de las hipoacusias infantiles tienen origen genético; y solo en el 50 % de los recién nacidos con sordera se identifican factores de riesgo, lo que hace más importante el estudio de rutina, fundamentalmente en aquellos que pasaron por neonatología”, precisó Gandolfo.

 El procedimiento de implante coclear

“El implante coclear es un dispositivo electrónico que genera un sonido por estimulación del oído interno, que es lo que no está funcionando. Gracias a ello llega al cerebro un estímulo sonoro que luego va a tener que organizarse, darle entidad”, explica el doctor Gandolfo.

“Con ayuda de un equipo interdisciplinario, el niño debe entender que cada sonido corresponde a una voz, a una letra, a una palabra, al ruido de los autos. Así cobra sentido lo que está escuchando”, aclaró el especialista y remarcó que "no se trata solamente de una intervención quirúrgica, sino que existe un proceso previo y otro posterior”.

El doctor Gandolfo expuso que “el proceso previo es el que lleva a la selección del paciente a través de estudios auditivos, psicológicos y psicopedagógicos realizados por un equipo”. En esta instancia -continuó-, participan “audiólogas, fonoaudiólogas estimuladoras auditivas, rehabilitadores del habla, psicólogos, psicopedagoga y la asistente social, más los médicos otorrinolaringólogos; con los que a posteriori se realiza la selección de los casos".
El titular del Servicio de Otorrinolaringología expresó que cuando “el problema auditivo no se resuelve con audífonos, el siguiente paso es el implante coclear” ya que lo que se busca “fundamentalmente es que el niño o niña recupere o desarrolle el lenguaje y para eso es necesario que pueda escuchar”.

 Sobre la edad ideal para el proceso de implante, el profesional de la salud indicó que “hay un período crítico auditivo, en el que ellos pueden interpretar los sonidos del medio con mayor facilidad, que es hasta los cuatro años”, y resaltó la importancia de la detección y abordaje precoces.

 De igual modo, enfatizó que eso “no impide que otros niños más grandes puedan recibir los implantes, pero la experiencia y la bibliografía médica indican que los resultados son mejores realizando la intervención a menor edad”.

 Gandolfo puntualizó que para lograr la detección temprana de la hipoacusia, desde el Servicio de Otorrinolaringología insisten en solicitar a las familias o escuelas que “estén atentas a todas las situaciones, que no minimicen si un niño no escucha”, y subrayó: “Muchas veces creen que es porque no presta atención o porque no se concentra, pero no debe naturalizarse eso. Hay que consultar”.

Para tener en cuenta

Cualquier trastorno en la percepción auditiva de un niño a edades tempranas afectará inevitablemente su desarrollo lingüístico y comunicativo, como así también los procesos cognitivos y, consecuentemente, la integración escolar, social y laboral”.

Para saber

El primer implante coclear en el hospital de Niños se produjo en abril de 2010. Fue el 17 de abril, a Iván (un nene de 10 años oriundo de Coronda que cuando tenía 2 años y medio se le detectó una hipoacusia). Fue sometido a esa cirugía en el Alassia y fue el primer paciente de un hospital público santafesino que pudo acceder a este equipamiento.

Share this article

Artículos relacionados (por etiqueta)

Inicia sesión para enviar comentarios