San Valentín, una fecha para suspirar

Publicado por: 16/02/2017 0 comments 41 views

Cena a la luz de las velas, flores, chocolates, besos y caricias… Todas esas son buenas opciones para regalar en San valentín, la fecha por excelencia para los enamorados que recuerda a un sacerdote del Siglo III. 

El día de San Valentín es una celebración tradicional. En sus orígenes, era una costumbre pagana que luego fue asimilada por la Iglesia Católica Romana con la designación de San Valentín como patrono de los enamorados. Se hizo popular en muchos países, y fue expandiéndose a otros lugares a partir del siglo XX.

San Valentín se celebra el 14 de febrero, y es el día en que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño. En algunos países se conoce como día de los enamorados y en otros como el día del amor y la amistad.

 ¿Quién fue Valentín?

Muchos creen que San Valentín se celebra desde hace poco tiempo y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales. Pero no es así. Su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, residía en Roma. Allí gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio II se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó al palacio. San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo. Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el gobernador de Roma, llamado Calpurnio, lo persuadieron para quitárselo de la cabeza.

El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarlo, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Lo retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista.

Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. ¡El día de los que pierden la cabeza por amor!

 

La fecha, según el país

 

En Argentina, todos los 14 de febrero se celebra el Día de los Enamorados. No es el único día relacionado con el amor: la semana previa al Día del Amigo (20 de julio), se celebra la Semana de la Dulzura, que fue adquiriendo gran popularidad en los últimos años. En esta semana es habitual regalar golosinas y besos.

En Uruguay, se celebra el Día de los Enamorados en octubre por la primavera, y el Día de San Valentín el 14 de febrero, aunque esta fecha es menos popular.

En Estados Unidos, el 14 de febrero es el Día de los Novios o el Día de los Enamorados. Se celebra el amor pero también la amistad. Es frecuente ver personas caminando con flores, globos y chocolates.

En Bolivia, el llamado Día del amor y la amistad es el 21 de septiembre. Es el primer día de primavera y tradicionalmente las parejas de novios intercambian flores, regalos y tarjetas.

En Brasil, el llamado Día dos Namorados (día de los novios) es el 12 de junio, en memoria de San Antonio de Padua, santo famoso por ser casamentero. Las parejas de novios cambian regalos y tarjetas. Se celebra en esta fecha, ya que febrero es el mes en que se celebra el carnaval.

En España, esta fiesta se empezó a celebrar a mediados del siglo XX, con el motivo de incentivar la compra de regalos. A menudo se dice que esta fiesta la introdujo una cadena supermercado. La fecha se conmemora el 14 de febrero.

En Japón, el Día de San Valentín se celebra desde febrero de 1958. Como particularidad, se destaca el hecho de que son las mujeres quienes regalan chocolates a los hombres, ya sean sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. En este último caso, el obsequio se vuelve casi una obligación.